Gran Premio de España

Hamilton y otros factores

El inglés gana el Gran Premio de España beneficiado por la colaboración de Bottas (frenó a Vettel cuando era líder), la aparición del ‘safety car’ y el planteamiento de Mercedes

Eduardo Oyarzabal - Lunes, 15 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 07:42h

El inglés Lewis Hamiltos celebra su segunda victoria de la temporada, lograda en el Gran Premio de España.

El inglés Lewis Hamiltos celebra su segunda victoria de la temporada, lograda en el Gran Premio de España. (Foto: Afp)

Galería Noticia

El inglés Lewis Hamiltos celebra su segunda victoria de la temporada, lograda en el Gran Premio de España.

Bilbao- Bendita la competencia que brindan en la Fórmula 1 contemporánea Mercedes y Ferrari, que parieron en el Gran Premio de España la carrera más emocionante del curso y una de las más espectaculares de los últimos tiempos. Y todo gracias a ello, a la noble y añorada rivalidad.

Lewis Hamilton, que gozaba de la ventaja que concede la pole, se benefició además de alianzas fortuitas que le espolearon en pro de la victoria: sacó partido de la estrategia de Mercedes, que gracias al desarrollo de la carrera pudo ordenar a Valtteri Bottas -que tenía garantizado el tercer cajón del podio aunque abandonaría por fallo mecánico en la vuelta 39- que frenara el ritmo de Sebastian Vettel, y también de la aparición de un coche de seguridad virtual. Hasta que no entraron en juego estos factores que tan inteligentemente supo interpretar Mercedes, Vettel venía haciendo un papel impecable. Lideraba dejando escaso margen para la esperanza de Hamilton, que rodó en segundo lugar la mayor parte del evento tratando de mantener viva la posibilidad de triunfo. Mientras tanto, su escudería, principal artífice del éxito, se devanaba los sesos con sus simuladores para ofrecer caminos alternativos hacia la gloria. Ayer el concepto de deporte de equipo quedó tan evidente como determinante fue.

Vettel se mostró certero en su arrancada y en los metros inaugurales se afianzó en el primer lugar. Cuando Vettel conquistaba la plaza de privilegio, detrás Bottas, enfilando el primer ángulo con otros dos coches en paralelo, contactó lateralmente con Raikkonen y este hizo lo propio con Verstappen;los dos últimos abandonaron. Efecto dominó. Además, este accidente hizo que los coches de Raikkonen y Verstappen invadieran la pista descontrolados y al estar en posiciones delanteras, obligaron a casi toda la hilera de coches a esquivarles. Dribling sobre el asfalto. Massa apeló a sus reflejos y abrió su trazada en la salida de la segunda curva y Fernando Alonso, que rodaba por el exterior, fue golpeado y enviado fuera de la pista. Un incidente de carrera no penalizado, ya que la maniobra de Massa era necesaria y Alonso no levantó el pie del acelerador.

El asturiano, desde la séptima pintura de la parrilla, había emprendido la ambiciosa empresa de terminar una carrera -sumaba cuatro abandonos- e incluso de que McLaren puntuase por primera vez esta temporada, pero su gozo se ahogó temprano. Pisó la grava antes de enfocar la tercera curva y enterró todas sus expectativas. Para más inri, el asturiano se vería también perjudicado por el safety car virtual, que salió a pista una vuelta después de completar su segunda parada. Esto dilapidó cualquier opción de puntuar. Acabó duodécimo. Al menos, puede decir Alonso que su monoplaza ha adoptado la fiabilidad que se encontraba huérfana. “El punto de inflexión será cuando Honda traiga algo nuevo”, decía, con la mirada puesta ya en las 500 Millas de Indianápolis. La cita que le mantendrá fuera del próximo gran premio, el de Mónaco.

