Delantero de Asegarce

Oinatz Bengoetxea: “No creo que tenga más presión ahora”

Oinatz Bengoetxea (Leitza, 1984) dispone de unos días de descanso después de haberse coronado en el Manomanista. Lo tiene merecido después de la batalla ante Irribarria

Igor G. Vico - Miércoles, 31 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:03h

Oinatz Bengoetxea posa en las inmediaciones del polideportivo Antzizar de Beasain.

Oinatz Bengoetxea posa en las inmediaciones del polideportivo Antzizar de Beasain. (Iker Azurmendi)

Galería Noticia

Oinatz Bengoetxea posa en las inmediaciones del polideportivo Antzizar de Beasain.El navarro ha estado cerca de la temporada perfecta, al disputar las tres finales oficiales y ganar dos de ellas.

BILBAO- Oinatz Bengoetxea recibe la llamada de DEIA mientras disfruta de unos días libres. Él mismo reconoce que necesitará varios para recomponerse de las heridas de la final del Manomanista, que fue dura y muy tensa. El encuentro ante Iker Irribarria estuvo lleno de sufrimiento y sudor para el delantero de Leitza. El navarro, que recuperó el cetro para el territorio, reeditó el título nueve años después de conseguir por primera vez ascender al cajón más alto del podio en el mano a mano. En casi una década, la evolución constante de Oinatz y la pelea contra fueras de serie ha dado a luz a un deportista singular, inteligentísimo y que sabe adaptarse a todas las circunstancias del frontón. Bengoetxea VI aparcará la camiseta azul hasta mayo de 2018. Su reinado empezó el lunes, pero, oficialmente, su estreno está programado para el 24 de junio en Muskiz, donde inicia su camino en el Cuatro y Medio de San Fermín.

¿Qué significa esta txapela del Manomanista para usted?

-Significa mucho. Hace nueve años que gané mi primera txapela y, después de tanto tiempo, esta significa mucho. Es algo que, sinceramente, no me esperaba. He luchado durante muchos años por conseguir este título, en los que me he encontrado con Juan Martínez de Irujo, Aimar Olaizola y muchos otros, que me lo pusieron muy complicado. Ahora mismo, como han pasado varios años, no me lo esperaba. Ha sido una sorpresa.

En la elección de material calificó el partido de un David contra Goliat. Usted ya sabía que en la historia el que ganaba era David, ¿no?

-No sé. Lo de David contra Goliat fue algo sin más, una tontería. Eso sí, sabía que podía hacer un gran partido y, de conseguirlo, tendría oportunidades de ganar y llevarme el título a casa. Lo hice y pude triunfar en el Bizkaia de Bilbao.

Fue una victoria que nació desde el sufrimiento.

-Sin duda. Sabía que tenía que sufrir mucho. El golpe de Iker Irribarria genera un pelotazo muy violento y tienes que sujetarle con todo lo que tienes en cada instante. Tenía claro que iba a tener que defender de aire todos sus zarpazos. Así fue. Fui preparado a ello: a sufrir y a resistir. Después, con el saque acerté y ahí estuvo la otra clave.

Constancia, defensa de aire y enredo cuando tuvo la oportunidad, ya fuera desde el saque o desde los remates cerca del frontis. Es decir, un guion perfecto, ¿no cree?

-El guion estaba montado de antemano, pero lo difícil es conseguir hacer lo que tienes planeado. El domingo contra Irribarria me salieron las cosas. Estaba seguro de que desde el saque tenía que empezar a complicarle y que me iba a tocar sudar cuando él tuviera el primer disparo. Esas dos cosas se cumplieron. Tanto él como yo íbamos a atacar en cuanto tuviéramos nuestra pelota. Eso era fijo.

Este Manomanista es una gran guinda a un gran pastel que ha sido esta temporada, en la que ha encadenado las tres finales oficiales, imponiéndose en las dos individuales -Cuatro y Medio ante Altuna III y a todo el frontón el domingo-.

-Sí. Para mí fue increíble ganar el Cuatro y Medio, porque era la modalidad que siempre se me había adjudicado. Siempre me habían dicho que era la ideal para mis condiciones, pero nunca había conseguido esa txapela y fue increíble. Con el logro de la del domingo, la cosa aumenta, porque es el título más grande. Esta temporada no la olvidaré nunca.

