DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
El reto de mayor calado para Erkoreka

El Gobierno vasco plantea a Rajoy gestionar las pensiones sin romper la ‘caja única’

Erkoreka iniciará conversaciones para el traspaso de prisiones y del régimen económico de la Seguridad Social

Míriam Vázquez - Domingo, 21 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:03h

El lehendakari, Iñigo Urkullu, y el presidente español, Mariano Rajoy, en la visita que cursó el ‘popular’ a Gasteiz para impulsar el Centro Memorial.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, y el presidente español, Mariano Rajoy, en la visita que cursó el ‘popular’ a Gasteiz para impulsar el Centro Memorial. (Alex Larretxi)

Galería Noticia

El lehendakari, Iñigo Urkullu, y el presidente español, Mariano Rajoy, en la visita que cursó el ‘popular’ a Gasteiz para impulsar el Centro Memorial.

BILBAO.El Gobierno vasco va a iniciar conversaciones con el Ejecutivo español para conseguir la competencia sobre prisiones y la gestión del régimen económico de la Seguridad Social. Es el reto de mayor calado político que se ha fijado el consejero de Autogobierno, Josu Erkoreka. Será él quien se encargue de llevar el peso de las gestiones en este terreno, y espera encarrilar esta reivindicación en el marco de su fluida interlocución con la vicepresidenta española, Soraya Sáenz de Santamaría. Es una reclamación histórica y tiene a su favor el soporte legal que le brindan varios artículos del Estatuto de Gernika, pero los sucesivos gobiernos españoles se han resistido a efectuar los traspasos de estas dos competencias de gran trascendencia política. Las discrepancias en cuanto al alcance que debería tener cada traspaso y la interpretación de lo que dicen tanto el Estatuto como la Constitución española han contribuido a mantener varado un asunto que podría verse bajo un nuevo prisma en un contexto de deshielo en las relaciones con el gabinete de Mariano Rajoy.

Fuentes del Gobierno vasco consultadas por este periódico explican que la guía para adentrarse en este terreno será el pacto de coalición entre PNV y PSE. En ese acuerdo se marcan como prioritarias y urgentes ambas competencias. Tampoco hay dudas sobre el contenido que deben abarcar, que se precisa en el Estatuto. En cuanto a las prisiones, el Gobierno vasco pasaría a gestionar las cárceles, aunque tendría que ejecutar la ley penitenciaria estatal. El Estado tiene la competencia sobre el Código Penal y fija los requisitos para acogerse a beneficios penitenciarios, pero las instituciones vascas gestionarían las cárceles, con el margen que ello pueda brindar para propiciar un avance en la reinserción. Los artículos 10.14 y 12.1 del Estatuto son los que concretan que la comunidad autónoma ejecutará la legislación del Estado. Las instituciones vascas ya gestionan la seguridad exterior de las cárceles, su sanidad y la educación.

En cuanto a las pensiones, el Gobierno vasco se remite al Estatuto y, en estricto cumplimiento de su letra, pide la gestión del régimen económico de la Seguridad Social. Para el Gobierno vasco, esto supone que la comunidad autónoma recaudaría las cotizaciones y pagaría la prestación. Sin embargo, fijar la cuantía de las pensiones, es decir, el dinero que va a recibir cada ciudadano, sería competencia del Estado. De ese modo, entiende que lacaja única de la Seguridad Social se mantendría intacta. Evitar la ruptura de la caja es el principal argumento de Madrid para negar el traspaso. A grandes rasgos y tal y como se plantea en el acuerdo de coalición, este traspaso implicaría que toda la estructura de los funcionarios y la tramitación de las prestaciones pasaría a manos de la comunidad autónoma. La ventanilla sería vasca. Así aparece recogido en el Estatuto, tanto en el artículo 18.2 como en la disposición transitoria quinta, que menciona el “carácter unitario” del régimen económico de la Seguridad Social.

