Su exceso puede provocar cirrosis

Descubren dos proteínas capaces de regular la grasa que almacena el hígado

La p53 y la p63 son susceptibles de revertir la acumulación excesiva en este órgano

EFE - Lunes, 8 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 14:15h

Investigadores trabajan en un laboratorio.

Investigadores trabajan en un laboratorio. ( Efe)

Galería Noticia

Investigadores trabajan en un laboratorio.

Las proteínas p53 y p63 son capaces de regular la cantidad de grasa que almacena el hígado y abren expectativas contra la esteatosis, según las conclusiones de un estudio de varios centros de investigación españoles, informó hoy la Universidad de Santiago de Compostela (USC).

SANTIAGO DE COMPOSTELA. La activación de la proteína p53 y la inhibición de la proteína p63, y más concretamente una isoforma específica llamada TAp63, son susceptibles de revertir la esteatosis o acumulación excesiva de grasa en el hígado, una de las enfermedades más frecuentes en las sociedades de países desarrollados que afecta a casi el 30% de la población adulta.

El estudio, publicado en la revista científica Nature, está liderado por la investigadora de la USC Begoña Porteiro, quien indicó en una conversación telefónica con Efe que las pruebas en laboratorio con "ratones obesos" muestran que "las dos proteínas se regulan una con la otra".

Así, cuando hay "un descenso" del nivel de la proteína p53, el nivel de la p63 "se eleva", comentó Porteiro, quien indicó su determinación a estudiar los "mecanismos" reguladores, susceptibles de contribuir a buscar una tratamiento para esa enfermedad.

También subrayó que han hallado en pacientes obesos "niveles elevados de la p63" y que la intención es ahora determinar si esa correlación ocurre también con los niveles de la p53.

El estudio ha sido coordinado por el profesor Rubén Nogueiras, del departamento de Fisiología e investigador del equipo de Metabolismo Molecular de la USC, un laboratorio que estudia la obesidad y la diabetes.

Un grupo científico español del centro de investigación sobre enfermedades cardiovasculares CNIC descubrió también el año pasado niveles elevados de las proteínas p38 gamma y p38 delta y constató que la falta de estas dos proteínas en las células inflamatorias son responsables de la protección frente al hígado graso.

Porteiro señaló que probablemente haya aún muchas más proteínas implicadas en la enfermedad de la esteatosis, que puede estar causada en ocasiones por la obesidad, la diabetes o la ingesta excesiva de alcohol, con consecuencias graves para la salud, aunque mostró su confianza en los progresos para hallar futuros fármacos y tratamientos adecuados.

El hígado graso puede provocar cirrosis, fallo hepático, favorecer el desarrollo de diabetes e incluso promover el cáncer hepático, y actualmente hay pocas alternativas terapéuticas para tratar esta enfermedad.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Internet y ciencia

ir a Internet y ciencia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120