DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
Opinión

La fallida moción de censura

Por Mikel Arana - Sábado, 27 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:03h

Galería Noticia

COMO acertadamente nos recordó Noemí Pastor en la tertulia de Gabon de Onda Vasca, el próximo martes 13 de junio es San Antonio de Padua que, por lo visto, es conocido como el Santo de los Milagros.

De ahí, tal vez, la apelación al sentido del humor de la presidenta del Congreso que hizo Mariano Rajoy cuando le preguntaron qué opinaba de la fecha que se había establecido para la celebración de la moción de censura de Unidos Podemos contra él.

Sea como fuere, tal y como están las cosas, a pesar del marcado carácter aconfesional de Unidos Podemos, parece que la de encomendarse al santo es, a día de hoy, la única posibilidad de que Pablo Iglesias salga bien parado de ese trance.

Porque, una vez más, y ya van varias en lo que vamos de legislatura, Podemos vuelve a acertar en el fondo pero falla en las formas.

Acertó Carolina Bescansa al denunciar la dificultad de conciliar vida familiar y laboral, pero falló llevando a su hijo lactante a la primera sesión de la legislatura. ¿Dónde está ahora el pobre chiquillo? ¿Desde entonces no ha vuelto a comer?

Sin duda, Unidos Podemos acierta al plantear que hay que echar al PP de las instituciones, pero falla al plantear una moción de censura tal y como lo ha hecho

Acierta Podemos al denunciar sin matices ni cambios de discurso la corrupción que, ciertamente, es insoportable, pero falla después al pintar un autobús como ya hiciera en su día a modo de mofa el programa de televisión El Intermedioo en su versión más rechazable la asociación Hazte Oír con su autobús de penes y vulvas.

Y acierta, sin duda, Unidos Podemos al plantear que “hay que echarlos” (de las instituciones, se entiende) en referencia al Partido Popular, pero falla al plantear una moción de censura tal y como lo ha hecho.

Podemos sabe, como saben el resto de partidos del arco parlamentario, que las mociones de censura han de ser constructivas, esto es, no es suficiente con explicitar a quién se quiere echar y por qué, sino que al mismo tiempo hay que proponer un sustituto que pasaría a ocupar, en este caso, el puesto del presidente del Gobierno.

Así pues, cuando Podemos anunció públicamente que iba a presentar la moción de censura, sabía que, aun en la hipótesis de que solo el PP fuese a votar en contra, requería nada más y nada menos que de 67 escaños además de los suyos propios (67) para que la moción saliera adelante.

Es decir, que lo lógico hubiese sido ganarse el favor de algún grupo antes de presentar la moción y no amenazar después con hacer corresponsable de las tropelías que cometa el PP a todos los demás que, por los motivos que sea, han decidido que Pablo Iglesias no debe ser presidente del Gobierno.

A partir de aquí cada cual puede hacer su propia interpretación de por qué Podemos hace las cosas que hace: afán de protagonismo, fallo de cálculo, entusiasmo desmedido, etc.

En cualquier caso, y visto que Pedro Sánchez ha vuelto con ganas de pelea, nadie nos asegura que antes de volver a las urnas, nueva moción de censura mediante, tengamos un tándem Pedro-Pablo en un gobierno de cambio, como le gustaba decir al primero. Ojalá.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Política

ir a Política »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120