la manguera estaba aún en el depósito

Una conductora arrastra en Bilbao un surtidor de gasolina y a la empleada al iniciar la marcha

DEIA - Viernes, 26 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 20:24h

La conductora no se percató de que seguía repostando.

La conductora no se percató de que seguía repostando. (Oskar González)

Galería Noticia

La conductora no se percató de que seguía repostando.

BILBAO - “Podía haber pasado cualquier cosa, mi obsesión era sacar el camión con las bombonas de butano de la calle”. Alfonso Gil, concejal de Movilidad, Medio Ambiente, Vivienda y Desarrollo Sostenible, salía del Ayuntamiento de Bilbao con parte de su equipo cuando se dió de bruces con el accidente ocurrido en la gasolinera. Un coche arrastró a la dependienta y al surtidor arrancando el grifo de la gasolina. No se paró dos segundos a pensarlo, “me puse a dirigir el tráfico y llamar a Policía y Bomberos”.

Pasado el susto y reconociendo que los servicios actuaron con celeridad, asegura que a él “la espera se le hizo interminable”. Eran las 14.15 horas y salía del despacho en el edificio San Agustín cuando oyó el ruido estruendoso que causó un coche de color negro al arrastrar en su marcha el surtidor situado justo frente al Ayuntamiento. Al parecer, la conductora no se percató de que la manguera no había terminado de suministrar el combustible e inició su marcha llevándose consigo la estructura.

“El coche negro salía con el surtidor y arrastraba a una chica”, relata a DEIA el primer edil bilbaino.

Lo primero que hizo Gil fu atender a la joven trabajadora que presentaba varias magulladoras, “Tenía heridas y algunos cortes”. Pero, “lo que más me preocupó en esos momentos fue el camión de bombonas de butano, porque si llegan a explotar, el desastre que se hubiera originado sería mayúsculo”, pensaba ayer en voz alta.

El concejal llamó al la Policía Municipal y también a los bomberos, pero mientras llegaban se preocupó de regular el tráfico ayudado por el director del Área, Txema Urquijo, que le acompañaba en ese momento. Cuando uno de los miembros del servicio de extinción de incendios llegó la escena del incidente junto al Ayuntamiento le dijo a Alfonso Gil que su actuación podía haber sido peligrosa, “pero en ese momento solo se me ocurrió ayudar como podía”. Afortunadamente, no hubo que lamentar mayores consecuencias y pasada una hora todo volvió a la normalidad. En Bilbao solo hay en estos momentos dos gasolineras urbanas, el resto cerraron hace ya diez años.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Sucesos

ir a Sucesos »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120