Desbocado, Vettel presentó al primer paso por meta una ventaja de más de dos segundos sobre su inmediato perseguidor, Hamilton. Radiante, el alemán conservó diferencias que oscilaron entre los 2 y los 2,5 segundos durante catorce vueltas. Acontecía una guerra fría. Un control desde la distancia. Un aplazamiento de las hostilidades. Vettel y Hamilton se dieron coartada hasta la primera de las dos visitas a los garajes. Fue entonces cuando Mercedes observó que, copiando la estrategia de Ferrari, la victoria se antojaba harto complicada. Por eso modificó su planteamiento, demostrando capacidad de reacción. Cuando Vettel completó su primera parada, Hamilton se armó de paciencia y permaneció en pista buscando un stint final con mejores prestaciones de neumáticos. Cambió calzos seis vueltas más tarde, un beneficio que se cobraría a la postre. El trabajo de Mercedes buscando alternativas a través de nuevos planteamientos fue extraordinario esta vez. Envidiable tarea.

Bottas tapona a VettelTras detenerse Vettel y Hamilton en los boxes se dio un momento crucial. Bottas, virtualmente tercero, pasó a liderar. En cabeza por no haber parado aún, el finlandés redujo su ritmo drásticamente hasta que Vettel se puso a rueda. Mercedes encomendó a Bottas labores de equipo. Taponó a Vettel y el alemán cedió 6 segundos de su ventaja sobre Hamilton. Cuando Vettel se libró con un adelantamiento del obstáculo plantado por Mercedes, Hamilton rodaba a 3 segundos del teutón.

Sin embargo, Vettel engordó de nuevo su renta hasta los 7,5 segundos. Aunque entonces emergió un nuevo factor decisivo para el resultado final: en la vuelta 34 apareció el coche de seguridad virtual propiciado por un accidente de Vandoorne. Hamilton aprovechó para realizar su segunda sustitución de gomas y montó blandas;Vettel paró una vuelta más tarde para colocar calzos intermedios pero cuando ya se había relanzado la carrera. Esto anuló toda su renta. De hecho, uno de los momentos más impresionantes llegó cuando las diferentes estrategias de Ferrari y Mercedes hicieron converger sobre el asfalto a sus pilotos. Vettel dejó los boxes y al incorporarse a la pista coincidió con Hamilton, en paralelo. Vettel, testarudo y osado, sostuvo el pulso y preservó el liderato. Tenía ganado el interior y eso le permitió arrinconar en la salida de la curva 1 al inglés, que no tuvo más remedio que ceder. “Hemos estado cerca de chocar. No me dejó espacio. Pudo haber contacto, pero lo evité y lo he disfrutado. Si me hubiera golpeado, sería diferente”, dijo Lewis, ya a distancia de DRS del liderato.

El compuesto de los neumáticos sería el último condicionante y el que daría la puntilla a Vettel, impotente testigo de cómo los acontecimientos sonreían a Hamilton, que sacó provecho de los guiños del destino.

Hamiltón acosó a Vettel, que se defendía irreprochable. Pero la protección del liderato perduró seis abrazos al circuito de Montmeló. Corría la vuelta 44 de las 66 pactadas cuando Hamilton doblegó a Vettel en la recta de meta. El inglés, con gomas blandas, tenía prisa por ser líder antes de que Vettel pudiera obtener rédito de sus neumáticos más duros, los cuales no tuvieron especial efecto. De hecho, el germano claudicó al ser rebasado, a pesar de su exquisito pilotaje. Remaba a contracorriente de los caprichos del devenir. La acción de Bottas y el surgir del safety car eran agentes ajenos a sus dotes y que primaron a Hamilton, autor de su segundo triunfo del año, número 55 de su currículo, y a 6 puntos de Vettel en el Mundial en lugar de a 13. “Es la batalla más dura que recuerdo. Así es como tiene que ser el deporte en cada carrera. Es por esto que corro”, dijo, honesto, Lewis. El nivel de los rivales otorga mayor valor al triunfo. Y es que ayer fue evidente la diferencia entre máquinas: en la vuelta 50, todos excepto Hamilton, Vettel y Ricciardo -fue tercero y dio a Red Bull su primer podio del año- habían sido doblados;Alonso por partida doble.

Carlos Sainz, por su parte, salió duodécimo. Merced a los abandonos y su destreza acabó en un más que digno séptimo lugar. En cuanto a Alonso, en las postrimerías pasó a dos Williams y maquilló su discreto papel.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Otros deportes

ir a Otros deportes »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120