Se enfrentará a un verano muy distinto al del curso pasado, en el que su promotora no le alineó en demasiados torneos, y seguramente será de la partida en casi todas las ferias estivales que se organicen. Además, el traqueteo de partidos será importante y los municipios pedirán su presencia por ser campeón. ¿Está preparado?

-Es lo que todos queremos. A todos los pelotaris nos gusta estar en la primera línea y queremos tener el mejor juego posible. Espero no sufrir molestias o lesiones durante estos tres meses, porque, en verano, suele ser una de las cosas más importantes que hay.

En 2008 llevó la camiseta colorada durante toda la temporada y nueve años después vuelve a conseguirlo. ¿Qué ha aprendido durante este periodo a la hora de lidiar con la presión del campeón del Manomanista?

-No creo que tenga más presión ahora. He ganado el campeonato y la verdad es que es algo increíble para mí. Tener la txapela del Manomanista en la camiseta es algo muy bonito, pero no creo que sea algo como para presionarme. En el cuadro profesional hay grandes pelotaris que me pueden ganar perfectamente. Eso lo sabemos todos.

¿La experiencia le ayuda a manejarse también estas lides?

-Un poco, sí. Sí que en 2008, por ejemplo, tuve un verano malo y lo pasé bastante mal, pero la experiencia que pasé entonces me sirve para estar lo mejor posible estos meses, porque sé que voy a tener muchos compromisos, aunque también habrá, sin duda, para el resto de mis compañeros. Mi intención es mantener la línea en la que me encuentro ahora y afrontar esta época con el mejor momento de juego posible.

¿Continuará con la mentalidad que, en cierta medida, también ha cimentado estos triunfos, la del partido a partido y salir a hacer un buen papel en la cancha sea cual sea el resultado?

-Eso es. Hacer un buen verano y jugar muchos partidos serían cosas muy bonitas. Quiero disfrutar de la época estival.

Al igual que la de 2008, esta txapela del Manomanista es muy importante. ¿Qué diferencia una de la otra?

-No sé. Las dos son muy importantes para mí junto con la del Cuatro y Medio, pero también con la del Parejas. En realidad, son todas importantes. En aquella época era un chaval de 23 años, sin experiencia, y ahora tengo más.

Más no se puede pedir.

-No. Es el campeonato por excelencia de la pelota, aunque en la actualidad tanto el Parejas como el Cuatro y Medio tienen tanta importancia como el Manomanista. Aun así, este campeonato es el más importante del curso y la cita con más solera de la pelota a mano profesional.

Se da la casualidad de que en las dos finales que ha podido disputar del Manomanista -llegó a la de 2015, pero no pudo jugarla por una fractura en un dedo de la mano izquierda- su contrincante ha sido claro favorito al triunfo.

-Está claro que salir favorito no marca nada. Las finales se disputan a un partido y si llegas es por algo. En 2008 y 2017 tanto Abel Barriola como Iker Irribarria fueron favoritos, pero eso no afectó en ningún caso.

¿Ya tiene el hueco decidido para colocar la txapela del domingo?

-No. Está en casa, pero todavía hay que ponerla bonita. Encontraremos un buen sitio donde colocarla y dejarla bien, eso seguro.

¿Cómo vivió la celebración del título el domingo por la noche?

-Estuvo muy bien. Fue una celebración muy bonita. Nos reunimos muchísima gente a cenar, alrededor de unos 140. Hubo un gran ambiente y tuvimos de todo: música, bertsolaris… Lo pasamos realmente bien. Aguantamos hasta que pudimos.

Y, el día después, ¿pasó muchas agujetas derivadas de la tensión?

-El lunes tuve muchas agujetas y aún continúan. Voy a necesitar al menos cuatro días de descanso muscular para poder recuperarme bien. Es que, al fin y al cabo, el encuentro, contra un rival de la talla de Irribarria, fue muy duro. Los pelotazos de Iker, que vienen como un tiro, te obligan mucho y te exigen físicamente.

Superó el doble reto de ganar al zurdo que era el campeón imbatido en Primera, y en el frontón Bizkaia.

-Es un reto superado y estoy tremendamente satisfecho por ello.

Torneo ETB-LEP.M

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Pelota

ir a Pelota »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120