nervios antes de entrar

Una marea hard rock

El concierto de Guns N’ Roses , el primero que acoge San Mamés, atrajo una marea de alrededor de 40.000 personas. La mayoría llegó horas antes de que abrieran las puertas, emocionados de poder ser parte de esta gran gira del grupo

Un reportaje de Uxue Razkin - Miércoles, 31 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:03h

Guns N'Roses - Welcome To The JungleVER VÍDEOReproducir img

(Youtube/World)

Galería Noticia

Guns N'Roses - Welcome To The JungleReproducirGuns N'Roses - It's So EasyReproducir

GaleríaGalería: Los seguidores aguardan en las puertas

  • Una marea de hard rock.
  • Una marea de hard rock.
  • Una marea de hard rock.
  • Una marea de hard rock.
  • Una marea de hard rock.
  • Una marea de hard rock.
  • Una marea de hard rock.
  • Una marea de hard rock.
  • Una marea de hard rock.
  • Una marea de hard rock.
  • Una marea de hard rock.
  • Una marea de hard rock.
  • Una marea de hard rock.
  • Una marea de hard rock.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

UNO de los integrantes de la organización, parado en uno de los laterales del estadio San Mamés, resopla y mira al horizonte como quien observa el mar cuando ve formarse una gran ola: “Se esperan 35.000 personas”. Y vuelve a resoplar, como si al hacerlo dejara ir toda la tensión acumulada, provocada mayormente por la expectación de tener al mítico grupo Guns N’ Roses en Bilbao. “35.000 personas”, repite.

A primera hora de la tarde, cuando el sol empezaba a quemar el asfalto, los fans del grupo californiano poblaban las entradas del estadio. Las colas, que parecían ciempiés, se formaban de manera pausada. Aún quedaban dos horas para poder entrar. La gente titubeaba al colocarse, como si temiera estar en la fila equivocada. “¿Es aquí? ¿Solo han puesto una entrada?”, preguntaba una pareja a un grupo ataviado de camisetas y sudaderas negras con el logotipo estampado de Guns N’ Roses, que en aquel entorno, podría haber sido cualquiera.

Una de esas colas llegaba hasta la calle Briñas, donde otros seguidores, con vasos de cerveza en las manos, y algo más tranquilos, se agolpaban en los bares cercanos a San Mamés viendo la estampa, aún boceto, que se abría ante sus ojos.

Latas de cerveza, cáscaras de pipas y cigarrilos ya consumidos descansaban en el piso. Cerca, un grupo de chicas, escribía en una tela blanca uno de los títulos de una canción del grupo, y recordaba de igual modo a las víctimas del atentado de Mánchester: “We don’t need your civil war! #Pray4Manchester”. Nagore, Sandra, Eider y Olatz, de 22 años, centradas en que el mensaje finalmente quedara legible, explicaban con mucha emoción la experiencia que estaban viviendo: “Después de 20 años, saber que hacen gira y que encima vienen a Bilbao, es muy representativo para nosotras”.

Asimismo, una de ellas manifestaba que “ya había asimilado que no los iba a ver nunca y ahora estoy aquí y no me lo creo”. Otra de ellas, mirando la cola que cada vez contaba con más integrantes, con un ambiente de fiesta que crecía a la misma velocidad, proclamaba: “La cola lo merece”.

Muy cerca de ellas, se encontraba un grupo de chicos, de pie, que conversaba entre risas. Jesús, Christian, Alcides y Javier, naturales de Argentina, Granada, Nicaragua y Galicia, explicaban que habían conseguido las entradas el día que salieron. “Que toquen Coma, por favor”, pedía uno mientras que su amigo añadía que esperaba que fuera el mejor concierto “desde que empezaron en los 80”. Otro de ellos deseaba que fuese un “espectáculo, que canten bien, que rompan cosas”.

Ana, Laura, Yolanda y Vero, que vinieron desde Leioa, Mungia, Gatika y Gijón, hablaron sobre cómo nació su fascinación por Guns N’ Roses. Una de ellas detallaba: “Estamos aquí para rematar cosas que no rematamos hace muchos años. Los empecé a escuchar por mi hermana, ella con 16 y yo con 10, y por ella me hice fan”.

“¡Abrimos puertas!”, se escuchó desde una de las entradas. Le siguió un grito eufórico, en forma de respuesta, de los que allí se habían concentrado;un gesto que parecía preceder la épica del concierto.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Cultura

ir a Cultura »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120