Más de 4.000 niños

Vuelta del viaje que jamás debió comenzar

Santurtzi homenajea a los niños de la guerra en el 80 aniversario de su huida

Un reportaje de Miguel A. Pardo - Jueves, 25 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:28h

El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ayuda a uno de los niños de la guerra a bajar al muelle que lo vio partir hace 80 años.VER GALERÍA

El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ayuda a uno de los niños de la guerra a bajar al muelle que lo vio partir hace 80 años. (P. Viñas)

Galería Noticia

El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ayuda a uno de los niños de la guerra a bajar al muelle que lo vio partir hace 80 años.

GaleríaGalería: Santurtzi homenajea a los niños de la guerra

  • Santurtzi homenajea a los niños de la guerra
  • Santurtzi homenajea a los niños de la guerra
  • Santurtzi homenajea a los niños de la guerra
  • Santurtzi homenajea a los niños de la guerra
  • Santurtzi homenajea a los niños de la guerra
  • Santurtzi homenajea a los niños de la guerra
  • Santurtzi homenajea a los niños de la guerra
  • Santurtzi homenajea a los niños de la guerra
  • Santurtzi homenajea a los niños de la guerra
  • Santurtzi homenajea a los niños de la guerra
  • Santurtzi homenajea a los niños de la guerra
  • Santurtzi homenajea a los niños de la guerra
  • Santurtzi homenajea a los niños de la guerra
  • Santurtzi homenajea a los niños de la guerra
  • Santurtzi homenajea a los niños de la guerra
  • Santurtzi homenajea a los niños de la guerra
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

hACE 80 años, más de 4.000 niños vascos se montaron en barcos como el vaporHabana y el Goizeko Izarra huyendo de las bombas y el horror de la guerra. Lo hicieron desde el puerto de Santurtzi, dejando atrás a sus familias y con un mundo que se reducía a una humilde maleta. Fueron acogidos en países como Francia, Reino Unido y Rusia;algunos volvieron, otros nunca lo hicieron. Ayer, 80 años después de su partida, Santurtzi escenificó la vuelta de ese traumático viaje que jamás debió producirse en un homenaje a los niños de la guerra impulsado por el Gobierno vasco, el Ayuntamiento de Santurtzi y el Instituto Gogora.

Rondaban la una del mediodía cuando volvieron a sonar las sirenas de guerra en la localidad marinera. En el puerto, un buen número de vecinos del municipio, escolares y una nutrida representación institucional encabezada por el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka;la presidenta del Parlamento Vasco, Bakartxo Tejeria;la alcaldesa de Santurtzi, Aintzane Urkijo, y la directora de Gogora, Aintzane Ezenarro, aguardaban la llegada del Txinbito, barco en el que viajaban los octogenarios y nonagenarios que, hace 80 años, huían de la guerra desde este mismo puerto. El barco atracó y los niños de la guerra pisaron tierra firme. En ese mismo momento, jóvenes del municipio soltaron un mar de globos blancos que simbolizaban un canto a la paz mientras los niños de la guerra eran recibidos por las autoridades y los vecinos con una cerrada ovación. “Hacemos memoria no solo para evocar el pasado y reparar las injusticias cometidas, sino, además, porque queremos, también soñar con el mañana”, señaló Josu Erkoreka.

El homenaje a los niños de la guerra, sirvió para concienciar a la ciudadanía de que su drama no debe repetirse en el futuro

La emoción, la sensación de que se hacía un poquito de justicia con aquellos niños que vivieron un drama que no debe olvidarse se notaba en el ambiente. También quedaba patente en el emocionado discurso de Aintzane Urkijo. “Nuestro puerto fue testigo hace 80 años de imágenes muy duras, se vio a familias separarse. Debemos recordar todo aquello porque esta historia no puede caer en el olvido, existió y vaya que sí existió. Los niños de la guerra os convertisteis en adultos en alta mar”, explicó la alcaldesa santurtziarra.

Vicente Cañada tenía siete años cuando aquel 21 de mayo de 1937 embarcaba en el Habana rumbo a Gran Bretaña, donde estuvo dos años exiliado. “Nos fuimos tristes y asustados. Nuestras amatxus tenían sentimientos encontrados, estaban tristes pero también aliviadas porque nos alejaban del peligro de la guerra”, explicó Vicente quien aún recuerda el tremendo miedo que le causaban las bombas. “Los aviones sobrevolaban nuestro cielo para liberar la metralla y asustarnos. Conmigo lo conseguían”, reconoció. Tras un viaje movido y en el que los mareos eran una nota constante, llegó el recibimiento de la sociedad inglesa. “Fuimos muy bien recibidos en Southampton tras un mal viaje. Guardo un gran recuerdo del trato recibido durante esos dos años”, recordó Vicente. Aunque también dio un toque de atención a la sociedad en general ante la actual situación de los refugiados sirios: “Recordemos que nosotros estuvimos en su misma situación, debemos ayudar a esas personas de la misma manera que se nos ayudó a nosotros”.

Medio millar de niños no volvieron y quienes estuvieron en Gran Bretaña y Rusia sufrieron las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial. Carmen Uribetxebarria tiene, hoy día, 91 años, cuando partió desde el puerto de Santurtzi en busca de la paz, era una niña de tan solo 11. “Me gustaría saber de dónde salimos exactamente, esto ha cambiado mucho”, señaló esta sestaoarra que pasó diez años de su vida en la ciudad británica de Mánchester. Ella también vivió la Segunda Guerra Mundial. “Allí nos recibieron muy bien. Me enfado muchísimo cada vez que alguien habla mal de los británicos, son muy buena gente”, defendía esta mujer quien, a su vuelta al Estado, recaló en Barcelona antes de acabar residiendo en Santurtzi, localidad que, ayer, homenajeó a los niños de la guerra para que su legado no se borre jamás.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120