niños y niñas acogidos de Bizkaia

La unión de los acogimientos brilla con solidaridad

El municipio Gamiz-Fika se convierte en escenario de una fiesta para las familias de acogida

Laura Fernández - Domingo, 14 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 08:46h

La diputada foral de Acción Social, Sánchez Robles, jugando con niño de acogida. Fotos: Pablo Viñas

La diputada foral de Acción Social, Sánchez Robles, jugando con niño de acogida. Fotos: Pablo Viñas

Galería Noticia

La diputada foral de Acción Social, Sánchez Robles, jugando con niño de acogida. Fotos: Pablo ViñasMartín Tellaetxe e Isabel Iparragirre, una familia de acogida.

Bilbao- Educación, compresión, cariño, calidad de vida, apoyo o vínculos familiares es lo que realmente necesita un niño o niña, menor de edad, para vivir en un entorno saludable y que pueda desarrollar diferentes habilidades tanto emocionales como intelectuales. De hecho, las familias de acogida son expertas en ofrecer todos esos aspectos y de abrir la puerta de su hogar a alguien que a quien apenas conocen.

El municipio de Gamiz-Fika se convirtió ayer en el lugar de encuentro de familias de acogida y niños y niñas acogidos de Bizkaia donde, en un entorno de ocio y disfrute, compartieron su experiencia gozando también de las diferentes actividades que la Diputación Foral de Bizkaia, encargada de llevar los acogimientos, había preparado. Photocall, talleres, herri kirolak, elaboración del talo, ginkana, txalaparta, talo o danzas vascas fueron algunas actividades que se realizaron ayer en el entorno del frontón de este municipio. El principal objetivo de la fiesta fue dar luz a la necesidad que tiene Bizkaia en estos momentos de encontrar familias dispuestas a acoger en sus hogares a niños y niñas que, por diversos motivos, no pueden convivir con sus familias biológicas.

Quien no se quiso perder este encuentro fue la diputada foral de Acción Social, Isabel Sánchez Robles, quien agradeció “de todo corazón” la labor que realizan las familias y, a su vez, apuntó que este proyecto “tiene muchísimo corazón” porque al final es trabajar “para que los niños y niñas que en principio no tenían una oportunidad, la tengan”.

Isabel Iparragirre y Martín Tellaetxe saben de primera mano lo que es brindar una oportunidad. Una pareja que, teniendo dos hijas biológicas, en junio de 2015 se embarcaron en una nueva aventura. Es un tema al que llevaban dándole vueltas “desde hace mucho tiempo atrás”, pero, tras contárselo a sus dos hijas y ver la reacción tan “emocionante” que tuvieron, decidieron dar el paso. El 2 de junio de 2015 sumaron una persona más a la familia con la acogida de urgencia de un niño de un año y medio que permaneció en su hogar durante nueve meses. “Es una experiencia impagable”, dicen.

Por eso, decidieron también abrir las puertas de sus corazones a un recién nacido, que, en agosto de 2016 y con tan solo diez días, se instaló en su hogar hasta el pasado 25 de marzo. “Es muy duro cuando se acerca el día que tienen que marchar porque en realidad no distingues si es un hijo de sangre o no”, aseguran. Pero, también ven una parte “muy positiva” de todo este proceso, porque saben que han ayudado a alguien que realmente lo necesitaba y que ahora “va a poder tirar hacia adelante”.

Nadie mejor que Eukene Santiago para saber lo que significa que una familia te abra las puertas de su hogar sin pedir nada a cambio. Esta joven de 25 años lleva 19 viviendo con su familia de acogida. Sus padres biológicos, por diferentes motivos, no pudieron cuidarla y por eso, Isa, Juanjo y su hija Irati decidieron acogerla. La experiencia ha sido tan buena y “está tan contenta” que, tras cumplir la mayoría de edad, decidió seguir viviendo con ellos. “Son mi familia”, expresa.

CONTACTOA pesar de que Eukene haga su día a día con su familia de acogida sigue manteniendo contacto con su familia biológica. “Tengo la suerte de que nos llevamos muy bien, tanto yo con ellos como mis padres”, asegura.

Precisamente, según apunta la jefa del Servicio de Infancia de la Diputación Foral de Bizkaia, Consuelo Alonso, también presente en la fiesta de ayer, el contacto con la familia biológica, “depende del tipo de acogimiento del que se trate”. Si se trata de un acogimiento de urgencia, “normalmente” la relación con la familia biológica suele ser mucho mayor porque es para un menor periodo. En cambio, si se trata de un acogimiento permanente, como es el caso de Eukene, donde el retorno a la familia biológica será “a más largo plazo”, el régimen de visitas suele ser más amplio.

Lo realmente importante, según esta técnica, es que los menores estén en “las mejores condiciones posibles” y tengan una familia con la que crear vínculos, que les apoye a lo largo de su vida y sea un referente para ellos.

Actualmente, más de 300 niños y niñas menores de edad viven en familias de acogida -cuando cumplen la mayoría de edad se les da la opción de elegir si seguir con la familia de acogida o volver con la biológica-. Pero también hay más de 450 menores que esperan una familia que les acoja. Por ello, según apunta la Diputación Foral, Bizkaia necesita “de manera constante y como mínimo” 35 familias dispuestas a acoger a niños y niñas en situaciones de “alto riesgo y desamparo”: 10 familias para acogimientos de urgencia de menores de 3 años y 25 familias más para poder atender otros casos de menores de entre 3 y 13 años para las otras dos modalidades de acogimiento: temporal o permanente.

Por eso, Isabel y Martín están a la espera de que les vuelvan a asignar otro menor a quien ayudarle. Quieren volver a acoger, es algo que “tienen muy claro” y además, aconsejan a todas aquellas personas que se hayan planteado el acogimiento... “que lo hagan”. Para ello, pueden ponerse en contacto con el 944 47 07 37 o mandar un correo electrónico a acogimientofamiliar@bizkaia.eus. Ahí se les informará de todo el proceso, que principalmente consiste en charlas informativas, explicando los detalles de los diferentes problemas o situaciones en las que están los menores y, aquellos que estén dispuestos a acoger, deben cursar cinco o seis sesiones de formación y valoración psicosocial para determinar sus características y optar por que el niño se encuentre en su familia idónea para vivir.

Acogimiento

450 jóvenes

NIÑOS Y NIÑAS

314

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120