partido de vuelta ante el écija

La Cultural, a congelar la ‘sartén’

Los durangarras, tras vencer 1-0 en Tabira, afrontan esta tarde el choque de vuelta ante el Écija bajo una temperatura que rondará los 34 grados

Jon Baraja - Sábado, 27 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:04h

La expedición del conjunto durangarra, antes de poner rumbo a Écija.

La expedición del conjunto durangarra, antes de poner rumbo a Écija. (Borja Guerrero)

Galería Noticia

La expedición del conjunto durangarra, antes de poner rumbo a Écija.

Bilbao- Largo viaje y tremendo calor. Esos pensamientos fueron los primeros que brotaron en las mentes de los componentes de la Cultural de Durango al conocer que su rival en la primera ronda del play-off de ascenso a Segunda B sería el Écija. Recorridos ayer los más de 800 kilómetros hasta tierras sevillanas, hoy toca padecer las altas temperaturas de la popularmente conocida como sartén de Andalucía, donde se prevén 34 grados cuando eche a rodar el cuero, a las 18.00 horas. Allí se mide a un rival que solo ha perdido un duelo en casa esta campaña y que, según mostró en Tabira, atesora calidad y no escatima en artimañas. No obstante, los durangarras cuentan con dos grandes aliados. Uno, ese talento que han exhibido durante el curso y ratificaron hace una semana, sobre todo una vez superado el nerviosismo inicial. El otro, el hecho de acudir por delante en el marcador gracias al 1-0 obtenido en la ida.

Al siempre positivo aspecto de no encajar se sumó la diana del minuto 84 en un acto de pillería. Uno de los tres centrales con los que defendió el conjunto astigitano derribó a Adrián Mallagaray al borde del área y el colegiado Pozueta Rodríguez, aunque perdonó la enésima amarilla al cuadro visitante, señaló falta. Mientras algunos locales reclamaban cartulina, una parte del bando sevillano exculpaba la acción del zaguero y otra tomaba oxígeno para seguir protegiéndose de las embestidas vizcainas. El caso es que bajaron la guardia y lo pagaron, ya que dos pícaros sobrados de visión de juego, Iosu Egaña y Aitor Bilbao, fabricaron el tanto de Ekain Zenitagoia. El primero sacó rápido para que el segundo se colara en el área y asistiera al tercero, que esperaba en el lugar preciso para fusilar.

“Aunque las suele poner Mallagaray, tengo costumbre de ir rápido a por el balón. Estaban desorganizados y protestando, y apareció Bilbo corriendo hacia delante”, recuerda Egaña. “Vi el hueco y le pedí que me la diera. La puso en el sitio perfecto”, prosigue Bilbao, uno de esos centrocampistas que disfruta más asistiendo que marcando, algo que “me cuesta un poco”, reconoce la brújula de Tabira. Atento admiró la jugada Ekain, que esperó “con la caña” para disfrutar de “la mejor sensación que he vivido en el fútbol, nunca había jugado un play-off ni marcado un gol tan importante”, señala el artillero del equipo.

Hoy toca agarrarse a esa diana para tratar de pasar a la segunda ronda. Para ello, deberán regatear varios factores. El más importante de todos será un rival “con calidad y muy completo, compuesto por futbolistas hechos y listos”, describe Bilbao, uno de los pivotes blanquiazules. Algo más adelante, en la mediapunta, suele habitar Egaña, quien cree que “ellos tratarán de llevar la iniciativa y a ver si podemos robar en campo contrario y aprovecharlo. Aún así, trataremos de no renunciar a nuestro estilo y manejar la posesión, porque sin balón sufrimos más”. El técnico del Écija declaró hace días que si su equipo muestra el nivel que tiene, no tendrá problemas para pasar la eliminatoria, algo a lo que restan importancia. “Son palabras, donde se juega es en el campo”, apunta Bilbao.

Preparados Los de Igor Núñez se encontrarán un campo que “se llena bastante y el público apretará”, avanza Ekain, que agradece las altas temperaturas vividas esta semana en Bizkaia. “Nos ha venido bien para acostumbrarnos a lo que nos espera”, matiza el atacante de 23 años al que Larrazabal no encontró hueco en el Amorebieta tras realizar la pretemporada en el combinado zornotzarra. Jugarán sobre un césped diferente al artificial de Tabira, ya que San Pablo cuenta con hierba natural. “No es un hándicap. De hecho, me siento mejor en superficies así, en las que hemos rendido bien este año”, explica Bilbao, al que le corre por las venas sangre blanquiazul. Y es que su aita, Fernan, fue zaguero de la Cultu en los 80 y presidió el club en dos etapas distintas.

“Tenemos que ir mentalizados de que será largo”, indica Egaña, que hace un año disputó su primera fase de ascenso con el Bermeo. Él forma parte de esa minoría de la plantilla que reside fuera de Durangaldea. “Me han acogido muy bien. Aunque se dice siempre, este vestuario es una piña y somos una cuadrilla”, dice el de Deba. El desplazamiento de ayer, que arrancó a las 8.00 y finalizó sobre las 21.30, con parada en Madrid para entrenar y comer, a buen seguro disparó la química de un equipo del que Tabira desea seguir disfrutando.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Fútbol

ir a Fútbol »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120