La villa retorna a su fundación

Balmaseda retorna al medievo

Balmaseda explora su historia ante miles de personas para dar comienzo a un carrusel de actividades medievales

Un reportaje de Elixane Castresana - Domingo, 14 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 08:46h

Hasta el transporte se adaptó a la época en la plaza de San Severino.

Hasta el transporte se adaptó a la época en la plaza de San Severino. (BORJA GUERRERO)

Galería Noticia

Hasta el transporte se adaptó a la época en la plaza de San Severino.

OS concedo el nombre de villa y ordeno dar fuero”. A efectos prácticos, distinguir con la carta puebla significaba que Balmaseda sea “un punto en el camino para pasar de forma obligada a Castro Urdiales y que os otorgo privilegios: he decidido abolir parte de los impuestos”. Así explicó Lope Sánchez de Mena, señor de Bortedo las repercusiones del recién adquirido estatus como si de 1199 se tratara, la promesa de prosperidad gracias al comercio floreciente y el proyecto de amurallar la población para proteger a sus habitantes. Casi veinte años después de que el guion se estrenara durante el 800 aniversario, se retomó el hilo conductor para el acto principal de la primera jornada del mercado medieval. La feria promete hoy más sorpresas gracias a las 24 compañías de música y teatro que se presentaron ante el público bajo una lluvia de confeti. Además, 200 puestos se distribuyen en las calles Correría, Pío Bermejillo y Martín Mendia y las plazas San Juan y San Severino.

A caballo hizo su aparición en ese mismo escenario el señor de Bortedo, encarnado por Txipu, quien puso en valor el apego de los balmasedanos a sus eventos. “Una señora que ha venido de visita desde Valencia me decía que se ha emocionado con el hecho de que hubiera tanta gente implicada”, comentaba al concluir.

Exactamente un mes después de la Semana Santa, y en la misma localización de la Última Cena, más de 400 personas salieron a escena de nuevo, cambiando las túnicas y lanzas romanas por escudos medievales. En el relato sobre el punto de inflexión en la transformación del municipio no faltó el recuerdo entrañable a Zapa, querido compañero y amigo indispensable en las actividades culturales, que falleció hace un año. Y la canción que cierran los participantes en la representación recobró su letra original en las palabras finales: “la villa de Balmaseda hoy comienza a caminar”, que se adaptó en ediciones sucesivas a “lavilla de Balmaseda va con firme caminar”.

Si el peregrino que hace un alto en la ruta a Santiago de Compostela es uno de los personajes que nunca faltan entre quienes se visten a la moda de la época, el casco histórico se mezcló ayer con sus sucesores en el siglo XXI. Y es que cerca de veinte personas llegaron a pie a Balmaseda desde Güeñes para comprobar el estado de la señalización en el trazado del llamado Camino Olvidado. Se trata del itinerario que atraviesa Enkarterri de forma paralela al curso del Kadagua hasta El Bierzo. “Lo hemos hecho coincidir con el mercado medieval y nos quedaremos el resto del día”, señaló Alberto Cantera, de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Bizkaia. “De todos los ramales que discurren por el territorio: desde Pobeña a Cobarón, y lo que estamos siguiendo es de Bilbao a El Berrón”, puntualizó.

Con la agradable temperatura no necesitaron enfundarse las chaquetas que Irene Almeida y su marido vendían en su puesto, confeccionadas en un telar de manera artesanal. Naturales de Oporto, se declararon incondicionales de Balmaseda, “un sitio precioso que nos recuerda a nuestra ciudad;la plaza en particular nos parece espectacular”, alabó Irene sin dejar de atender pedidos. Y es que sus coronas de flores “hechas a mano” se convirtieron rápidamente en tendencia, “y eso que se nota la competencia de otros estands que las ofrecen más baratas que nosotros”. Ella empezó a trabajar a los 14 años y ahora alterna los viajes a ferias temáticas en “España, Alemania, Italia y Portugal” con otros encargos, como tocados para novias.

Horkasitas, de bodaEn torno a las bodas giró el despliegue que tres comercios de Balmaseda realizaron en el palacio Horkasitas, abierto para la ocasión a lo largo del fin de semana. Desde sus respectivas especialidades, tejieron una ambientación de cuento con aires hindúes. Incluyendo la recreación de un enlace que trajo el recuerdo de los fastos vividos hace un año en la torre Loizaga de Galdames.

“Hoy no es día de muchas ventas, simplemente de que se sepa que estamos aquí”, afirmó el sastre Juan Antonio Andrade, el único que continúa con el oficio en Enkarterri. Gonzalo Santamaría, que regenta un estudio de decoración en la villa, adelantó que “muchas parejas se han acercado a preguntar detalles sobre este tipo de celebraciones” en una comarca que tira hacia las ceremonias civiles. El fotógrafo Serafín Palazón completó la terna de participantes.

Todo un mundo en el que también tienen cabida las bodas temáticas en las que la Edad Media brinda una fuente de inspiración. No por la vertiente de aquella sociedad tildada de oscura y tenebrosa que llevaron a Balmaseda los guerreros de la Asociación Napoleónica Valenciana. Napoleónica, sí, porque “comenzamos en 2003 con recreaciones del siglo XIX francés”, según precisó su presidente, Joaquín Blasco. Después, ampliaron el repertorio retrotrayéndose “hasta el imperio romano, con lo cual abarcamos 2.000 años de historia”. En Balmaseda se transformaron en arqueros y mercenarios como los que blandían “armas terroríficas en los siglos XII y XIII: hachas o mazas” que ellos compran “en Alemania y la República Checa, entre otros países. “Hemos venido más veces a Balmaseda y nos encontramos muy a gusto. Es una feria atractiva, corta e intensa”, elogiaron.

Si Javier Díaz empuñara un hacha sería para dar forma a los rostros que hace brotar de la madera como por arte de magia. Con la maestría heredada de su padre ebanista, que descubrió en sí mismo “a los nueve años”, calcó los rasgos de la Dama de Elche, Miguel de Cervantes y, a nivel de Balmaseda, del indiano Martín Mendia. Esta vez ha puesto su objetivo en Jack Sparrow, de Piratas del Caribe. “Espero terminarlo antes de que acabe el mercado”, anunció. Así que, quienes quieran admirar la evolución del tronco pueden darse una vuelta hoy por la plaza de San Severino.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120