Mirar hacia otro lado

Trump, París y Euskadi

Por Mikel Mancisidor - Sábado, 3 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:03h

Galería Noticia

POR fin Trump desveló su posición sobre el Acuerdo de París. No hubo sorpresa. Eso sí, el anuncio de su decisión estuvo plagado de ignorancia, medias verdades y datos absurdos, desacreditados o muy parciales.

Cuando el Presidente explicó que este acuerdo, si se cumpliera, reduciría las temperaturas del planeta muy poco, juntó delante de su rostro los dedos índice y pulgar, como cuando uno quiere indicarle a un niño que algo es muy pequeño. Los famosos hilillos de plastilina de Rajoy, al lado de ese gesto, son preciso lenguaje técnico.

Pero les propongo aquí una lectura de esta decisión desde el País Vasco. Se me ocurren dos aspectos que nos pueden interesar además de los generales que nos afectan como a cualquier otro.

La primera lectura tiene que ver con nuestro compromiso como país que quiere asumir sus responsabilidades internacionales con los medios de que dispone. Fue hace ya dos años, bajo el liderazgo de la exconsejera Ana Oregi, que Euskadi estuvo participando en los trabajos de París. Algunos, parte por ignorancia, parte por mala fe, miraban por encima del hombro, con displicencia, el papel de una Comunidad Autónoma en una tarea supuestamente propia en exclusiva de los estados.

Pero fíjense hoy, ¿cuál ha sido la reacción del Secretario General de la ONU al conocerse la decisión de Trump? Su comunicado oficial dice: “la transformación marcada por el Acuerdo de París está ya en marcha. Estoy seguro de que las ciudades, estados y empresas en los Estados Unidos, junto a los de otras naciones, continuarán trabajando por un crecimiento económico bajo en emisiones que creará trabajos de calidad y mercados para la prosperidad del siglo XXI”.

Euskadi no tiene el atractivo del nombre y la tradición de Francia o de París, de sus universidades o centros de investigación. Pero tenemos nuestras cartas

Los estados y las ciudades norteamericanos han reaccionado. Hay ya varios estados que han anunciado su compromiso con el Acuerdo de París. Decenas de ciudades han hecho lo propio. Frente a la frase resultona con la que Trump resumió su decisión, “yo fui elegido para representar a Pittsburgh no a París”, el alcalde de esta ciudad ha declarado firme: “Pittsburgh permanece al lado del mundo y continuará cumpliendo el Acuerdo de París”.

Hoy se muestra el acierto que tuvo de aquella visión. Su carácter innovador y su perfecto encaje en las relaciones internacionales. Los estados son muy importantes y sus presidentes muy poderosos, pero ya no son los únicos actores de la comunidad internacional, al menos en lo que a las sociedades democráticas se refiere. Estados como California y ciudades como Pittsburgh serán las que hagan que los Estados Unidos cumplan o no con los compromisos de París, diga lo que diga Trump. Hoy el papel de las regiones y territorios es el mensaje central de la declaración del Secretario General, hace dos años estuvo nuestra exconsejera allí para reivindicar ese papel y hacerlo visible.

La segunda lectura tiene que ver con la ciencia y la tecnología. Trump no es tan poderoso como para evitar que los Estados Unidos siga teniendo algunas de las universidades, instituciones y empresas más punteras del mundo en ciencia y tecnología relativas al cambio climático. Eliminará subvenciones y distraerá recursos, pero la sociedad norteamericana es suficientemente rica económica y socialmente como para compensar, al menos parcialmente, ese efecto. A pesar de ello seguramente el liderazgo de este país se verá afectado.

El rechazo al tratado no conservará a medio plazo empleos en sectores que están ya condenados por la historia o la tecnología (carbón o transportes no sostenibles, por ejemplo), pero sí puede afectar negativamente al empleo en los sectores más punteros de la innovación medioambiental con empleos de mayor calidad y futuro.

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha reaccionado, listo y estadista, en una pocas horas. En un discurso leído en correctísimo inglés les ha dicho a los científicos, tecnólogos y emprendedores norteamericanos que trabajan estos temas que tendrán en Francia un lugar que les acogerá con los brazos abiertos y les dará las oportunidades que Trump les cierre en su casa.

Euskadi no tiene el atractivo del nombre y la tradición de Francia o de París, de sus universidades o centros de investigación. Pero tenemos nuestras cartas. No son malas para nuestra dimensión. Juguémoslas con inteligencia y ambición.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Mundo

ir a Mundo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120