Una defensa forjada a base de alegaciones

La fundación bancaria vizcaina ha ganado varias batallas de cara a mejorar las condiciones del memorándum

Sábado, 27 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:04h

BILBAO- BBK se encontró ayer ante el mejor escenario posible después de años de trabajo orientado a demostrar que el caso de las tres antiguas cajas de ahorros y su banco no tiene nada que ver con el de otras entidades, algunas de ellas envueltas en estos momentos en procesos judiciales por los desmanes de sus gestores. Las tres fundaciones bancarias vascas han participado en esa compleja labor de persuasión con alegaciones ante el Banco de España, el Banco Central Europeo y el Gobierno español.

Los primeros frutos se vieron a finales de 2015, cuando se consiguió que el Banco de España entendiera que no había concertación entre los tres accionistas de Kutxabank -BBK (57%), Kutxa (32%) y Vital (11%)-. El borrador del memorándum, presentado a finales de 2014, establecía que un fondo de reserva de hasta 700 millones de euros en el caso de que los propietarios de la entidad tomaran la decisiones de forma concertada. En principio se dio por cierto que se producía esa premisa y fue necesario dedicar muchas horas a demostrar que no era así.

El Consejo de Estado -el máximo órgano consultivo del Gobierno formado por juristas y exministros- emitió un dictamen clave en el que se sumaba a las tesis de las fundaciones vascas y al el Ejecutivo y el Banco de España admitieron que los accionistas trabajaban de forma autónoma.

De este modo, en noviembre de 2015 finalmente se consiguió que la provisión rondará los 250 millones y que la exigencia se centrara exclusivamente en la antigua caja vizcaina. Era una cantidad que seguía pareciendo “excesiva”, pero que era “asumible” para la fundación. Cuando se hizo pública aquella normativa, el presidente de BBK, Xabier Sagredo, quiso trazar una línea y mirar al futuro: “Hoy es un día para transmitir tranquilidad. Hoy sabemos que podemos hacer lo que queremos: mantener la obra social y dar estabilidad a Kutxabank”.

Casi dos años después se ha conseguido mejorar las variables que más presionaban a la fundación bancaria -el plazo y el porcentaje del dividendo de la provisión- convenciendo tanto al regulador como al legislador de que el esquema anterior penalizaba de forma injusta al primer propietario de Kutxabank. - A.D.M.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Economía

ir a Economía »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120