DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
la opción de la europa league se aleja

Bajón inoportuno

El Athletic ha desperdiciado dos ocasiones de distanciarse en duelos que no ha sabido gestionar

Pako Ruiz - Martes, 16 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:04h

Iñaki Williams busca la portería de Champagne después de superar a Rico, lateral izquierdo del Leganés.

Iñaki Williams busca la portería de Champagne después de superar a Rico, lateral izquierdo del Leganés. (Foto: Pablo Viñas)

Galería Noticia

Iñaki Williams busca la portería de Champagne después de superar a Rico, lateral izquierdo del Leganés.

Bilbao- Es una historia interminable, a imagen y semejanza de la novela de Michael Ende. El escritor alemán argumentaba su legendario volumen en que “cuando nos marcamos un objetivo, el mejor medio para alcanzarlo es tomar siempre el camino opuesto… Sin embargo, hay un riesgo cuando se realiza tal periplo”. El Athletic se metió en el mundo fantástico de aspirar a la quinta plaza e incluso hubo un señuelo tras el triunfo en Balaídos y la derrota del Sevilla en Málaga en que asomó la opción, aunque lejana, de pensar en la Champions;y se olvidó de la realidad de lo que sucedía a un palmo de sus narices. El conjunto de Ernesto Valverde se desvió de su camino y la pobrísima cosecha de un punto en las dos últimas jornadas frente a rivales asequibles ha enfriado la causa rojiblanca, consciente de que ha desperdiciado la ocasión de sellar su billete europeo y hasta la quinta plaza, que evita cualquier atisbo de disputar las dos eliminatorias previas de la Europa League.

El Athletic se volvió a confundir ante el Leganés, un recién llegado que sí ha hecho realidad su gran objetivo de la permanencia, y sufrió su segundo mazazo seguido que ha generado un punto de pesimismo en el entorno. Lo cierto es que el conjunto rojiblanco tiene asegurada de forma virtual su presencia en competición europea por cuarta campaña consecutiva, salvo que al Alavés se le ocurra la machada de superar al mismísimo Barça en la final de Copa del próximo día 27 en el Calderón (cosa que no ha logrado hacer el club bilbaino en sus tres finales frente a los culés en este torneo del K.O. en 2009, 2012 y 2015), lo que dejaría al séptimo clasificado fuera del Viejo Continente.

Precisamente, el colectivo de Valverde se quiere quitar de encima el marrón de arrancar la Europa League el 27 de julio, como ya sucediera la campaña pasada, con las dos eliminatorias veraniegas ante el Inter Baku y el MSK Zilina;y ocho atrás frente al Young Boys y el Tromso, y que tanto desgaste ocasionó, especialmente en este último caso, cuando el entonces equipo dirigido por Joaquín Caparrós sufrió muchísimo ante los suizos y los noruegos para dejarlos en la cuneta y meterse en el fase de grupos, que sí pasó con cierta solvencia.

Decisiones repetitivasEl Athletic se ha parado en seco en este decisivo y último tirón del curso. El conjunto rojiblanco apenas se ha parecido a aquel que llegaba al derbi de Mendizorrotza con el poderoso aval de cuatro victorias consecutivas y que habían generado un alto estado de euforia fundada en las prestaciones de los leones, muy cómodos en su juego y muy fiables en el aspecto físico, lo que quizá le distanciaba de sus rivales directos, que empezaban a fallar. No en vano, el Villarreal, al igual que los leones, solo ha sumado un punto en las dos últimas jornadas, pero con el salvoconducto de tener que comparecer en el Camp Nou;y la Real Sociedad se ha ido hasta los dos puntos;una cosecha escasa que permite al Athletic, pese a todo, depender de sí mismo en su visita al Atlético de Madrid, aunque la misión será harta complicada.

A Valverde no le gusta entrar en detalles de sus decisiones sobre la marcha. Suele ser muy conservador en su discurso y el domingo acentuó su política pese al frustrante empate sobre el Leganés: “Lo bueno es que dependemos de nosotros”. El Txingurri se agarra a la clasificación, pero no se mete en detalles, que quizá sí son necesarios analizar por su parte, sobre todo cuando el equipo no ha estado al nivel esperado en estos dos últimos partidos, salvo la primera parte en Gasteiz, y cuando había tanto en juego.

Han sido dos partidos con ciertos parangones. El Athletic fue muy superior al Alavés en el primer acto, donde pagó muy caro su falta de pegada, sobre todo por parte de Aduriz, la gran referencia que no tuvo su día. En el segundo periodo se diluyó tras el tanto de Theo y solo reaccionó de forma atorada. El domingo sucedió algo similar. En esta ocasión, los rojiblancos llegaron al descanso con ventaja en el marcador, gracias, esta vez sí, a la inspiración de Aduriz, pero a vuelta de vestuarios no supieron gestionar el duelo, a imagen y semejanza de Gasteiz. El tanto de Szymanowski supuso todo un jarro de agua fría y el técnico tampoco encontró soluciones para evitar el fiasco.

Valverde ha tomado decisiones casi repetitivas cuando estos dos últimos encuentros se pusieron feos. Tiró de manual, del suyo. Llama la atención que en ambos casos Iñaki Williams, en otros enfrentamientos decisivo por su impacto, fuera sustituido cuando tocaba aportar músculo ofensivo. El domingo le retiró poco después de que un error del bilbaino propiciara el empate pepinero. En Mendizorro-tza también prescindió de Balenziaga, como ante el Leganés, y comparecieron Sabin Merino y Lekue, revulsivos baldíos en estos dos últimos compromisos.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120