enkarterri

El ciclismo en blanco y negro rueda por Enkarterri

La marcha Retrobike recorre la comarca en una mañana de sofocante calor

E. Castresana - Domingo, 28 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:03h

El pelotón entró agrupado en la plaza de San Severino.

El pelotón entró agrupado en la plaza de San Severino. (E. Castresana)

Galería Noticia

El pelotón entró agrupado en la plaza de San Severino.

Balmaseda- La bendición del sacerdote antes de echarse a la carretera se ha convertido en un ritual imprescindible en la Retrobike. Ayer volvió a repetirse frente a la iglesia de San Severino para desear suerte a los más de cien cicloturistas que recorrieron la comarca con atuendos y bicicletas de época, reivindicando el ciclismo de antaño. Lo hicieron en dos recorridos: uno corto de 45 kilómetros y otro largo, de 75, que llevaron al pelotón por Balmaseda, Zalla, Güeñes, Galdames y Sopuerta.

Parando para hidratarse frente al calor, que hizo estragos, y visitar el Museo de las Encartaciones, el pelotón se tomó su tiempo, por lo que la llegada a la meta de Balmaseda se produjo con retraso respecto al horario previsto por la organización. Encabezaban la comitiva el sacerdote y un guardia civil que mantuvieron el tipo y entraron en la villa con sotana y uniforme respectivamente a pesar de las altas temperaturas. Las bicicletas de ambos son piezas únicas que datan de “hace más de setenta años”, según reveló Oskar Valenciaga, párroco de Balmaseda por un día por obra y gracia de la Retrobike. Acudió preparado con todo su equipo. Como un botiquín de primeros auxilios, desplegó un maletín del que sacó un cáliz. En la bicicleta de Kepa Merino, miembro de la Sociedad Ciclista Balmasedana y nueva incorporación de la benemérita para la marcha, había sitio para “las esposas y un mosquetón”. “He comprado el tricornio por Internet, me han dejado la chaqueta y me han hecho el pantalón y la capa”, desveló. Sí, capa, con el termómetro marcando más de treinta grados a la altura de Güeñes.

Tras una visita a la antigua Casa de Juntas de Abellaneda y la parada de rigor en la bodega de txakoli Virgen de Lorea el pelotón se unió para entrar en Balmaseda y dar una vuelta rápida por el casco histórico. Lo grabaron todo las cámaras de los reporteros de TVE que parecían salidos de los Tours de Miguel Indurain. Tampoco faltaron el emisario de correos, que ha acompañado la prueba desde su debut en el calendario hace dos años, ni viejas glorias como Eulalio García, residente en Sopuerta -campeón de España en 1981- e Iñaki Gastón, que recibieron el aplauso de sus compañeros. Y, para quienes deseen participar en 2018, la plaza de San Severino acogió un mercadillo de bicicletas restauradas, piezas y maillots.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Ezkerraldea-Enkarterri

ir a Ezkerraldea-Enkarterri »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120