DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
vivencias colchoneras de jugadores rojiblancos

Historias del Calderón

Seis hombres con pasado en Athletic y Atlético relatan sus principales experiencias en el Manzanares, donde los colchoneros reciben el domingo a los leones en su último partido como locales tras 51 años repletos de recuerdos

Un reportaje de Arkaitz Aramendia - Miércoles, 17 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:03h

Andoni Goikoetxea y Patxi Ferreira coincidieron en el Atlético en la temporada 1989-90 tras jugar en el Athletic.

Andoni Goikoetxea y Patxi Ferreira coincidieron en el Atlético en la temporada 1989-90 tras jugar en el Athletic. (Foto: Oskar Martínez)

Galería Noticia

Andoni Goikoetxea y Patxi Ferreira coincidieron en el Atlético en la temporada 1989-90 tras jugar en el Athletic.

eL Atlético de Madrid, como hizo el Athletic en mayo de 2013 con el antiguo San Mamés como protagonista de excepción, se despedirá el domingo del Vicente Calderón en una cita inolvidable para el club colchonero. Atrás quedarán 51 años de recuerdos, experiencias y momentos de todo tipo de los que han sido parte, entre muchos otros, seis exjugadores de Athletic y Atlético que atienden la llamada de DEIA para relatar sus vivencias en el Manzanares, inaugurado en octubre de 1966 y conocido como Estadio Vicente Calderón desde 1971.

Javier Irureta (Irun, 1948), león desde 1975 hasta 1980 fue el primero de los exjugadores sondeados en conocer el Manzanares como local. Lo hizo, para más inri, entre 1967 y 1975 o lo que es lo mismo, desde el segundo año de vida de un estadio que siempre permanecerá en su memoria. “Estuve allí ocho años y también en la pretemporada del noveno año, por lo que tengo grandes recuerdos y alguna mala experiencia también”, admite el irundarra, quien recuerda que fue en el feudo colchonero donde “perdí dos finales de Copa: una contra el Real Madrid en 1975 y otra cuando jugaba en el Athletic contra el Betis en 1977. Las dos, además, en los penaltis”.

“Conocí el campo un año después de su inauguración y para mí era increíble, con sauna, piscina y un gran espacio interior dentro para poder calentar, algo a lo que no estaba acostumbrado. Aun así, no estaba todavía terminado cuando llegué”, apunta Irureta, quien admite su “pena” por la inmediatez del derribo del que fuera su estadio, en el que vivió noches “mágicas” como la de la semifinal de la Copa de Europa contra el Ajax, en la que “ganamos con un gol mío”.

El gasteiztarra Peio Uralde, nacido en 1958 y delantero de la Real Sociedad entre 1979 y 1986, fichó por el Athletic en 1987, un año después de defender los colores del Atlético al calor del Vicente Calderón. “Siempre ha sido un campo caliente e importante y pasará como con Atocha o el viejo San Mamés, que dará pena ver cómo lo tiran al haber vivido allí muchas cosas y recordar distintas batallas”, subraya Uralde, que confiesa que el recuerdo más “raro” que tiene del estadio responde a la ocasión en la que tuvo que medirse a la Real. “Se me hizo muy extraño y marqué además, aunque lo celebré porque soy de la idea de que los goles hay que celebrarlos hasta en los entrenamientos”.

El exdelantero, que espera un “fantástico” ambiente este domingo, hace referencia a una anécdota que vivió en el Calderón y que jamás olvidará: “La primera vez que fui con el Athletic al Manzanares había uno con un megáfono durante el calentamiento previo al partido y recuerdo que me dijo que mi mujer estaba con Pedro Reyes. Es un campo grandísimo que siempre ha dado pie a grandes ambientes, pero en esos instantes apenas habría unos 500 aficionados y le escuché perfectamente. Me resultó curioso aquello, aunque pasé de ello, claro. ¡Qué iba a hacer!”.

