El sacacorchos

La lupa del inmortal Sherlock

Por Jon Mujika - Sábado, 13 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:03h

UN miedo vigilante y previsor es madre de la seguridad, dijeron los clásicos, conscientes de que era una verdad como un templo. A ella aboga la Hacienda Foral, que escudriña la facturación de cada empresa contribuyente con la lupa de Sherlock Holmes, siempre dispuesta a no perderse un centímetro de su contribución. En pie de guerra contra los posibles fraudes en la declaración, los guardianes de la Caja Madre van a vigilar, ojo avizor, cada palabra dada, cada número escrito en los impresos como si fuesen los guardianes de la legendaria prisión de Alcatraz: con la fe ciega en que no habrá un solo prófugo que se escape de sus obligaciones contributivas.

Visto el celo de la vigilancia, uno sospecha que la Hacienda foral es algo así como una serpiente con dos cabezas que miran una y otra vez todo cuanto les rodea. Habrá, como es inevitable, alguien capaz de darles el esquinazo, pero la inmensa mayoría cae en manos de los celadores, gente perita a la hora de dar con los huesos de aquel cuanto cree que defraudar sin ser visto es antes un delito de manos largas que un mérito plausible.

No hay nada en el torreón del vigía o en el palo mayor al que trepa el marinero en alta mar que no se intuya en el horizonte. A buen seguro que alguna mente habilidosa será capaz de excavar ese túnel que le prohíben usar, encontrarán la ruta para salir del atolladero sin mancharse las manos, quien sabe si no con guantes blancos. La palabra IVA se ha convertido, para todos ellos, en un santo y seña que marca la ruta hacia la tentación. No en vano, en su nombre actúan un sinfín de posibles defraudadores que son capaces de pagar con billetes de 3.000 euros sin hacer un solo aspaviento, como si fuese moneda y dinero de curso legal.

Quienes buscan al delincuente levantan todas las alfombras, persiguen cada paso dado por los sospechosos por si, por un desliz, dan un paso al lado en lugar de un paso al frente. No por nada, hay gente con habilidades matefóricas,que dirían Karra Elejalde y toda la gente dispuesta a sumar en este proyecto.

Visto lo visto, habrá que reseñar que no solo la buena gente que boxea contra la Hacienda Foral ha sacado ventaja a los puntos. No en vano, Tomás del Hierro, concejal de Seguridad Ciudadana, explicó los avances que da la Policía Municipal para que los bilbainos puedan sentirse seguros y atendidos en el momento en el que se produce un delito y cómo abordar una situación que acalora a los justos a la hora de pagar impuestos.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120