Valentín Ibarra Geólogo

Entre mapas hasta el Cretácico

Valentín Ibarra ha publicado su primer libro sobre la expulsión de los judíos de Balmaseda

Geólogo aficionado a la historia, comenzó investigando el árbol genealógico de su familia

Lunes, 15 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 07:40h

Valentín Ibarra, geólogo.

Valentín Ibarra,geólogo. (Foto: E. Castresana)

Galería Noticia

Valentín Ibarra, geólogo.

Elixane Castresana

Balmaseda- Cuando asegura que ha estudiado el pasado de Balmaseda retrotrayéndose hasta el Cretácico parece que habla en sentido figurado, pero no. Lo dice literalmente. Geólogo de formación, Valentín Ibarra ha publicado su primera incursión en el mundo de la investigación histórica con un análisis sobre la villa que culmina con la expulsión de los judíos en 1486, antesala de lo que los Reyes Católicos decretarían en 1492 en el conjunto de sus territorios. Ordenar y poner por escrito toda la información le ha llevado algo más de un año, aunque suma mucho más tiempo escudriñando en los archivos. “Al principio lo hice por saber más sobre mi árbol genealógico, siguiendo la máxima de conócete a ti mismo”. Logré remontarme hasta el siglo XVI. Después empecé a leer libros, porque en Balmaseda tenemos grandes historiadores, desde Martín de los Heros y Bedia a Julia Gómez Prieto y Txomin Etxebarria”, repasa.

Valentín Ibarra, por su parte, ha intentado “contar cosas que no se hubieran dicho, haciendo un gran esfuerzo de documentación y cartografía e inventarios de bienes”. Así, en las páginas del libro se pueden encontrar doce mapas y planos referentes a distintas épocas. Para ello, ha exprimido su tiempo libre, “dedicándole sobre tres o cuatro horas al día”. A la hora de pasarlo a limpio “la experiencia previa en escritura, aunque fuera en otro tipo de libros, me ha ayudado bastante”. La kultur etxea de Balmaseda se llenó para escucharle. Y entre los asistentes se encontró con viejos conocidos y otras personas que influyeron en su trayectoria vital, con una mención muy especial a Katy Gutiérrez, “mi profesora en el instituto en lo que entonces era primero de BUP, que tiene parte de culpa de que me guste la historia”.

Su formación académica le ha ayudado a seguir la pista a Balmaseda desde mucho antes de que Lope Sánchez de Mena, señor de Bortedo, le otorgara el fuero de Logroño con el que adquirió la categoría de villa en 1199. Se ha remontado cien millones de años atrás, cuando “en máximo auge de los dinosaurios nuestra región estaba bajo el mar, se depositaban arenas en deltas de ríos procedentes del macizo Ibérico, además de formarse barreras de arrecifes”, afirma el Valentín Ibarra geólogo. A partir de ahí ha reconstruido el devenir de Balmaseda a través de los siglos.

Desde la calzada romana que conectaba con Castro Urdiales y marcó la fortaleza de la villa como enclave estratégico - “había que fomentar rutas terrestres y se vio que Balmaseda era el lugar idóneo para una última parada antes de llegar a la costa de Cantabria o Bilbao”- hasta la concesión de la carta puebla el 24 de enero de 1199. Un documento “con incongruencias, que da la sensación de que se hubiera transcrito”.

Perdiéndose en los archivos “lo que ahora facilita la búsqueda a través de Internet”, Valentín Ibarra comprobó que el siglo XV Juan era el nombre más común entre los varones de Balmaseda por delante de Pedro y Sancho, mientras que María se llevaba la pala entre las mujeres, seguido de Sancha y Catalina. También que la hoy calle Correría constaba de tres tramos que aludían a varios oficios, Correría, Calderería y Carnicería.

Así, entre torres, guerras de banderizos y ferrerías se topó con los judíos en Balmaseda. “Me preguntaba qué hizo que fueran expulsados después de una convivencia de más de cien años”, recuerda. La judería se ubicaba “en la parte más degradada, la calle Vieja, lo que hoy es la calle Martín Mendia, según se recoge en el inventario de bienes de 1487-1488”. Después de años de tensión, en los que hay constancia de que una vecina acusó de usura a judíos de la villa, “en abril de 1486 los sacaron por la fuerza de sus casas. Se refugiaron en Villasana de Mena, hasta su expulsión en 1492 de los reinos de Castilla y Aragón”. Entonces se encontraban en Hervás, tres de los exiliados de Balmaseda. La judería del municipio cacereño que compitió con Pozalagua en 2013 en el concurso de la Guía Repsol y que ganó Karrantza.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Ezkerraldea-Enkarterri

ir a Ezkerraldea-Enkarterri »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120