DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
proceso soberanista

El Govern acelera y se da dos semanas para fijar la fecha y la pregunta del referéndum

Puigdemont se reunirá hoy con los partidos defensores del derecho a decidir, con el plante de los ‘comunes’ de Colau

Míriam Vázquez - Lunes, 29 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:03h

La portavoz del Govern, Neus Munté, con el president catalán, Carles Puigdemont.

La portavoz del Govern, Neus Munté, con el president catalán, Carles Puigdemont. (EFE)

Galería Noticia

La portavoz del Govern, Neus Munté, con el president catalán, Carles Puigdemont.

bilbao- Ya no hay vuelta atrás. El proceso catalán ha entrado en su fase final y el president, Carles Puigdemont, anunciará la fecha y la pregunta del referéndum de independencia en una o dos semanas. Hoy mismo celebrará una reunión con los partidos defensores del derecho a decidir para poner el termómetro a la situación y fijar postura con el mayor consenso posible. El Govern ha tomado esta decisión tras el portazo de Madrid a su última oferta de diálogo, una negativa que entiende que le legitima y le deja el camino despejado para convocar una consulta de manera unilateral.

En cualquier caso, el anuncio ha llegado de manera un tanto repentina y por sorpresa, porque los últimos mensajes del PDeCAT no habían apuntado a una convocatoria inmediata, sino todo lo contrario. La consigna hasta ayer era actuar sin prisas, pero los acontecimientos se han precipitado tras la presión ejercida por la CUP en su carta a Puigdemont, y tras el llamamiento realizado el sábado por la ANC, Òmnium y AMI para fijar cuanto antes la fecha y la pregunta del referéndum porque, tras la negativa de Rajoy, no tendría sentido esperar más. Además, en las últimas horas el Govern ha sumado un aliado inesperado por parte de Podemos, ya que Pablo Iglesias avala ahora el referéndum unilateral, aunque solo le da valor como ejercicio de movilización, y no para que sea vinculante.

Tras unos primeros momentos de reflexión interna y perfil bajo, el Govern ha valorado todas estas novedades y ayer dio un paso al frente para anunciar la reunión y acelerar los trámites del referéndum. En un primer momento se especuló con que la votación se produjera el 1 de octubre, aunque la CUP presiona para que sea en septiembre y, una vez roto el diálogo con el Gobierno español, hay voces que apuntan a que no tendría sentido demorarlo más. En cualquier caso, la intención de la antigua Convergència sigue siendo escenificar ante las instancias internacionales que ha hecho todo lo posible por una solución dialogada, un relato que se le complicaría con una convocatoria exprés. Esta es una cuestión que sigue generando fricciones dentro del PDeCAT, uno de los principales partidos que forman la coalición de gobierno Junts pel Sí con ERC.

La portavoz del Govern y consellera de Presidencia, Neus Munté, anunció en Rac1 la reunión prevista para hoy, que tendrá lugar a las 17.00 horas en el Palau de la Generalitat y en la que estarán presentes el president y su número dos, Oriol Junqueras, además de la propia Munté. Están llamados a la reunión los partidos que han firmado el Pacte Nacional pel Referèndum, entre las que se encuentran también la CUP y las formaciones que orbitan en torno a Catalunya Sí que es Pot. En el flanco de los comunesha surgido cierta polémica por cuestiones puramente formales. No quieren acudir a una reunión en la Generalitat, sino celebrarla en el seno del Pacte Nacional, tal y como dijo ayer Xavier Domènech, que sin embargo tampoco cerró la puerta del todo. Tampoco se prevé la asistencia de ICV, EUiA y Catalunya Sí que es Pot. El líder de Podem, Albano Dante Fachin, sin embargo, se desmarcó ayer de todos ellos y anunció que acudirá a la reunión. Desde el PDeCAT pidieron ayer a los comunes que reconsideren su posición, y esperan que asista al cónclave la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

TRES PREGUNTASEl president desveló hace unos meses tres posibles preguntas para el referéndum, una cuestión que también puede provocar fricciones por la insistencia de la CUP en introducir una alusión a la república catalana. En el PDeCAT no lo ven claro porque creen que supone introducir un sesgo ideológico en la pregunta, algo que puede restar apoyos a la independencia. La opción favorita de la antigua Convergència pasaría por una pregunta clara y aséptica, que preguntara directamente si se desea un Estado independiente, sin poner calificativos a ese nuevo Estado. Las tres opciones que barajaba Puigdemont eran las siguientes: “¿Quiere que Catalunya sea un Estado independiente?”, “¿Quiere que Catalunya sea una república independiente?” (esta es la pregunta que prefiere la CUP), y “¿Quiere que Catalunya continúe formando parte de España?”.

El president volverá a tantear hoy a los partidos en la cumbre del Palau de la Generalitat. Esta es una cuestión delicada en la que necesita el consenso de la CUP para lograr la mayoría absoluta. Munté dijo que celebrar la reunión de hoy “es lo que toca tras la negativa contundente de Mariano Rajoy”. “Hay que dar pasos adelante y tomar decisiones que no se pueden demorar ni dilatar”, justificó. La portavoz añadió que un plazo de “una o dos semanas” sería razonable para fijar la fecha y la pregunta.

Junts pel Sí tiene previsto acelerar la vuelta de las vacaciones para tramitar en el Parlament las leyes de desconexión, que entiende que le van a dar la cobertura necesaria para aprobar el referéndum sin la autorización de Madrid. El Parlament comenzaría a trabajar el 15 de agosto para aprobar esas leyes, cuya finalidad es sustituir la legislación española por la catalana, de manera que el referéndum unilateral pase a ser legal a la luz de la nueva normativa. El relato a partir de entonces consistirá en poner en valor que las autoridades catalanas se están plegando a las leyes que aprueba un Parlament democrático, porque se deben a los ciudadanos catalanes y al mandato recibido de las urnas.

El Gobierno de Rajoy, por su parte, hará guardia en vacaciones para contrarrestar cualquier actuación del legislativo catalán. El Ejecutivo español lleva toda la semana avisando de que el referéndum no se va a llevar a cabo y de que está dispuesto a todo para evitarlo. Todo apunta a la toma del control de los departamentos catalanes de Enseñanza e Interior en virtud del artículo 155 de la Constitución española para evitar que abran los colegios electorales y se coloquen las urnas. Munté dijo ayer que desconoce qué hará el Estado. “Pero sí sé qué hará el Govern -continuó-, mantener su firmeza en la celebración del referéndum”. La portavoz denunció las “amenazas” recibidas desde el Gobierno español.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Estado

ir a Estado »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120