DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
Jugador del leganés y ex del athletic

Erik Morán: “No me quiero obsesionar con volver”

Se mide a su Athletic casi dos años y medio después de su salida del club rojiblanco, aunque regresó de forma puntual para la pretemporada de 2015. Erik Morán, con todo, dice no tener nada que demostrar

Una entrevista de Pako Ruiz - Jueves, 11 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:03h

Erik Morán.

Erik Morán. (CD Leganés/Juan Aguado)

Galería Noticia

Erik Morán.

Bilbao- Para Erik Morán (Portugalete, 25 de mayo de 1991) el partido del domingo ofrece su punto sentimental por volver a reencontrarse con el Athletic y con varios excompañeros. Regresa, afirma, como un jugador más hecho tras sus experiencias en el Leganés, durante dos etapas, y en el Zaragoza, con un bagaje de 76 partidos en los que ha dado un pasito en cada uno de ellos. Su equipo, además, se juega la permanencia.

La victoria sobre el Betis habrá supuesto todo un alivio.

-Llevábamos tiempo en busca de ello. Queda poco tiempo y estamos solo a un paso para certificar la permanencia. Nos queda sumar un puntito o que pierda el Sporting. Pero sí es cierto que supuso todo un alivio.

Llegan a San Mamés sin esa urgencia de ganar sí o sí. ¿Lo hubieran firmado no solo cuando arrancó el curso, sino también hace unas pocas semanas?

-Sí. Porque sería un mérito llegar a la última jornada sin la necesidad de ganar, pero sabemos que jugar en San Mamés es muy difícil, aunque estamos muy cerca del objetivo y ojalá se cumpla en Bilbao.

¿Qué supone la permanencia para el Leganés?

-Cumplir el objetivo que teníamos, que no podía ser otro para un equipo recién llegado a Primera División. Nosotros luchamos para eso, otros para la liga, otros para la Europa League… En este sentido, habría que entenderlo como un éxito.

Al Athletic, en cambio, solo le valen los tres puntos. ¿Qué partido intuye?

-Como todos en San Mamés. Espero a un Athletic muy fuerte, que saldrá desde el primer minuto a atacar, con mucho balón a Aduriz y Raúl García. Será un partido complicadísimo para nosotros, pero en el que esperamos sacar algo positivo.

¿Cómo define a este Leganés? ¿Cuáles son sus señas de identidad?

-El Leganés tiene las ideas muy claras, sabemos a qué jugamos y somos un equipo que corre mucho durante todo el partido, al que no es fácil ganarle.

Se enfrenta al Athletic casi dos años y medio de su salida de Bilbao. ¿Cómo es este Erik Morán respecto al que se marchó?

-Creo que soy más maduro. Cuando sales de un sitio como el Athletic, donde tienes todo, te das cuenta de que no te vas a encontrar con un club igual. Tienes que ganarte un puesto, promocionarte, adaptarte… A mí me ha ayudado mucho, me ha hecho mejorar.

¿Quién es Asier Garitano para Erik Morán?

-Es un entrenador que me ha dado mucha confianza, tanto cuando estuve en la primera etapa, en un momento muy difícil de mi vida, porque no estaba jugando en el Athletic y necesitaba ese punto de confianza;como en esta segunda etapa, cuando llegué desde el Zaragoza tras vivir una situación complicada. Volvió a confiar en mí y es el entrenador que más me ha ayudado.

Como dice, llegó en enero y fue titular desde el primer día, para recorrer once partidos más en Primera División. ¿Está ya hecho como futbolista?

-Juegues tanto en Segunda División como en Primera, aprendes mucho. La Segunda es una categoría muy competitiva y la Primera, es verdad, tiene más ritmo. Pero sí es cierto que puede que esté más hecho.

¿Por qué salió del Athletic?

-La última temporada que estuve solo había jugado cuatro partidos y en dos salí casi en tiempo de descuento. Al final, no estaba teniendo continuidad y tenía que salir para volver a coger esa confianza que igual me faltaba. Necesitaba volver a sentirme futbolista.

¿Sintió que no había dado la talla, que había dejado pasar el tren?

-No. El entrenador confiaba en unos jugadores y sí es cierto que igual me presioné demasiado en que era mi segundo año y que tenía que jugar más. Te das cuenta de que te lo podías haber tomado de otra forma. Hay gente que tiene la suerte de estar mucho tiempo en el Athletic y otros, en cambio, tenemos que salir.

¿Tuvo Valverde suficiente paciencia con usted?

-Confió en mí y después es normal que un entrenador ponga a los que cree que son los mejores. Hablé con él, siempre me ayudó y me dijo cosas buenas. Me dijo las cosas claras y en ese sentido no me puedo quejar.

Debutó con Marcelo Bielsa en Israel junto a Aymeric Laporte. ¿Qué recuerda de aquel momento?

