XIV edición

El cuerno volverá a llamar a Juntas en el día de los Montes Bocineros

El monte Sollube acogerá el domingo la cita organizada por las Juntas Generales

Aritz Erdaide - Jueves, 11 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:03h

El año pasado, cientos de personas subieron hasta el monte Kolitza, en Balmaseda, para hacer sonar el cuerno.

El año pasado, cientos de personas subieron hasta el monte Kolitza, en Balmaseda, para hacer sonar el cuerno. (Juan Lazkano)

Galería Noticia

El año pasado, cientos de personas subieron hasta el monte Kolitza, en Balmaseda, para hacer sonar el cuerno.

Bermeo- El sonido del cuerno con el que, según cuenta la leyenda, se anunciaba la convocatoria de las reuniones que se celebraban en Gernika en los siglos XIV y XV volverá a retumbar el domingo para marcar la senda de todos los que se acerquen hasta el monte Sollube, de Bermeo, con el objetivo de celebrar la XIV edición del Día de los Montes Bocineros. Una jornada deportiva y cultural organizada por las Juntas Generales de Bizkaia, en la que una de las cumbres emblemáticas del territorio será el escenario principal de la actividad después de sucesivas ascensiones, años atrás, a las otras cuatro cumbres bocineras: Gorbeia, Ganekogorta, Kolitza y Oiz, nombradas así en las crónicas de Antonio Trueba.

Continuando con la tradición iniciada en 2004 con motivo del vigésimo quinto aniversario del restablecimiento de las Juntas Generales de Bizkaia, cinco clubes de montaña llevan a cabo esta costumbre: Balmaseda Mendi Taldea, Gailurra (Bilbao), Ganzabal (Lemoa), Sollube 707 (Bermeo) y Alpino Tabira (Durango).

La ascensión del domingo estará dividida en dos grupos que iniciarán la marcha desde dos puntos distintos. La primera de ellas lo hará a las 9.30 horas desde la plaza Taraska de Bermeo, mientras que la otra partirá treinta minutos después desde el ayuntamiento de Arrieta. Los participantes ascenderán a la cima del Sollube para cumplir fielmente con la tradición de soplar los cuernos que sonarán a las 12.00 horas, tras dejar atrás seis kilómetros de ascensión.

Según los organizadores, la jornada festiva quiere ser “un recordatorio de relatos románticos del siglo XIX” y por ello, se utilizará nuevamente un cuerno realizado de forma expresa para este día, que ha viajado anualmente por las distintas cumbres bocineras.

Tras el sonido de los cuernos en la cima del Sollube, la organización ha preparado un pequeño espacio festivo en el lugar donde no faltará la música, las danzas y también un pequeño aperitivo. Los clubes de montaña Sollube Taldea de Bermeo y Tallu Mendizale, de Mungialde, encargados de la ascensión deportiva de esta edición, cumpliendo con la tradición cederán el testigo al representante del club Alpino Tabira de Durango para que organicen la subida al monte Oiz del próximo año.

MARCHA CLÁSICA El Día de los Montes Bocineros se ha convertido ya en una marcha clásica entre los aficionados a la montaña y las tradiciones vascas. En la edición del año pasado, cientos de personas acudieron al Kolitza para participar en la llamada a las Juntas Generales de Bizkaia, rememorando las convocatorias que se hacían en el pasado -según las crónicas de Antonio Trueba- para que los representantes vizcainos acudieran a reunirse bajo el Árbol de Gernika y tratar los asuntos que en cada momento histórico han ocupado y preocupado a la ciudadanía vizcaina.

Desde que la tradición fue recuperada en 2004 con la ascensión consecutiva a las cinco montes, en cada edición se han ido pasando el testigo o el cuerno en este caso. y es que aunque históricamente la llamada a juntas se hacia tal y como se recreará el domingo, se sabe muy poco sobre los Montes Bocineros. Tal y como indican algunos documentos históricos, únicamente “se dice” que se usaron para llamar a Juntas y para otros hechos tales como batallas, juramentos, etc. De todas maneras, las referencias conocidas son simbólicas y se desconoce si su uso era completamente real o si se acompañaba de otros modos de comunicación de la época.

En la actualidad se ha comprobado que las bocinas o cuernos no tienen la potencia suficiente para llegar a todos los rincones, así que, si se usaron, tuvieron que estar acompañadas de otros instrumentos de comunicación: edictos, hogueras u otras bocinas, por ejemplo. Los textos encontrados que tratan sobre el tema tampoco dejan claro si las bocinas sonaban para convocar a Juntas o si era un simbolismo dentro de la propia Junta, de tal manera que antes de que esta comenzase tocaban cinco bocinas por cada merindad allí presente.

En realidad, la primera referencia a los cinco Montes Bocineros no se encontró hasta la llegada del siglo XIX, unida a la idea primigenia del iruindarra Pascual Madoz, según dejó escrito en el Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar, conocido popularmente por Diccionario de Madoz. Mito o realidad, este domingo el cuerno volverá a sonar en el Sollube, y aunque esta vez no sea una llamada para unirse en Juntas, sí servirá para unir a un nutrido grupo de personas en una cita convertida en tradición.

En corto

la cifra

14

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120