Ezkerraldea

Dos años dando vida a Portugalete

Merkatua Celebra su segundo aniversario llenando el Casco Viejo jarrillero de actividades y ambiente

Un reportaje de Miguel Ángel Pardo - Lunes, 15 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 07:41h

Merkatua sacó ayer el zumba a las calles del Casco Viejo de Portugalete.

Merkatua sacó ayer el zumba a las calles del Casco Viejo de Portugalete. (Foto: Merkatua)

Galería Noticia

Merkatua sacó ayer el zumba a las calles del Casco Viejo de Portugalete.

un pueblo, un barrio lo hacen sus gentes. Son ellos quienes, día a día, dan vida y ponen color a las calles haciendo de cada lugar un enclave único. El Casco Viejo de Portugalete es un lugar emblemático, cargado de la historia que generación tras generación se ha ido escribiendo. Todo ese legado no se puede olvidar, hay que preservarlo y potenciarlo adaptándolo a la nueva realidad. El antiguo mercado de abastos de Portugalete es uno de los grandes símbolos del Casco Viejo jarrillero, pero corría el riesgo de caer en el olvido al estar inutilizado. Así, un grupo de vecinos de esta zona de la noble villa creó hace dos años Merkatua, un colectivo que es el encargado de dinamizar y llenar de actividad las instalaciones del antiguo mercado gracias a un convenio que suscribieron este grupo y el Consistorio portugalujo.

Este proyecto nació dentro del Plan Especial para el Casco Viejo y, dos años después, se ha visto que la receta del trabajo comunitario y la autogestión ha salido a la perfección. Por ello, a lo largo de este pasado fin de semana, Merkatua ha celebrado su segundo aniversario con un buen número de actividades que han sido una muestra de dos de sus pilares básicos: dinamizar el Casco Viejo y servir de punto de encuentro para los vecinos de esta zona. “La respuesta que ha habido a lo largo de estos dos años por parte de la gente ha sido impresionante, en algunos momentos hasta nos hemos sentido desbordados”, señala Ander Arrillaga, una de las personas que ha dado vida a este proyecto en el que desde Merkatua han tirado de imaginación. Solo así se puede hacer frente a la escasez de medios y hacer del antiguo mercado de abastos un lugar en el que lo mismo se pueda hacer una charla, que diversos talleres, espectáculos y, por ejemplo, también ofrecer a los más pequeños de Portugalete un lugar en el que poder jugar, disfrutar y conocer a otros niños.

Las cosas grandes se logran a base de trabajo, dedicación e ilusión y Merkatua ha hecho en estos dos años cosas realmente grandes. En la retina de muchos portugalujos y de vecinos de otras localidades de Ezkerraldea aún perviven las imágenes de gente anónima llevando hasta el antiguo mercado ropa, calzado y juguetes entre otros para enviar a los refugiados sirios. Aquello empezó como una iniciativa pequeña y acabó llenando dos contenedores que tuvieron que salir cargados en sendos camiones. “Eso nos dio a conocer a mucha gente. Había gente que había oído hablar de Merkatu, pero que aún no había venido y esa iniciativa acercó a muchas personas. Posiblemente esa haya sido la mayor movilización ciudadana que hemos logrado en este tiempo”, recuerda Ander. Así, han cambiado radicalmente el panorama que existía en el antiguo mercado, que ha pasado de estar cerrado a cal y canto a ser un lugar lleno de actividad. “Un lugar, un punto de encuentro como este es algo que necesita cualquier municipio o barrio. Hay que facilitar a la ciudadanía lugares, espacios en los que hacer cosas y que sean un punto de encuentro”, reflexiona Ander. Eso es Merkatua, un lugar en el que pueden encontrarse, por ejemplo, las personas que practican zumba y que, ayer, sacaron a las calles del Casco Viejo esta práctica para, de este modo, decirle a los jarrilleros que Merkatua ya ha cumplido dos años. El pasado año, cerca de medio millar de portugalujos se hicieron merkatulagun, es decir, colaboraron con este espacio ciudadano aportando diez euros y, próximamente, van a iniciar la campaña de Merkatulagun de este año con el objetivo de que, al menos, cerca de 500 vecinos de Portugalete ayuden a que Merkatua siga impulsando iniciativas.

PorvenirEl camino que ha andado Merkatua en estos dos años ha sido muy largo, pero aún queda una larga senda por recorrer para que el Casco Viejo jarrillero no pierda su esencia. “En mi opinión, el reto que se nos presenta es seguir trabajando para que este barrio mejore. Esa labor debemos hacerla no dentro del mercado, sino en la calle, para tratar de dar respuesta, entre todos, a las necesidades del Casco Viejo”, indica Ander. Y es que, en aquella asamblea de vecinos en la que comenzó a gestarse Merkatua, además de reabrir las instalaciones del antiguo mercado para crear un espacio vecinal, también se fijaron otros objetivos como el tratar de dar salida y actividad a los locales y solares que están vacíos en el Casco Viejo. De momento, el mercado ha olvidado su inactividad de antaño y ya lleva dos años sirviendo a los jarrilleros y ofreciéndoles alternativas de ocio.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Ezkerraldea-Enkarterri

ir a Ezkerraldea-Enkarterri »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120