Eskuinaldea

Lamiako se cita con la liturgia que evoca su pasado

El barrio de Leioa celebra el próximo viernes la Maskarada

Los organizadores animan a los vecinos a vestirse con trajes tradicionales y a decorar sus balcones

Marta Hernández - Martes, 23 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:02h

La Maskarada reúne a numerosas personas en el barrio de Lamiako. Fotos: Lamiako Maskarada

La Maskarada reúne a numerosas personas en el barrio de Lamiako. (Fotos: Lamiako Maskarada)

Galería Noticia

La Maskarada reúne a numerosas personas en el barrio de Lamiako. Fotos: Lamiako Maskarada

Leioa- Danzas vascas, música, akelarre, mitología, leyenda, pasión... Y sobretodo, máscaras y lamias. Lamiako se reencuentra consigo mismo. El barrio de Leioa se cita con su historia. Los vecinos recrean su pasado, los habitantes de hoy escenifican su ayer, regresan a su origen. Lamiako vuelve a sus raíces por unas horas y explica por qué se llama así con una recreación mágica. Lamiako Maskarada se celebra el próximo viernes como txupinazo a las fiestas de San Máximo y como antesala de su cuadragésimo aniversario en 2018.

Arkaitz Correa y Arene Albizu continúan al pie del cañón con el grupo que hace posible esta representación mitológica que implica a todo el barrio. Lamiako se vuelca con la Maskarada pero desde la organización, tal y como expresó ayer Arkaitz, piden que este viernes, todos los balcones estén adornados y que la gente acuda a la calle vestida con los trajes tradicionales para que el ambiente que dibuja esteteatro itinerantesea aún más espectacular. “Es el evento que da nombre al barrio, singular por su antigüedad, su valor cultural y su gente;y es único en Euskal Herria. Tiene un gran arraigo entre los lamiakoztarras”, destacó ayer la alcaldesa de Leioa, Mari Carmen Urbieta.

“Por un lado, la Maskarada representa el enfrentamiento entre el cristianismo y la mitología vasca, y por otro, la historia de la lamia que da nombre al barrio”, apuntó Arkaitz. En concreto, Lamiako Maskarada se basa en la obraEl canto de la Lamia, de Antonio Trueba. Según esta historia, Prudentzia, una joven que vivía en el monte Berriz, tuvo la desgracia de que su marido Martín se cayó de un castaño y murió. Al cabo de dos meses, nació su hijo: Inaxio. Con sacrificio, le sacó adelante e intentó que siguiera la tradición de sus padres: trabajar la tierra. Pero cuando Inaxio tuvo edad de hacerse cargo de las heredades, las rechazó, vendió el caserío y se hizo a la mar, su gran ilusión. Prudentzia se quedó triste al pie del castaño donde yacía Martín, mirando al horizonte, hasta que desapareció la nave de su hijo. Una tarde, en el pináculo de Berriz, divisó una vela blanca que llegó a las junqueras de Ondiz y pensó que Inaxio regresaba. Pero no. Como pudo intentó llegar a su casa pero murió en las junqueras. En aquel momento se escuchó el canto de las lamias y se dice que Prudentzia se convirtió en una de ellas.

Tres partesA partir de esta historia tan significativa, Lamiako vive su fiesta cuando mayo consume sus últimos días. El relato de Prudentzia se escenifica en tres actos diferentes: el primero comienza a las 17.30 horas. En el cruce de la calle Langileria con la subida a Gaztelueta, la fanfarria, el cuerno los gigantes y una cadeneta compuesta por el pueblo y encabezada por el personaje mitológico Maiatza recorre el pueblo anunciando el comienzo de la Maskarada a los sones de la lamiadantza, hasta la plaza de la estación de Lamiako donde los componentes del grupo de baile Lamiako Txikiak y el pueblo bailan invitando a todos a unirse a la cadeneta. En el recorrido les acompaña Prudentzia, la cual pregunta por su hijo perdido.

En segundo lugar, a las 18.00 horas, se hace una presentación de los personajes mitológicos que, uno a uno, serán recogidos por sus amos o deidades superiores, Mari y Sugaar, para incorporarse a la Maskarada y ser invitados al akelarre posterior. Finalmente, sobre las 22.30 horas, todos los elementos se interrelacionan creando un ambiente de fiesta particular con un akelarre donde participarán todos los personajes aparecidos hasta el momento. Las llamas y todo lo que se genera alrededor de ellas se convierten en uno de los momentos más espectaculares de la jornada.

“Es una tradición muy arraigada en el barrio de Lamiako, que pasa de generación en generación, y en la que cada año se vuelcan la mayoría de los vecinos para ofrecer el mejor espectáculo”, enfatizó la primera edil, que animó a todo el mundo a asistir a esta representación que deja boquiabiertos a los ojos.

Los datos

La cifra

50

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Eskuinaldea

ir a Eskuinaldea »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120