presidente de Brasil

Temer insiste en que no dimitirá aunque sea imputado por la Corte

El presidente de Brasil sostiene que si renuncia se interpretaría como una declaración de culpa

Eduardo Davis - Martes, 23 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:03h

Miles de personas se manifestaron el domingo en Sao Paulo exigiendo la dimisión del presidente Temer.

Miles de personas se manifestaron el domingo en Sao Paulo exigiendo la dimisión del presidente Temer. (AFP)

Galería Noticia

Miles de personas se manifestaron el domingo en Sao Paulo exigiendo la dimisión del presidente Temer.

Brasilia- Brasil vivió ayer una jornada de cabildeo a la espera de la definición del futuro del presidente Michel Temer, acosado por un monumental escándalo y que reiteró su decisión de resistir a las crecientes presiones que exigen su renuncia. “Si quieren, que me derriben porque, si yo renuncio, es una declaración de culpa”, dijo Temer en una entrevista publicada ayer por el diario Folha de Sao Paulo.

El mandatario reiteró que es “inocente” de las graves sospechas de corrupción y obstrucción a la justicia que llevaron a la apertura de una investigación en la Corte Suprema, a la que se ha dirigido para demandar que el proceso sea archivado. El Supremo iba a decidir sobre el asunto mañana pero lo ha aplazado, lo que da aire a un Temer dispuesto a no ceder a las presiones por su renuncia, que llegan tanto desde la oposición como de algunos sectores de su propia base.

El escándalo que acorrala al gobernante estalló con la difusión del audio de una conversación que tuvo con un empresario en su residencia oficial, en la que escucha inmutable o hasta llega a consentir con diversas maniobras ilegales que le son relatadas.

El empresario era Joesley Batista, uno de los dueños del gigante cárnico JBS, quien agravó la situación de Temer en unos testimonios prestados a la justicia en el marco de un acuerdo de cooperación en la investigación de asuntos de corrupción.

En esa declaración, Batista y otros directivos de JBS afirman, entre otras cosas, que pagan sobornos a Temer desde 2010 y que en los últimos años financiaron en forma ilegal a 1.829 políticos.

Menos apoyoLa gravedad del asunto ha tenido impacto en la poderosa base parlamentaria del Gobierno, que el sábado fue abandonada por el Partido Socialista Brasileño (PSB), cuyos 35 diputados y siete senadores ya engrosan el coro por la renuncia de Temer. Aun así, el Gobierno conserva una cierta mayoría, que pudiera alterarse una vez que el Supremo decida si la investigación contra Temer continúa o se archiva.

Si prosigue, se asegura que Temer puede perder el apoyo de los partidos de la Social Democracia Brasileña (PSDB) y de al menos otras dos formaciones, lo cual lo dejaría en una casi absoluta soledad que pudiera precipitar la renuncia que hasta ahora niega.

En un intento por mantener unida a su base, Temer llegó a planear una cena el pasado domingo con todos los parlamentarios del oficialismo, pero fuentes oficiales reconocieron que fue cancelada ante la falta de presencias confirmadas.

Analistas políticos sostienen que la unidad de esa base política es la única tabla de salvación de Temer, cuya popularidad hasta el estallido del escándalo no llegaba al 10%, pero que al menos tenía el apoyo de una mayoría parlamentaria que ahora se resquebraja.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Mundo

ir a Mundo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120