Los recuerdos también invaden a Julio Salinas (Bilbao, 1962), que actuó como local en el Calderón entre 1986 y 1988 tras salir del Athletic. “Tengo muy buenos recuerdos de ese estadio, porque cuando fiché por el Atlético, el primer año entrenábamos todos los días allí, por lo que se convirtió en nuestra segunda casa. No era como ahora, que vas a una ciudad deportiva a entrenar. Para nosotros ese estadio lo significaba todo”, destaca el exdelantero bilbaino, quien añade orgulloso que cuando fichó por el cuadro colchonero “se trataba de un grandísimo estadio”.

“Lo veías y te parecía impresionante por su capacidad y por el hecho de estar abierto. Yo llegaba además de San Mamés, con todas sus columnas, pero con el paso del tiempo todo se va quedando antiguo debido a las instalaciones, aunque estuve hace poco y por dentro estaba impresionante al haber pegado un cambio espectacular con tiendas en el campo y habiendo sido capaces de sacar todo el jugo posible al estadio”, indica Salinas.

Andoni Goikoetxea (Alonsotegi, 1956), con tres campañas de experiencia como local en el Calderón, también se rinde en elogios hacia un escenario deportivo en el que “todos los partidos eran intensos”. “Creo recordar que fui el segundo fichaje de Jesús Gil como presidente del Atlético tras el de Futre y mis recuerdos allí fueron muy buenos”, apunta el vizcaino, quien defiende que el recinto madrileño “siempre ha transmitido mucho”.

El exjugador y emblema del Athletic tampoco olvida, como Javier Irureta, que fue allí donde perdió la final de Copa de 1977 ante el Betis como león. “No llegué a jugar, porque me pasaba algo, pero recuerdo que hacía mucho calor. De esas finales, más allá de donde se jueguen, prefieres no recordar nada aun así”, recalca Goikoetxea, quien desvela que el domingo, en una cita sumamente señalada para el Atlético “seguramente estaré en el campo, porque estoy invitado por el club”.

No como jugador, sino como entrenador desempeñó sus funciones Javier Clemente (Barakaldo, 1950) en el Atlético en el curso 1989-90 al abrigo del Calderón, un estadio que tiene “mucha historia”. “Los que hemos conocido campos durante muchos años y de repente desaparecen lo vivimos con un poco de añoranza. Yo estuve allí como técnico y siempre ha sido un estadio aguerrido, con mucha historia, aunque lo recuerdo más como jugador por las dos veces que jugué allí, ya que en una de ellas acabamos 4-4 contra un Atlético histórico”, relata el de Barakaldo, quien explica que los seguidores colchoneros “siempre hablaban mucho del Metropolitano, después fueron al Calderón y ahora vuelven a cambiar de campo. Lo que está claro es que tenían que mejorar de nuevo en ese sentido, porque el estadio se les ha quedado un poco antiguo y, sobre todo, incómodo en todo lo relacionado con ir allí, aparcar, entrar y salir del campo. Creo que el club va a mejorar mucho donde va ahora”.

Patxi Ferreira (Saucelles, 1967) completó cinco cursos como jugador del Atlético, en los que tuvo tiempo de conocer a la perfección el significado de fajarse como local en el Calderón. “Al igual que mis compañeros, yo también guardo muchos e inolvidables recuerdos de ese estadio, que ha sido histórico como lo fue el viejo San Mamés. Recuerdo de manera muy bonita y especial el partido de liga entre Atlético y Athletic en la temporada 1989-90, que coincidía con el 50 aniversario del Atlético Aviación. Nosotros jugamos con la segunda equipación, dejando que el Athletic lo hiciera de rojiblanco en el Manzanares”, explica Ferreira.

El de Saucelles incide asimismo en que “siempre ha sido un campo mítico e histórico, pero con el paso de los años se ha quedado algo antiguo para un club como el Atlético, aunque se fue acondicionando con el paso de los años”. “Era un estadio al que también querías ir a jugar como visitante por el ambiente que se respiraba en él”, finaliza Ferreira.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120