El sacacorchos

Vivir en el último día

Por Jon Mujika - Martes, 9 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:03h

Columnista Jon Mujika

Jon Mujika

Galería Noticia

Columnista Jon Mujika

PARA ellos todo termina hoy, siempre es el último día. Y lo más asombroso es que cada vez que esto ocurre, cada vez que se acaba el mundo, la hecatombe les pilla trabajando. Sin haber trabajado nunca en un servicio de urgencias (ahora que lo pienso, algo de experiencia tengo: he sido clientehabitual, por desgracia, en numerosas ocasiones...), uno intuye que hay dos formas de sobrellevar esa sensación de perpetua agonía: liberándose uno de sus sentimientos o aferrándose a ellos. Supongo que los más veteranos optarán por la primera (no se me ofendan los que no renuncian a ellos pese al tiempo vivido en los boxes extremos...) y son los más jóvenes, los primerizos, los aprendices, los que vuelcan el corazón y sus sensaciones en estos primeros pasos.

De ambos me he acordado ahora al leer que el hospital de Urduliz acaba de inaugurar su servicio de urgencias. Me van a perdonar que lo diga, probablemente sin razón, pero el chiste es fácil: llega botando. Ahí va. ¿No ha tardado demasiado -diez meses desde la apertura del centro...-, tratándose de un servicio de urgencias...?

La verdad verdadera es otra: los hombres y mujeres que aquí trabajan son la primera línea de infantería. Saben, ahora que comienzan su carrera en este espacio, que siempre trabajarán a contrarreloj, con la lengua fuera, pero han llegado de manera voluntaria. Digamos que les va la velocidad y el riesgo que se siente cuando la vida entra en una curva peligrosa. No por nada su espacio de trabajo se llaman los boxes y hay pacientes que cada vez que por desgracia tienen que acudir sin pedir cita dicen que han pasado “por talleres”.Visto así, hay que decir que estos voluntarios son gente perita en la fórmula. No en la Fórmula 1, sino en la ecuación necesaria para devolvernos a la pista, de donde no queremos salir.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120