Laudio - Nerbioi

Tejedoras de los primeros sueños

Voluntarias de Amurrio tejen pulpitos de ganchillo para bebés prematuros hospitalizados

Isabel García ha prestado su comercio, Lanas Karisma, como punto de recogida de los peluches

Martes, 23 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:02h

La moda surgió en Dinamarca en 2013.

La moda surgió en Dinamarca en 2013. (Foto: S. Martín)

Galería Noticia

La moda surgió en Dinamarca en 2013.

Susana Martín

Amurrio- La moda surgió en 2013 en Dinamarca donde, a raíz de un caso particular, una red de voluntarios comenzó a tejer pulpos de ganchillo para regalárselos a familias de bebés prematuros ingresados en unidades de neonatos de hospitales. Al parecer, los tentáculos de estos peluches guardan tal similitud con el cordón umbilical que los pequeños se sienten más seguros al apretarlos y agarrarlos, tal y como hacen en el vientre de sus madres. Esa grata sensación les ayuda a respirar mejor, a regularizar los latidos cardiacos y, además, al estar entretenidos y tranquilos, tienen menos posibilidades de arrancarse las sondas y las vías.

Poco a poco, la singular terapia fue traspasando fronteras hasta ser aceptado por cada vez más centros hospitalarios de muchos países de Europa al tiempo que aumentaba también el número de agujas anónimas involucradas en la bonita causa. Es el caso de Isabel García que se ha prestado a que la tienda que regenta en Amurrio -lanas Karisma- sea un punto de recogida de estos pulpitos solidarios. “Primero me enteré a través de un Whatsapp y aunque me llamó la atención, no le hice mucho caso. Pero pocos días después vi un reportaje en la televisión y lo comenté en la tienda. A partir de ahí, empecé a buscar información en Internet hasta que localicé a una chica que coordina la iniciativa desde Tudela. Me explicó en qué consistía todo y cómo podía ayudar y me animé a lanzar la campaña aquí”, explica.

No es la primera vez que Isabel se suma a un movimiento solidario. El año pasado se hizo eco del llamamiento para tejer mantas dirigidas a los campamentos de refugiados Sirios. “Gracias a implicación de un grupo de colaboradoras conseguimos mandar 38 mantas que sé que llegaron a su destino. Es muy gratificante y hace mucha ilusión”, afirma.

Más delicada La nueva aventura en la que se ha embarcado ha sido difundida a través de carteles, redes sociales como Facebook, medios de comunicación locales y el boca a boca y está obtenido “muy buena acogida”. Isabel se ha puesto además en contacto con el taller de punto y ganchillo que se imparte en la kultur etxea de Amurrio “y las asistentes también están realizando pulpitos al igual que muchas de mis clientas, colaboradoras desde sus casas e incluso se ha acercado a preguntar gente de Orduña o de Okendo”.

Y eso que la labor a desarrollar es delicada ya que los peluches de ganchillo tienen que cumplir estrictas exigencias de seguridad. Entre otras, deben estar hechos con hilo 100% algodón premium (hipoalergénico, que no tiña ni haga bolas), la cabeza debe medir de 6 a 9 centímetros y los tentáculos no pueden sobrepasar los 22 centímetros estirados y los 16 en reposo para evitar cualquier peligro de asfixia.

“Lo más difícil es acertar la medida de los tentáculos”, asegura Isabel Castro, una de las tejedoras que participa en la campaña mientras su compañera Janire Larrazabal se esmera con ilusión en realizar su primer pulpito de vivos colores “con apoyo y ayuda de mi madre que tiene más experiencia”. Y aunque medir la tarea en tiempo es muy complicado, en cada uno de los peluches “podemos invertir más de cuatro horas”, aseguran las colaboradoras.

En un mes, el punto de recogida Karisma de Amurrio ha hecho ya acopio de 25 unidades que enviará esta misma semana al centro de coordinación de Tudela. “Los que cumplan las medidas, pasarán después un protocolo de higiene y desinfección antes de ser embalados y enviados a las unidades de neonatos de Cruces y de Basurto”, precisa Isabel García.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Laudio-Nerbioi

ir a Laudio-Nerbioi »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120