DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
se constituirá mañana

La ponencia de Memoria arranca con el reto de rebajar la tensión

El foro parlamentario se constituirá mañana con la ausencia del PP, y con el clima político enrarecido entre el PNV y Sortu por los sabotajes tras el pacto presupuestario con Rajoy

Míriam Vázquez - Martes, 16 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:03h

Iñigo Iturrate (PNV) y Julen Arzuaga (EH Bildu) conversan en un momento de la sesión celebrada ayer en la Cámara vasca.

Iñigo Iturrate (PNV) y Julen Arzuaga (EH Bildu) conversan en un momento en la Cámara vasca.

Galería Noticia

Iñigo Iturrate (PNV) y Julen Arzuaga (EH Bildu) conversan en un momento de la sesión celebrada ayer en la Cámara vasca.

bilbao- La Ponencia sobre Memoria y Convivencia arrancará mañana sus trabajos en el Parlamento Vasco. Su reunión de constitución llega más de dos meses después de haber nombrado a los representantes de los grupos, un largo paréntesis provocado por el desarme de ETA que dejó a los partidos a la expectativa de las novedades que pudieran producirse, y también suscitado en menor medida por el parón vacacional de Semana Santa. Todos los partidos, salvo un PP que se ausentará de la ponencia por decisión propia, participarán mañana en un encuentro sin grandes aspiraciones, porque no hay más orden del día que la constitución formal del foro. A partir de ahí, en un plazo que suele rondar las dos semanas, los partidos perfilarán a nivel interno su planteamiento de trabajo, el calendario y las posibles comparecencias de expertos que podría acoger la ponencia, y se emplazarán a un nuevo encuentro que tendrá mayor enjundia.

No hay que descartar que el plazo que se den los partidos sea mayor de lo habitual, porque en esta ponencia está casi todo por hacer, no hay ninguna pista sobre el planteamiento de trabajo, y además el clima político se ha enrarecido. Al conocido desencuentro entre EH Bildu y PP, que se ha agravado con el marcaje de la izquierda abertzale a los populares por las acusaciones de corrupción, se ha sumado en las últimas jornadas el choque entre la izquierda abertzale y el PNV en materia de convivencia tras los sabotajes contra los batzokis y la sede de la ejecutiva guipuzcoana del partido jeltzale. En ese contexto, calmar las aguas en materia de convivencia se antoja el reto más inmediato de la ponencia, que aún debe superar las desconfianzas que existen en el terreno de la deslegitimación de la violencia.

La novedad radica en que ahora ha surgido ese segundo foco de desencuentro con el PNV por los sabotajes de las juventudes de Sortu a raíz del acuerdo presupuestario con Rajoy, aunque los jeltzales no quieren alimentar la controversia ni trasladar la idea de que va a producirse una ruptura en las relaciones. En cualquier caso, EH Bildu va a sentarse en la mesa de la ponencia en un momento en que se han redoblado los emplazamiento a la izquierda abertzale para que rechace cualquier actitud violenta, de mayor o menor escala.

Portavoces de Sortu han asegurado que no hubieran actuado igual que Ernai, pero han restado al mismo tiempo alcance a los ataques al entender que los jeltzales los han sacado de quicio. Esta reacción ha provocado malestar en el PNV. Tampoco fue del agrado de los jeltzales ni del socialismo la reciente comparecencia de Julen Arzuaga, quien centró la necesidad de activar cuanto antes la ponencia en la situación de emergencia que padecen los presos gravemente enfermos o los alejados a cientos de kilómetros de sus domicilios. En ámbitos parlamentarios fue recibido como un olvido premeditado de la deslegitimación de la violencia, la otra gran vertiente de los trabajos que ahora está cobrando mayor actualidad política por los citados sabotajes.

los ejes del trabajoLa primera reunión tendrá lugar mañana tras la sesión de la Comisión de Derechos Humanos e Igualdad que arrancará a las 9.30 horas. Esta cita llega más de dos meses después de haber aprobado la constitución de la ponencia y haber designado a los representantes de cada partido, un trámite que tuvo lugar el 8 de marzo. Ahora se va a hacer efectiva y formal esa constitución con una primera reunión. Los ejes de trabajo en el transcurso de la legislatura serán la deslegitimación del terrorismo y la violencia, y una nueva política penitenciaria.

El principal borrón en el arranque de las tareas será la autoexclusión del PP por sus discrepancias con la izquierda abertzale y porque interpreta que se va a rebajar la exigencia en el reconocimiento del daño causado por ETA. Esta posición genera incomprensión en el resto de partidos, que no entienden por qué el PP no entra en la ponencia para hacer valer sus posiciones, en lugar de quedarse al margen y elevar al pleno iniciativas que por su naturaleza deberían abordarse en la ponencia y que añaden tensión al debate.

Por el momento, no parece realista pensar en la incorporación del PP a los trabajos a corto o medio plazo. El partido ha dado muestras de que no se siente incómodo retratándose en soledad en los debates de paz y convivencia, sino más bien al contrario. Además, su relación con EH Bildu no ha dado señales de reconducirse. Es más, la brecha se ha ampliado por las acusaciones de corrupción al PP y las concentraciones de Sortu ante sus sedes, y también por el aniversario del 80º aniversario del bombardeo de Gernika, que sirvió para que ambas partes se echasen en cara su pasado en relación con el franquismo y ETA.

la ponencia

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Euskadi

ir a Euskadi »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120