-Fue un partido de Europa League en el que ya no teníamos opciones de clasificarnos y sí fue un poco raro, con muchos canteranos en la convocatoria, pero fue inolvidable porque ves cómo llega el momento que estabas esperando.

En su primer curso en el Athletic llegó a jugar quince partidos de liga, pero le señalaron algunas situaciones, como su error en el estreno del nuevo San Mamés frente al Celta o la expulsión cuando reapareció dos meses después en el Vicente Calderón. ¿Le marcaron un antes y un después?

-Es ese estreno de San Mamés hice un mal pase que acabó en gol, pero son cosas del fútbol. Hay otras acciones similares que no tienen tanto impacto. Para ser la primera vez igual me di cuenta de que tenía que haber reaccionado más rápido. Sobre la expulsión en el Calderón, sigo pensando que se produjo porque era Erik Morán y llevaba cuatro partidos en Primera División. Si hubiera sido un futbolista que llevara siete temporadas, no habría visto dos amarillas. Sí es verdad que fueron momentos duros, pero al final todo pasa muy rápido en el fútbol.

Después, en enero de 2014, falleció de forma repentina su padre, a la temprana edad de 43 años, y el día de su funeral jugó unos minutos en San Mamés ante el Valladolid (4-2). ¿Cómo gestionó aquel caudal de sensaciones? ¿Qué huella le ha dejado?

-Es el momento (se le entrecorta las palabras) más duro que he pasado en mi vida. Yo quería jugar, mi ama me pidió que jugase, porque es lo que le habría gustado a mi aita. Fuimos para delante y poco a poco lo vas asumiendo. No lo superas, pero tienes que seguir.

Ya en el Zaragoza fue padre de una niña, Chloe. Se entiende que su proceso de madurez fue intenso en tan poco tiempo.

-Sí. Vives una nueva etapa, con una hija a tu cargo, la vida la manejas desde otro punto de vista… Es lo mejor que me ha pasado y cuando la veo la cara se me ilumina todo. Tiene su punto duro al inicio, pero aprendes rápido.

Cuando ejerció en el Athletic se detectaba un ‘overbooking’ en su posición, como ocurre a día de hoy y el club se guardó una opción de recompra que expira el próximo día 30. ¿Tiene algún indicio de que la pueda ejecutar o lo cree algo improbable?

-Lo veo improbable. El Athletic cuenta con grandes jugadores en el centro del campo y yo también estoy muy bien aquí. Tampoco me quiero obsesionar con volver. Están Beñat, Iturraspe no juega, San José está muy bien… Es una cosa que creo que no va a suceder de momento.

¿Le pudo penalizar que le compararan con Iturraspe y que le generara más presión?

-Ander (Iturraspe) estaba por entonces a un nivel muy alto y llegó a la selección española absoluta. Creo que había diferencias entre ambos, pero las comparaciones son odiosas. Tampoco es algo en lo que me he parado a pensar.

El próximo día 25 cumple 26 años de edad. ¿Está en el mejor momento de su carrera?

-Espero que haya un momento mejor. Confío en mejorar y aprender más, independientemente de la edad que tengas. Me siento muy bien, pero espero seguir creciendo.

Hablando de deseos, ¿espera jugar el domingo?

-Ojalá. Lo tiene que decidir el entrenador, pero para mí es un partido bonito, por el hecho de volver a disfrutar de San Mamés.

¿Por qué su suplencia ante Las Palmas y Betis en Butarque?

-Somos 25 en la plantilla. Hay bastantes partidos y tiene que haber cambios, sobre todo porque la semana de Las Palmas teníamos tres partidos en siete días. Cuando yo no estaba, también le iba bien las cosas al Leganés.

¿Es el partido idóneo para reivindicarse?

-No creo que tenga que demostrar nada a nadie. Si se lo tengo que demostrar a alguien, es a mi entrenador y a mi club. No es el partido que tenga que estar más metido o tener que reivindicarme, porque ya conocen qué futbolista soy. Es un partido especial pero no por reivindicarme, sino porque vuelves al sitio que te lo ha dado todo y que me ha permitido ser lo que soy.

Herrerín y Unai López no pueden jugar por la famosa cláusula del miedo. ¿Qué le parece?

-Son cosas de los clubes. Unai (Bustinza) no la tiene, en cambio. Son detalles en los que no hay nada que decir.

Dejó de forma sorprendente el Zaragoza en enero. ¿Qué sucedió?

-Fue todo muy repentino. En el último día del mercado llegó la posibilidad de volver al Leganés y estaba sin jugar en el Zaragoza tras el cambio de entrenador. Necesitaba jugar y surgió esta opción, al final se dio y estoy muy satisfecho por ello.

las claves

“Me presioné demasiado en que era mi segundo año en el Athletic y que tenía que jugar más”

“El fallecimiento de mi padre es lo más duro que me ha pasado;mi ama me pidió que jugase (ante el Valladolid)”

“No es el partido que tenga que estar más metido para reivindicarme, ya conocen qué futbolista soy”

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120