desde hace dos décadas

Garate Enea, un compromiso que atrapa

Desde hace dos décadas, la entidad bilbaina atiende a “más de mil familias al año” en el distrito de Abando gracias a su labor de reparto de alimentos y ropa entre las personas que más lo necesitan

Un reportaje de Joana Pérez - Lunes, 22 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:04h

Los lunes y martes es cuando se hace el reparto.

Los lunes y martes es cuando se hace el reparto. (Garate Enea)

Galería Noticia

Los lunes y martes es cuando se hace el reparto.El ropero que tiene Garate Enea.

HAY varios “milagros” que han marcado la trayectoria de la Asociación Garate Enea de Bilbao, una entidad que desde hace dos décadas reparte comida y ropa entre las personas más necesitadas en el distrito de Abando. Fue gracias al padre Arbeo con el que la asociación comenzó a dar sus primeros pasos. Y en todo este tiempo siempre se han mantenido fieles a una idea. “Nuestra máxima es que las personas que acuden a nosotros son pobres, pero no miserables”, comentan responsables de Garate Enea, quienes calculan que al año “serán unas mil familias las que reciben su ayuda”.

Para que esta entidad pueda prestar esta ayuda indispensable cuenta con el respaldo de las fundaciones Víctor Tapia, Carmen Gandarias y Mentxaka de la Bodega, del Banco de Alimentos, de la cadena Urrestarazu, de las donaciones anónimas y de José Manuel, un transportista que colabora con los voluntarios y “sin el que sería imposible realizar nuestro trabajo”. Las fundaciones son las que “financian casi todo el proyecto” aunque tienen el apoyo del respaldo del Banco de Alimentos “porque desde hace unos años tenemos un acuerdo con el Área de Acción Social del Ayuntamiento de Bilbao. Los servicios sociales municipales nos derivan a ciertas personas pero no como nos dan dinero, lo que hacen es que el Banco de Alimentos, a través de nosotros, les beneficie”, apuntan desde Garate Enea.

Los miembros de Garate Enea llevan un control riguroso de quién recibe su ayuda porque a ellos otras instituciones les reclaman diferentes papeles burocráticos. “A todos les pedimos el empadronamiento, una copia de su identificación y un certificado de Lanbide para saber si reciben alguna prestación o no”, subrayan sus responsables.

Esta labor diaria que realizan es “durísima, con una carga emocional agotadora”, pero cuando los miembros de Garate Enea se plantean dejar la asociación “hay algo que lo impide”. Si por algo se conoce a esta entidad bilbaina es por el reparto de comida que realizan entre “amplio abanico de personas” que reciben su ayuda. Todos los días tiene sus puertas abiertas pero los primeros lunes y martes de cada mes es cuando se hace el gran reparto. “Ahí les damos la bolsa de alimentos básica con unos diez kilos de comida, con arroz, azúcar...”. En total se preparan “unos 400 lotes” de comida. Muchas veces cuando reciben los alimentos se encuentran con el problema de que están crudos, sobre todo con las legumbres. “¿Cómo lo preparas? Si podemos, compramos legumbre cocida pero sale muy caro. Cuando tenemos, les decimos que un bote de alubias sin nada lo junten con uno de fabada y ya parece que la comida es otra cosa”, cuentan desde la asociación. Otros alimentos que están en su lista de la compra son las conservas “de atún, sardinas porque tienen muchos nutrientes”. Además, los jueves Mercabilbao “nos da fruta. Nunca sabemos lo que es pero nos viene muy bien”.

La colaboración con el Banco de Alimentos es muy estrecha ya que a la compra que hacen los miembros de Garate Enea se suman las aportaciones del Banco de Alimentos. Además, a diario, gracias a que Urrestarazu “nos regala el pan, podemos preparar bocadillos para los sin techo”. Para las personas que colaboran en esta entidad bilbaina la gente que vive en la calle “es muy importante. Les damos mucho cariño. Son los pobres más feos, nadie les hace caso, viven en una soledad tremenda”, afirman responsables de Garate Enea, que no se cohíben a la hora “de echar broncas porque les decimos que tienen que ir al comedor social” aunque son conscientes de la dureza de la situación que tienen”

ROPA. La otra arista principal de Garate Enea es el reparto de ropa. “Ya quedan muy pocos roperos en Bilbao” y, en ocasiones, el poder disponer de ropa en buenas condiciones es muy complicado. “En Bilbao han desaparecido muchos roperos. Además, con la recogida en contenedores, la gente deja ahí la ropa que ya no usa”, relatan los responsables de Garate Enea, que reconocen que “muchas veces las prendas llegan en condiciones muy malas” por lo que tienen que buscar soluciones para buscar una segunda vida a la ropa. “Reciclamos todo pero seleccionar la ropa, organizarla en un espacio tan pequeño es complicado”, concluyen desde Garate Enea, donde reconocen que es “muy frustrante” que “la falta de formación, los antecedentes familiares...” impidan que muchas familias salgan de la situación en la que se encuentran.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120