231 contribuyentes investigados por la Hacienda foral

Las denuncias ciudadanas hacen aflorar más de 11,5 millones de fraude fiscal en cinco años

Los avisos de vizcainos a la Hacienda foral ante posibles prácticas fraudulentas se disparan hasta las 227 anuales

Aitziber Atxutegi - Viernes, 12 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:03h

Una persona rellena un formulario IDP para interponer denuncias ciudadanas ante posibles casos de fraude fiscal ante la sede de Hacienda de Bilbao.

Una persona rellena un formulario IDP para interponer denuncias ciudadanas ante posibles casos de fraude fiscal ante la sede de Hacienda de Bilbao. (Foto: Borja Guerrero)

Galería Noticia

Una persona rellena un formulario IDP para interponer denuncias ciudadanas ante posibles casos de fraude fiscal ante la sede de Hacienda de Bilbao.

Bilbao- Las denuncias ciudadanas han permitido a Hacienda aflorar en los últimos cinco años más de 11,5 millones de euros de fraude fiscal. Este tipo de avisos que realiza la ciudadanía cuando detecta que se puede estar llevando a cabo una práctica fraudulenta se ha disparado en los últimos años, hasta llegar hasta las 227 denuncias que se recibieron el año pasado. “Cada vez hay más colaboración porque hay más conciencia de que todos tenemos que participar en la lucha contra el fraude”, considera Aitor Soloeta, director de la Hacienda foral.

En el último lustro, 231 contribuyentes han sido investigados, o lo están siendo actualmente, por posible fraude fiscal a raíz de denuncias presentadas por ciudadanos. Gracias a estas inspecciones, se ha logrado aflorar un fraude de 5,3 millones de euros, 712.000 euros en concepto de intereses y 2,2 millones de euros en sanciones. A estas cifras hay que añadir, además, las denuncias que permitieron destapar delitos fiscales, como el notificado en 2011, y que supuso más de tres millones de euros: 2,5 de cuota y 550.000 euros de intereses. “Como cifra no es pequeña, pero es sobre todo destacable en cuanto a lo que supone de concienciación y corresponsabilidad de la ciudadanía”, valora Soloeta.

Cualquier ciudadano que tenga conocimiento de que se está cometiendo una infracción tributaria puede denunciarlo. El abanico de vías que abre Hacienda es amplio;el objetivo es poner todos los medios disponibles en la lucha contra el fraude. Desde 2012, se estableció un modelo de impreso específico para este fin (IDP), en el que los ciudadanos pueden conocer la información que es conveniente aportar, aunque también se puede realizar a través de la página web o mediante un simple escrito entregado en las oficinas forales. Incluso reciben a ciudadanos que se personan en las propias instalaciones de Hacienda. Han descartado, eso sí, la vía telefónica. “En otras zonas en las que se ha implantado esta vía no ha aportado mucho. Es muy difícil que se aporten datos suficientes en los que sustentar una inspección con una llamada telefónica”, explica Aitor Soloeta, director de Hacienda.

Aunque en el propio modelo el denunciante puede aportar sus datos, de forma que Hacienda pueda contactar con él si necesita más información, se pueden presentar notificaciones de forma anónima. Eso sí, la privacidad en todo el proceso es total: ni el denunciante sabrá qué ha ocurrido con su denuncia ni el denunciado sabrá por qué se le está investigando, “aunque muchos de ellos, sobre todo en casos de trabajadores que han sido despedidos de su empresa, y es un caso habitual de denuncia, intuyen de dónde ha podido venir”.

Una vez que se recibe la denuncia, en Hacienda se elabora un informe previo de cada una de ellas en el que se analiza si la información que se aporta se puede contrastar y, de esta forma, seguir adelante con la investigación. “No vale con que alguien diga que una persona está defraudando;yo tengo que llevar los procedimientos al ámbito de la prueba, tengo que probar todo lo que me está diciendo. En algunos casos no se puede avanzar, porque no hay forma de probar aquello que se está denunciando. Por ejemplo, una persona que nos diga que tal ciudadano, que trabaja en su misma empresa, lleva un nivel de vida más alto que el suyo. De esas hay”, explica a modo de ejemplo Antonio Pérez, subdirector de Inspección. “Yo puedo comprobar si está pagando préstamos muy por encima de su nivel de ingresos pero comprobar los consumos es más complicado. Si se compra un coche cada mes se puede contrastar pero si son compras por ejemplo de ropa en efectivo, ¿cómo lo haces?”, prosigue. Esta es la principal causa por la que prácticamente la mitad de las denuncias se archivan;una denuncia sin pruebas, sin datos, sin nada que permita a los inspectores contrastar si existe un fraude, difícilmente puede avanzar. No es que todas sean falsas, sino que no tienen soporte probatorio;se trata de notificaciones ambiguas, sin una información mínima. Hacienda, eso sí, cuenta con medios para contrastar informaciones, desde visitas in situ de los agentes fiscales, a la hora de comprobar, por ejemplo, si en un domicilio se realiza alguna actividad económica sin declarar, o verificar el consumo eléctrico de una vivienda para ver si está habitada o alquilada.

De las 227 denuncias presentadas el año pasado, un total de 85 derivaron en actuaciones de inspección. Por este motivo se investigó a 44 contribuyentes, ya que una misma denuncia puede afectar a más de un ciudadano y porque algunas pueden derivar de denuncias interpuestas en años anteriores. En manos de inspectores, al denunciado se le notifica que se inicia un procedimiento de este tipo, que se puede prolongar meses, y debe aportar la documentación que se le solicita.

En otras, en cambio, aproximadamente una de cada diez, se aporta documentación suficiente para pedir al denunciado que regularice su situación. Es el caso, por ejemplo, de un ciudadano que aporte un contrato de alquiler que el arrendador no declara. “Ahí no hay más que investigar, porque existe una prueba;se le envía la liquidación directamente”, incide Soloeta.

Las cifras

Inspección

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120