HECHOS DE 2015

“Vi a Alberto en la huerta enfurecido gritando: ¡Pégame ahora, pégame ahora!”

Declaran testigos y familiares de la víctima del asesinato de Amorebieta

Sandra Atutxa - Martes, 23 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:03h

El presunto asesino, junto a su abogado en el juicio que se celebra en Bilbao.

El presunto asesino, junto a su abogado en el juicio que se celebra en Bilbao. (J.M.M.)

Galería Noticia

El presunto asesino, junto a su abogado en el juicio que se celebra en Bilbao.

Bilbao- “De pie, con los puños cerrados y gritando: Pégame ahora, pégame ahora”.Así se encontró uno de los testigos protegidos al acusado de matar a golpes a un policía nacional retirado de 61 años en Amorebieta en 2015. Según relató ayer el testigo por videoconferencia, cuando llegó al lugar de los hechos, la víctima, Antonio C. de 61 años, yacía inconsciente en medio de la huerta. “Aquella tarde estuve un rato hablando con Antonio. Me marché y cuando salí con el perro hacía el río vi cómo se acercaba por la otra puerta el acusado. Para entrar, quitó un somier y unas tablas. Me di la vuelta y regresé a la huerta”, explicó.

El testigo protegido declaró ante el juez que la tarde del 17 de septiembre sobre las 18.20 horas únicamente oyó gritos de dolor y que no fue hasta que llegó al lugar cuando pudo contemplar la escena. “Antonio estaba en el suelo, de costado... No se movía. El acusado, de pie, con los puños cerrados y enfurecido”. “Cogí y le dije, ¡déjalo ya, déjalo ya! Y se marchó”, relató la primera persona que llegó al lugar del suceso. “La agresión duró poco, apenas 3 o 4 minutos”, recordó. A preguntas del fiscal sobre si logró a ver en el lugar del crimen una pistola, el testigo protegido dijo que no. “Fui el primero en llegar y no me fui hasta que no se llevaron el cadáver. No vi ninguna pistola”, apostilló.

En la segunda sesión del juicio que se sigue en la Audiencia de Bizkaia contra Alberto J. comparecieron ayer un total de once testigos entre los que se encontraban la viuda y los hijos de la víctima. En sus testimonios relataron que habían tenido discusiones con el acusado, aproximadamente desde que una de las hijas del fallecido mantuviera una corta relación con el acusado. Fue precisamente a partir de ahí cuando, tal y como coincidieron los testigos, comenzaron los problemas vecinales que se agudizaron el día previo al crimen, el 16 de septiembre. Un hijo del fallecido y el acusado protagonizaron una pelea que terminó cuando una ambulancia se llevó a Alberto J.

Mientras que los sanitarios le introducían en la ambulancia, el acusado gritó: “Os tengo que matar a ti y a los tuyos”, coincidieron al asegurar algunos de los testigos ayer en el juicio. Por la tarde, el presunto asesino regresó al domicilio familiar de la víctima y mientras golpeaba la ventana y las persianas gritaba: “¡Sal maricón, que tengo que matarte a ti y a tu familia!”.“Estaba en casa y vi al acusado como un loco, pegando golpes. Me asusté mucho”, aseguró la pareja de uno de los hijos de la víctima.

PistolaLa viuda de la víctima relató que aquellas amenazas hicieron a su marido sentir miedo y por ello al día siguiente decidió ir a la huerta con una pistola. “La pistola la dejaba en la caja fuerte, pero aquel día se la llevó. Yo sabía que mi marido no iba a utilizarla. No la utilizó nunca”, dijo. En su declaración, la viuda explicó que su marido no había estado en ninguna discusión con Alberto J., pero, sin embargo, el acusado había presentado “denuncias falsas” contra el fallecido acusándole de haberle amenazado con la pistola. La viuda explicó que esa denuncia quedó archivada en el Juzgado de Amorebieta, después de que la víctima pidiera perdón al acusado, dos meses antes del crimen.

Por su parte, la hija del fallecido reconoció que mantuvo varias discusiones con el acusado tras romper la relación y que se habían denunciado mutuamente en varias ocasiones. “Acosaba a mi familia desde entonces”, concretó.

El acusado que declaró el viernes dijo que no quería matar a la víctima, pero que había consumido anfetaminas y cerveza y que se le fue “la pinza”. La acusación particular pide para Alberto J. 25 años de prisión y la Fiscalía, 13;mientras que la defensa solicita la libre absolución por legítima defensa. El juicio con jurado popular que se prolongará esta semana en la Audiencia de Bizkaia acoge hoy la declaración de más testigos y de los ertzainas que elaboraron el informe pericial el día del crimen, entre otros.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Sucesos

ir a Sucesos »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120