A sus 72 años

El disco americano del ‘british’ Ray Davies

El líder de la banda-icono británico the kinks edita ‘Americana’ junto a The Jayhawks, un disco con el que refleja su visión agridulce de Estados Unidos

Un reportaje de Andrés Portero - Domingo, 21 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:05h

Estados Unidos siempre ha sido un mito e influencia vital en la trayectoria de Ray Davies.

Estados Unidos siempre ha sido un mito e influencia vital en la trayectoria de Ray Davies. (DEIA)

Galería Noticia

Estados Unidos siempre ha sido un mito e influencia vital en la trayectoria de Ray Davies.

A sus 72 años, Ray Davies es ya historia del pop y el rock como líder de The Kinks, una de las cuatro mejores bandas británicas de la historia junto a The Rolling Stones, The Beatles y The Who. Icono británico, siempre ha sentido debilidad por Estados Unidos, un país sobre el que muestra su visión agridulce en Americana (Legacy/Sony): un magnífico disco repleto de folk, country, blues, rock y pop, compartido con los excelsos The Jayhawks.

“La tierra donde los sueños se convertían en realidad”, así veía Davies a Estados Unidos en su niñez, en el periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial. Luego, ya en su juventud (en los 60), tuvo problemas con The Kinks, cuando fueron vetados por los sindicatos de aquel país durante años. A pesar de ello y de su icónica causticidad británica, acabó viviendo en Nueva York y Nueva Orleans.

Mito e influencia vital. Eso ha sido siempre Estados Unidos para Davies, un histórico de la música popular, autor al frente de The Kinks de gemas imperecederas como You really got me, Sunny afternoon, Waterloo sunsety Lola.Miembro del Salón de la Fama de los Compositores y del Rock n’ Roll, fue nombrado asimismo Caballero del Imperio Británico por “sus servicios a las artes”.

Davies, exmarido de Chrissie Hynde y cuyo último lanzamiento había sido un disco de dúos con temas propios junto a Springsteen, Metallica o Bon Jovi, acaba de publicar un disco en solitario que cierra casi una década de silencio. Americana tiene como antecedente un libro autobiográfico homónimo, editado hace cuatro años y que funcionó como “catalizador creativo” de estas quince canciones.

Bien acompañado

Y si Davies es ya un mito, el grupo estadounidense The Jayhawks va camino de convertirse en un clásico en vida gracias a discos que visten de precisas pinceladas pop la música de raíz de su país (Hollywood Town Hall, Tomorrow the green grass, Rainy day music...). El británico les reclutó para grabar el disco, curiosamente, en el estudio Konk, fundado por The Kinks en Londres en 1973, en una fábrica de galletas.

“Feliz” al rodearse de una banda “de gran sensibilidad”, Davies vuelca en este disco su visión agridulce sobre el país liderado por Trump y ofrece múltiples referencias a ciudades, locales, elementos iconográficos... y mucho viaje y autopistas abiertas. El CD se muestra como una road movie -no solo a través de su rico entramado musical- por Norteamérica.

Sueños y realidad

Americana, la canción, alude a la imagen infantil de Davies de Estados Unidos como “tierra de la libertad”, y anuncia el “viaje épico” que emprendería, mientras que en Rock n’ roll cowboys alude a los vaqueros cinematográficos que “ya no regresarán”.

“Ahora que encaro la mortalidad”, canta el septuagenario, quien enfrenta sueños y realidad en varias canciones. “Hay un largo camino al paraíso, ¿verdad?”, reconoce antes de preguntarse “¿dónde está la poesía?” ante la “comodidad” de la sociedad de consumo y las corporaciones, y de aunar su pasado con el presente de la emigración.

Latido pop

Americana, su mejor disco en décadas, conecta el latido pop británico con las raíces USA: las del folk y country en el tema titular, las del folk-rock a lo The Byrds en Poetry;el blues en The mystery room;el swing-vodevil en la maravillosa A place in your heart,a la altura del dúo con Karen Gortberg (The Jayhawks) en Message from the road;y el rock (con riff a lo Wild thing) en The great highway.

Ese no es el único guiño musical al pasado, ya que en The man uptairsrescata su mítico All day and all the night y en Silent movie, el otro corte hablado, una conversación con otro genio, Alex Chilton (de la banda de culto Big Star), en la que asegura “tocar canciones no tiene edad porque no parecen envejecer;puedes cantar una canción que escribiste cuando eras joven y es como la primera vez... Pero la realidad es que las cosas están cambiando en el mundo”. Imposible mejor resumen de su vida y del disco.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Cultura

ir a Cultura »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120