Entre Amurrio y Orduña

El frente de guerra del monte San Pedro, al descubierto tras 80 años

Arqueólogos de la UPV/EHU han recuperado ya cinco fortines, líneas de trincheras y 600 objetos

Susana Martín - Lunes, 29 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:02h

El director de la excavación, Xurxo Ayan -de camisa blanca-, mostrando los avances al amurrioarra Salvador Velilla, de Aztarna. Fotos: S. M.

El director de la excavación, Xurxo Ayan -de camisa blanca-, mostrando los avances al amurrioarra Salvador Velilla, de Aztarna. (Fotos: S. M.)

Galería Noticia

El director de la excavación, Xurxo Ayan -de camisa blanca-, mostrando los avances al amurrioarra Salvador Velilla, de Aztarna. Fotos: S. M.

Amurrio/Orduña- El monte San Pedro, en la convergencia entre Amurrio y Orduña, fue un frente secundario en la guerra de 1936 hasta que, en el mes de diciembre, durante la Batalla de Villarreal, se convirtió en objeto de fuertes combates entre dos visiones ideológicas frontalmente opuestas. Milicianos anarquistas del Batallón Bakunin (CNT), junto a otras fuerzas republicanas, arrebataron la cumbre a los requetés del Ejército de Franco.

Sin embargo, a finales de mayo de 1937, en plena ofensiva franquista sobre Bizkaia, los modernos medios aéreos y mecanizados alemanes (Legión Cóndor) e italianos (Corpo Truppe Volontarie) destruyeron toda resistencia antifascista. En diez días hubo en torno a 380 muertos del bando republicano y 210 por el rebelde.

Hasta hace unos meses, en este bello paraje, situado a 700 metros de altitud, los únicos vestigios visibles de aquella cruenta y sangrienta batalla eran las señales circulares de las bombas y granadas de mortero que cayeron sobre la línea defensiva. Pero ahora, 80 años después, las dos campañas de excavaciones realizadas por un grupo de arqueólogos de la UPV/EHU han sacado a la luz los restos de varias de las “estructuras defensivas que fueron bombardeadas y que, con el paso del tiempo, habían quedado ocultas y selladas en el suelo”, explica Xurxo Ayan, director de la intervención junto a Josu Santamarina.

Dos primeras fases La primera actuación en el monte San Pedro tuvo lugar entre el 14 de octubre y el 7 de noviembre de 2016, y culminó con la recuperación de dos trincheras -una utilizada como avanzadilla y la segunda en la cima- y más de 600 objetos, entre ellos más de 200 casquillos, fragmentos de metralla, además de hebillas de cartuchera, copas de vidrio, latas e incluso los restos de una caja de pastillas para la tos.

La segunda campaña arrancó el pasado 15 de mayo y culminará este miércoles. Los trabajos se han centrado en los roturos de San Pedro -más conocidos como campa de Gotxi- y los arqueólogos han logrado desenterrar parte de “dos fortines con sus trincheras de comunicación y un tercer fortín al lado de la cumbre”, precisa Ayan.

Al igual que en la primera intervención, se han hallado y rescatado de la tierra más de 300 piezas -sobre todo casquillos de fusil checo, cable enrollado de cobre o la anilla de una granada polaca-, pero también una moneda de Alfonso XII datada en 1876, materiales textiles -como un fragmento de la tela de un saco terrero- “e incluso una cuenta de collar y una conchita, que podría ser el recuerdo de la mujer o novia de algún combatiente”.

La idea es continuar con el proyecto en escenarios como los restos de la ermita de San Pedro o la vaguada donde “estaban los refugios de los requetés y se cree que podría haber fosas”.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Laudio-Nerbioi

ir a Laudio-Nerbioi »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120