Eukene Santiago Persona en acogida

“Realmente, no me siento acogida porque son mi familia”

Eukene Santiago tiene 25 años y a los cuatro salió de casa de sus padres biológicos, porque, por diferentes motivos, no podían atenderla como merece un niño

Laura Fernández Fotografía: José Mari Martínez - Domingo, 14 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 08:46h

Galería Noticia

Bilbao- No se acuerda del motivo para que con tan solo 4 años tuviese que ir a una familia de acogida, aunque también admite que, tampoco lo ha preguntado. Aún vive con su familia de acogida, y tras 19 años conviviendo con ellos, echa la mirada hacia atrás para contar a DEIA su experiencia.

¿Cómo recuerda su infancia?

-La verdad es que no me acuerdo mucho de esa época. Era muy pequeñita cuando me acogieron. Estuve en dos refugios y, con la primera familia no me sentía muy cómoda, así que con seis añitos me destinaron a la familia con la que estoy ahora.

¿Cómo fue la primera impresión?

-Me acuerdo de la primera vez que fui a casa porque estaban esperándome mi ama y mi hermana. Las dos rubias y más o menos de la misma altura. Y con seis años solté: ¿me dais a elegir? ¿quién va a ser mi madre? (risas).

Con una nueva hermana... y a quien poder quitar los juguetes.

-Sí (risas). Me saca cinco años y me acuerdo que ella iba gritando: “¡Tengo una nueva hermana!”. La verdad es que sí que hemos tenido las típicas discusiones que tienen los hermanos pero tengo muy buena relación con ella. Aunque no sea de mi sangre, es mi hermana.

Y los primeros meses en su nueva casa, ¿cómo fueron?

-Tengo esa etapa un poco olvidada porque no me acuerdo mucho pero sé que desde un primer momento me acogieron muy bien y estoy muy agradecida por ello, la verdad. Hace siete años que cumplí los 18 y me preguntaron que a ver qué decisión iba a tomar: si quedarme con ellos o marcharme. La verdad es que lo tenía muy claro porque me quería quedar. Realmente no me siento para nada una persona acogida porque son mi familia y mis referentes.

¿Y su familia biológica?

-Sigo manteniendo contacto con ellos y una vez al mes me acerco a verles. La verdad es que he tenido muy buena suerte porque tanto Isa como Juanjo e Irati (su familia de acogida) se llevan muy bien con mi familia biológica.

Son como dos realidades en una sola.

-Totalmente. Cuando hay algún problemilla se llaman para saber qué es lo que opina la otra parte.

¿Qué perspectivas de futuro tiene?

-He estudiado un grado de atención socio-sanitaria y ahora estoy trabajando en una residencia. Eso también es gracias a Juanjo que se sentaba conmigo para que estudiase porque no era muy buena con los estudios (risas).

¿Y por qué ese grado?

-Lo estudié para intentar ayudar a mis abuelos pero también es una manera de ayudar a las personas que lo necesitan, como en su día hicieron mis aitas conmigo.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120