se estrena en el Giro con un triunfo estupendo

Gorka Izagirre se descubre

El de Ormaiztegi, tremendo, se estrena en el Giro con un triunfo estupendo en una etapa en la que Mikel Landa anuncia sus intenciones en la antesala de la ascensión al temido blockhaus

César Ortuzar - Domingo, 14 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 08:47h

Gorka Izagirre celebra su victoria en la octava etapa del Giro de Italia.

Gorka Izagirre celebra su victoria en la octava etapa del Giro de Italia. (AFP)

Galería Noticia

Gorka Izagirre celebra su victoria en la octava etapa del Giro de Italia.

Bilbao- Cinco años atrás, en Falzes, a casi 1.000 kilómetros de Peschici, que posee el encanto de las casas blancas asomadas a la balconada del sugerente Adriático, turquesas sus aguas de anuncio, Ion Izagirre elevaba el apellido de José Ramón, su padre, a los altares del Giro. Un Izagirre escrito con letras rosas. Gorka, el hermano mayor, consejero y confidente de Ion, deletreaba su nombre con la sobriedad de la grafía rectilínea y negra de los escribas. Sin arabescos, requiebros ni poesía. La de Gorka es la vida de los anónimos. Un hombre pendiente del resto. Se talló Gorka como un infatigable trabajador, estupendo mayordomo, insobornable escudero, la columna en la que cualquiera quisiera apoyarse porque nunca cede. La clave de bóveda. Un muro sólido. Mármol de Carrara. Ese papel secundario le hizo invisible a los ojos apasionados de la victoria, que le esquivó la mirada. Le dio largas. Apenas algún guiño en carreras de escaso voltaje. Lo suyo era el tajo, los escenarios sin alfombra roja, la entrega fuera de los focos. “Mi hermano tiene mucha calidad si le dejan hacer”, recuerda Ion cada vez que glosa la figura de Gorka. En Montesanto, donde elevaba el mentón el final de la agitada etapa del Giro, al fin despierta la carrera italiana, Izagirre, de nombre Gorka, se reivindicó a voces. Se desprendió del silencia y del buzo de operario para vestir de esmoquin, que luce más. La sastrería también cose la lucha de clases. Pero incluso en el podio, en el mejor de sus días, el de un gran estreno, Izagirre mantuvo el perfil serio que le acompaña y los guantes, siempre los guantes, que le recuerdan que las suyas son las manos dignas de un currante.

Ese detalle significa a Gorka Izagirre, tan poco habituado al confeti y a los festejos, que giró el cuello después de atravesar la meta, como queriendo certificar una vez más que su sueño era real y que Visconti, su rastreador, no podía sisarle su gran momento, “mi mejor victoria”. Faltó que se pellizcara Gorka después de su despegue en una cuesta picuda, justo cuando Conti, que volaba sobre un cohete, resbaló en su ímpetu y se fue al suelo en una herradura. Mala suerte. Caprichos de la fortuna. “He dudado un momento”, relató Izagirre. Después se despegó de la incertidumbre para enfrentarse al destino. “Un kilómetro que se me ha hecho muy largo”. Esos mil metros reafirmaron la calidad de Izagirre, que voceaba una consigna. “A tope”. Gorka, en el lugar que siempre quiso. No estaba dispuesto a quedarse como la gabardina de Bogart en Casablanca, en la nostalgia de “siempre nos quedará París”. Aquello era Italia. Lejos de cualquier rapto de melancolía, Izagirre, el pendiente de pirata al asalto, los ojos comiéndose la cuesta, atravesó su Cabo de Hornos. Sabía que Visconti, compañero de Nibali, al que salió a marcar en el Sant Angelo, no aflojaría. Sin los grilletes de las órdenes de equipo, liberado, corriendo por su nombre, Gorka cayó en cascada sobre una rampa dura, exigente. Ganó con los guantes puestos en un día que hubo boxeo después de una semana de guante blanco en la carrera rosa.

LAnda se pruebaMikel Landa, cuyos guantes son negros, el color del Sky, van cargados de dinamita para lanzar directos. El murgiarra se subió al cuadrilátero cuando observó que el mecano de los equipos cedía, que la carrera estaba disparada y el caos se hacia un hueco tras días de quietud. Gorka Izagirre, Visconti, Conti y Luis León Sánchez galopaban hacia la grupa de Peschici. La velocidad y la dureza revoloteaban en el guion del día. Mikel Landa leyó el pregón a pleno pulmón. Vocalizando cada pedalada. Asfixió el manillar por la parte de abajo, su firma, y tomó altura. “Quería recuperar sensaciones tras varios días llanos”. El deseo de Landa era un quebradero de cabeza para el resto. También para el Movistar. Gorka Izagirre iba por delante, pero el temor que infunde Landa cada vez que se pone de pie puso en guardia a los pretorianos de Quintana y a los camaradas de Pinot, que apagaron la llama de Landa en cuanto pudieron. Les costó un rato porque el alavés, rebelde, no se entregó. “He visto que se desarmaban los equipos y lo he intentado, a ver si se animaba alguno más”. Landa, seductor de montañas, no puedo engatusar a nadie más. El resto sabe que ir con Landa es negociar con nitroglicerina, así que la alianza se produjo para reducir al alavés, un dinamitero. A pesar de la captura, a Landa le salió esa media sonrisa tan suya que suena amenazante. “Estoy contento”, apuntó. Con el Blockhaus parpadeando en la esquina de hoy, el alavés demostró su jerarquía y envió un mensaje a Geraint Thomas, con el que comparte sidecar en el Sky.

Por una vez, Gorka Izagirre no tenía que mirar al lado, ni preocuparse por los pasajeros. Tácticamente exquisito, el de Ormaiztegi volteó su naturaleza gregaria. Interpretó de maravilla las corrientes internas de la carrera. Excompañero de Visconti, supo Izagirre que debía fintar al italiano, un trilero. Dio carrete a Conti, más bisoño, siempre al frente en el tramo definitivo. Al italiano se le deshojó la margarita en una curva apresurada. El no de Conti fue el sí de Gorka. Emergió entonces Izagirre. Con el voltaje necesario lanzó su descarga eléctrica. Ser o no ser. Hamlet frente al espejo. Cerró la puerta y se despidió de sus jornadas en la factoría. Se subió a un flamante descapotable y sintió la brisa del triunfo en el rostro. No existe mejor sensación. Al fin, libre. Sin capota. Al descubierto. Salvo por los guantes, que nunca se quita.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Información relacionada

Más sobre Ciclismo

ir a Ciclismo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120