la estrella del baserri Elortabarri

‘Felisa’, una cerda de récord

La puerca, criada en un caserío de Loiu, fue sacrificada tras pesar viva 527 kilos

Sandra Atutxa - Miércoles, 10 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:02h

Iñigo Aurrekoetxea posa junto a la cerda ‘Felisa’.

Iñigo Aurrekoetxea posa junto a la cerda ‘Felisa’. (I. Aurrekoetxea)

Galería Noticia

Iñigo Aurrekoetxea posa junto a la cerda ‘Felisa’.

Bilbao- Felisa ha sido la estrella del caserío Elortabarri de Loiu durante varios años. “La gente del municipio ha estado viniendo al caserío porque ha sido una cerda diferente, no solo por el peso que ha alcanzado, sino por su carácter especial”, apunta orgulloso Iñigo Aurrekoetxea. La puerca ha pesado 527 kilos, el triple de lo que suelen alcanzar habitualmente los cerdos. Este peso le ha convertido en la cerda más grande de Euskadi para orgullo de su propietario. “Es un ejemplar único”, repite el baserritarra. Durante dos años Felisa ha paseado con estilo sus voluminosos jamones por las campas donde ha sido criada. “Todos los días hacía ejercicio. Salía a pasear para ejercitar sus patas. Ha sido muy importante para no perder musculatura. Por un lado el ejercicio y por el otro, la alimentación. Ha comido de todo para que no se cansara”, relata el ganadero.

Felisa salió ayer del caserío temprano para ser sacrificada y cuando la pesaron la balanza marcó la cifra de 527 kilos, algo más de media tonelada. Una vez muerto, el animal pesó 449,5 kilos. “Había calculado bien. La verdad es que tiene muy buen rendimiento. Cuando hemos llegado al matadero había mucha expectación por saber cuánto pesaba”, cuenta.

DócilAunque Iñigo asegura que era el momento de llevarla al matadero, reconoce que no fue fácil y que le ha dado pena desprenderse de la puerca. “No le podíamos tener más tiempo. Claro que nos ha dado pena, porque ya era como de la familia. Pero dos años para una cerda es mucho tiempo. Se ha criado como una reina y ha vivido muy feliz”, explicaba a DEIA Aurrekoetxea. Y es que Felisa, además de ser una cerda de mucho peso, tenía un carácter muy dócil. “Era superobediente. Le decía: Felisa, venga, vamos a la cuadra”. Y Felisa sin rechistar iba detrás de Iñigo. “No he visto nada igual”, comenta. La familia de Aurrekoetxea lleva años criando puercos en su caserío en el municipio de Loiu y es la primera vez que han conseguido criar un animal con tanto peso. Las cualidades de Felisa le han servido para que su dueño le haya regalado un año más de vida. Los chorizos y la carne de Felisa se podrán comprar en el obrador Loiuko que Aurrekoetxea tiene en Loiu. “Felisatiene muy buena carne. Nos ha dado unos cuatrocientos kilos de carne que los venderemos en el obrador a nuestros clientes”, concluye Aurrekoetxea.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Qué mundo

ir a Qué mundo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120