DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
Athletic 1 - Leganés 1

Olor a plomo fundido

El Athletic pierde una ocasión de oro en su agónica lucha por europa que le ha dejado sin fuelle ni ideas

Un reportaje de Jon Mujika - Lunes, 15 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 07:42h

Algunos aficionados acudieron disfrazados al partido.

Algunos aficionados acudieron disfrazados al partido. (Foto: Borja Guerrero)

Galería Noticia

Algunos aficionados acudieron disfrazados al partido.

HABÍA esperanzas fundadas, por mucho que el Leganés llegase a San Mamés con al agua al cuello y una sola bala en el revólver. Pero fue justo ésa la que aprovechó Szymanowski, un argentino bravo que se lanzó a por aquel balón como si se jugase la vida en él, que se la jugaba. El Athletic, convencido de que era poca pólvora aquella para hacerle sangre, se miró la pierna y vio brotar un hilo rojo. No perdió el gesto estupefacto y de asombro, la boca abierta y los ojos como platos, desde entonces y hasta el final del partido. San Mamés intentó llevarle en volandas pero el herido era incapaz. Se le nubló la vista hasta estrellarse, una y otra vez, contra el muro. Parecía un equipo de plomo fundido por el calor -acudieron a por agua una y mil veces...- y por el golpe al hígado, esos puñetazos en frío que tanto temen los púgiles.

Se había poblado San Mamés de un buen número de aficionados que acudieron a presenciar el último capítulo de la teleserie del año. Solo se sabía uno de los desenlaces: Iraizozse iba para siempre. Fueron emotivas sus palabras, el manteo de sus compañeros de vestuario y la estampa con su hija en brazos;y fue cortés el gesto del Leganés de esperarle en pie aunque también ellos, los pepineros, estuviesen derretidos. Intuía la grada, en una jornada de transistores, que una victoria despejaba el camino y cuando llegó el ya citado gol del bravo y del error de cálculo de Kepaen aquel balón, se lanzó a animarles. No hubo aliento suficiente. Perdía por aquel entonces la Real Sociedad y el Villarreal no pasaba del empate: el quinto puesto estaba en la mano. Se intuía, también, que Valverdellevaba su última batuta (es un director que no levanta pasiones ni despierta odios furibundos...) pero al coro que dirigía le salió un gallo de aquel puñado de gargantas resecas cuando aspiraba a cantar de nuevo en Europa, algo propio de estas fechas, por lo que se ve. No hubo más noticias que esas: un empate ramplón y dos futuros inciertos.

¿Le faltaron fuerzas al Athletic para coger la última ola de la temporada en San Mamés...? Parece evidente que sí, pero sobre todo le faltaron ideas, como si el plan fuese salir a por ellos, cazarles en una (en esos planes Adurizacostumbra a ser inasequible al desaliento...) y vivir de ese botín, exiguo como se vio a principios de la segunda mitad, cuando el Leganés apostó su última carta al ataque. No le quedaba otra a unos y no podían con otra los otros. Que no se diga que no lo intentaron los leones. No se dirá. Lo que sí puede decirse es que no supieron cuándo ni cómo. Parecían, ya lo dije, un ejército de soldaditos de plomo fundido.

Aquel golpe en frío tuvo la culpa, no lo duden. Por eso se veía a algunos jugadores pedir aliento cuando llegó;por eso se le vio a Raúl Garcíaenrabietado en el cambio, por eso hubo sensación extraña. Porque pareció lo que fue desde el primer minuto, un traspiés que les iba a llevar a la lona.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120