homenaje a las víctimas

Galdakao no olvida el dolor causado por el franquismo

Ayuntamiento, familiares y vecinos homenajearon ayer a las víctimas galdakoztarras de la Guerra Civil

En el acto de este año también se recordó a los ediles de 1931 y 1936

Iker Ugarte - Sábado, 20 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:03h

Los familiares depositaron rosas en el monolito que recuerda a las víctimas de la Guerra Civil en Galdakao. Foto: I. Ugarte

Los familiares depositaron rosas en el monolito que recuerda a las víctimas de la Guerra Civil en Galdakao. Foto: I. Ugarte

Galería Noticia

Los familiares depositaron rosas en el monolito que recuerda a las víctimas de la Guerra Civil en Galdakao. Foto: I. Ugarte

Galdakao- Galdakao homenajeó ayer a las víctimas de la Guerra Civil en el municipio. Como viene haciendo desde hace diez años, tanto la corporación como familiares directos y vecinos de la localidad rindieron un sentido homenaje a los fallecidos en el bombardeo que tuvo lugar el 19 de mayo de 1937 y también a quienes perdieron la vida en algún momento de la guerra o en la posterior dictadura, como los fusilados por los fascistas, entre otros.

Además, este año, que se cumplen 80 desde que Galdakao fuera bombardeada, el acto ha servido también para tributar un homenaje a los concejales de las corporaciones del Ayuntamiento de Galdakao entre los años 1931 y 1936, que vieron como su labor democrática quedó truncada por el levantamiento de los franquistas, con su posterior Guerra Civil y la dictadura franquista.

Abrieron el acto los integrantes del coro Máximo Moreno, que bajo la batuta de su directora Belén Madariaga y con la música ambiente del disco elaborado para la ocasión por el compositor Juan Carlos Irizar, consiguieron emocionar a los allí presentes.

Como ya lo hiciera aquel fatídico 19 de mayo de 1937, la sirena de la fábrica de La Dinamita volvió a resonar ayer en Galdakao. La diferencia con respecto a hace 80 años fue que ayer, el sonido agudo de esta sirena se quedó en un gesto de recuerdo, en un símbolo y apoyo a los que sufrieron. En cambio, aquel día, el aviso de la sirena trajo consigo un bombardeo que dejó 24 muertos en la localidad, concretamente las que se encontraban en el refugio situado en Plazakoetxe.

Familiares de las víctimas y concejales depositaron rosas en el monolito que recuerda a quienes perdieron la vida en la contienda. Los corporativos de todas las formaciones políticas presentes en el Ayuntamiento dedicaron unas palabras a los familiares tanto de las víctimas como de los concejales de los años treinta, coincidiendo la mayoría de ellos en que “lucharon por la democracia y la libertad” y que “no se puede olvidar lo que sucedió para que no se repita y por justicia con las víctimas”.

Asimismo, el alcalde Ibon Uribe quiso recalcar “la labor de aquellas personas que lo dieron todo por la libertad”, además de mandar un mensaje de afecto a quienes de una forma u otra sufrieron la crudeza de la guerra y de la dictadura. También se acordó del importante papel de la asociación Galdakao Gogora, que trabaja desde hace años por la recuperación de la Memoria Histórica en el municipio.

RecuerdosEdiles de todos los partidos políticos representados en Galdakao repartieron entre los familiares de los corporativos en los años 1931 y 1936 unas placas, que son reproducciones de la que se instaló en el 2013 en el Salón de Plenos del Ayuntamiento, como reconocimiento institucional a aquellas personas. Dos dantzaris de Elai-Alai Musika eta Dantza Taldea bailaron también un aurresku en honor de los entonces concejales. Asimismo, el Ayuntamiento repartió entre los presentes los discos con la música compuesta por Juan Carlos Irizar: Galdakaoko Oroimen Historikoa-La Memoria Histórica de un pueblo llamado Galdakao.

Entre los familiares de los concejales de los años treinta acudieron al acto Alberto Santamaría, nieto de Simón Linaza, el que fuera alcalde en aquellos años, Maite Abasolo, hija de Julián Abasolo, Begoña Larrea, nieta de Andrés de Larrea, José Luis Egideun y Soledad Garabieta, nieto y suegra de Bernabé Totorika, Eguzkiñe Lekue, nieta de Lorenzo Lekue y Karmentxu Barrenetxea, hija de Regino Barrenetxea, entre otros. El Agur Jaunak interpretado nuevamente por el coro Máximo Moreno sirvió para dar por finalizado el acto de homenaje.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Arratia-Nerbioi

ir a Arratia-Nerbioi »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120