En este caso aflora un matiz importante. El PNV mantiene como aspiración política su deseo de crear un sistema propio de pensiones, y ha perfilado a nivel interno las distintas vías de financiación. Esta demanda podría plantearse en la ponencia del Parlamento Vasco que estudia un nuevo estatus de autogobierno. Son dos planos diferentes. El PNV puede defender esta aspiración en la ponencia y el nuevo estatus que se apruebe en referéndum podría recogerla, pero el Ejecutivo vasco se va a atener mientras tanto a lo que dice el acuerdo de gobierno con los socialistas. Este debate es el que entraña mayor complejidad porque el socialismo no comparte la aspiración de los jeltzales sobre el sistema propio de pensiones. El consenso en torno a este punto en la ponencia del nuevo estatus se antoja por ahora complicado.

El PNV planteó su modelo en febrero del pasado año, en la Asamblea Nacional del partido. Propuso un sistema basado en las cotizaciones salariales, pero también en la previsión complementaria y voluntaria a través de EPSV de empleo y, si fuese preciso, a través de los Presupuestos. La comunidad autónoma asumiría íntegramente la competencia, también con capacidad legislativa.

El Gobierno vasco no quiere vincular a la primera de cambio estas dos competencias con las negociaciones presupuestarias entre el PNV y Rajoy en Madrid, porque no sabe si el presidente español va a seguir necesitando a los jeltzales o si tendrá otros socios. Circunscribe estas gestiones a la relación entre ambos gobiernos, aunque no escapa a nadie que la necesidad de apoyos del PP en el Congreso ya ha actuado como palanca para superar desencuentros históricos entre ambas partes y para sellar la paz en el Cupo por quince años. La negociación de las Cuentas del próximo año podría arrancar en verano con el techo de gasto.

Estas dos competencias, no obstante, no estuvieron sobre la mesa en las negociaciones presupuestarias de este año. El PNV quiso dejar fuera de manera expresa la competencia de prisiones porque es una materia sensible y relacionada con la paz. Hace la lectura de que, a medida que se avance en la convivencia y el cierre de la violencia, se vencerán las resistencias que atenazan la posición de Madrid. La disolución de ETA se baraja en los corrillos de Madrid como un hito clave para acelerar los trámites. Tampoco ha sido posible negociar sobre el régimen económico de la Seguridad Social porque este traspaso sigue generando rechazo en amplias capas políticas y sindicales de Madrid. El consenso en contra del traspaso sigue siendo muy amplio y parecía inviable superar esos recelos en cuestión de semanas. Será una negociación larga y compleja.

Reforma de las pensiones

Había otro factor que jugaba en contra del traspaso y que va a esfumarse en las próximas semanas, lo que puede abrir una oportunidad al Gobierno vasco para desatascar esta cuestión. Rajoy está estudiando en este momento una reforma de las pensiones. Su vocación es forjar un pacto de Estado, que sea ampliamente compartido y que perdure de ese modo 20 o 25 años para que las pensiones no queden al albur de los cambios de gobierno. Existe un consenso generalizado en torno a la idea de que las pensiones viven una situación de emergencia y se debe estudiar su financiación.

Están sobre la mesa los planteamientos para financiar parte de las prestaciones con cargo a los Presupuestos, y también las voces que le piden a Rajoy que elimine su factor de sostenibilidad, que entrará en vigor en 2019 para ligar las pensiones a la esperanza de vida. Teniendo en cuenta que esa esperanza de vida va en aumento, va a suponer un recorte en la cuantía de la pensión. Con semejante discusión abierta en canal, no parecía el momento más oportuno para abordar el traspaso.

Ahora este debate está entrando en su fase resolutiva. La comisión de seguimiento del Pacto de Toledo está planteando sus recomendaciones en el Congreso y, con ellas, Rajoy espera anunciar una reforma antes del verano, aunque la oposición cree que esos plazos son demasiado ajustados, sobre todo si quiere contar con el PSOE y aguardar a que un nuevo liderazgo en el socialismo pase la página de la crisis interna y esté en condiciones de abordar un pacto de Estado.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Euskadi

ir a Euskadi »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120