El sacacorchos

Luz en las tinieblas

Por Jon Mujika - Viernes, 2 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:03h

Columnista Jon Mujika

Jon Mujika

Galería Noticia

Columnista Jon Mujika

IRÉ viendo menos cada vez, y aunque no pierda la vista me volveré más ciega cada día porque no tendré quien me vea. La frase, cargada con la pólvora negra de la desgracia, pertenece a la obra Ensayo sobre la cegueracon la que José Saramago agrandó su leyenda de escritor capaz de ver más allá. El mundo entre tinieblas de la gente ciega es así: está sembrado de historias trágicas, relatos de superación y ese reírse de sí mismo. Es más, tengo un conocido ciego que cada vez que bromea con su condición y alguien se sorprende contesta lo mismo: soy un superdotado para el humor negro, que no es lo mismo que un negro superdotado... (aquí acostumbra a hacer una paradinha) para el humor.

Más allá de la sal gruesa del chiste, la chanza y la candonga, de la chacota, el pitorreo y el vacile, la gente ciega tiene ahora algún motivo más para sonreír: el tranvía y el metro arrojan luz sobre esas tinieblas, ayudándoles a la accesibilidad y, lo que es más importante para ellos, a su independencia. El mundo para ellos está construido a base de muros, invisibles para la inmensa mayoría de los mortales, pero que les dificultan coger el metro a la playa, ir a tomar un café en la acera de enfrente o ver un atardecer sin sombras.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120