DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
Alavés 1 - Athletic 0

Al Athletic se le olvida ganar

Ofrece un primer tiempo primoroso, pero cae por la mínima tras malgastar hasta seis ocasiones claras

José L. Artetxe - Lunes, 8 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:04h

Muniain, cabizbajo en el centro de la imagen, durante un lance del partido. Reportaje fotográfico: Oskar MartínezVER GALERÍA

Muniain, cabizbajo en el centro de la imagen, durante un lance del partido. (Reportaje fotográfico: Oskar Martínez)

Galería Noticia

Muniain, cabizbajo en el centro de la imagen, durante un lance del partido. Reportaje fotográfico: Oskar Martínez

GaleríaGalería: Alavés 1 - Athletic 0

  • De Marcos y Manu García.
  • Iker Muniain conduce el balón.
  • Deyverson salta ante Beñat.
  • Yeray presiona a Rubén Sobrino.
  • Iñaki Williams se lamenta en un momento del partido.
  • Deyverson trata de controlar un balón.
  • Theo Hernández (i) celebra, con su compañero Deyverson Silva (d), su gol.
  • El entrenador argentino del Alavés, Mauricio Pellegrino.
  • Ernesto Valverde da indicaciones a sus jugadores durante el partido.
  • Iñaki Williams disputa un balón con Theo Hernández y Manu García.
  • Óscar De Marcos disputa un balón con Ibai Gómez.
  • Aduriz disputa un balón con Édgar Méndez.
  • Raúl García disputa un balón con Marcos Llorente.
  • Iker Muniain disputa un balón con Manu García.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

ALAVÉS: Pacheco, Kiko Femenía, Ely, Feddal, Theo, Marcos Llorente, Manu García, Édgar Méndez (Min. 83, Alexis), Camarasa (Min. 66, Sobrino), Ibai Gómez (Min. 74, Toquero) y Deyverson.

ATHLETIC: Kepa, De Marcos, Yeray, Laporte, Balenziaga (Min. 65, Lekue), Beñat (Min. 78, Mikel Rico), San José, Williams (Min. 84, Sabin Merino), Raúl García, Muniain y Aduriz.

Goles: 1-0: Min. 53;Theo Hernández.

Árbitro: Martínez Munuera (Comité Valenciano). Del Alavés, amonestó con tarjeta amarilla a Deyverson (Min. 35). Del Athletic, mostró tarjeta amarilla a Balenziaga (Min. 13), Muniain (Min. 40), San José (Min. 55) y Laporte (Min. 83).

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo sexta jornada de LaLiga Santander, disputado en Mendizorrotza ante 19.127 espectadores.

gasteiz- Más inoportuno, imposible. El Athletic tropezó en Mendizorrotza, a donde llegó lanzado y donde no supo rentabilizar esa inercia positiva. Le traicionó la puntería, su poca pericia para haber resuelto holgadamente un derbi que le arrebata el privilegio de instalarse en la quinta plaza y no depender de lo ajeno a falta de dos jornadas. Si el Alavés pretendía cobrarse una factura antigua, la soleada matinal vitoriana colmó plenamente sus apetencias. Su esforzado triunfo por la mínima no implica el adiós del Athletic a Europa, aunque frena en seco una trayectoria inmaculada y le obliga a ganar los dos últimos encuentros. El de casa con el Leganés, ya figuraba en todos los cálculos, y el del Vicente Calderón, pues no, pero es que se confiaba ciegamente en derrotar al Alavés y lo tuvo en la mano. El cariz que ahora adopta el panorama quizá no sea halagüeño, aunque bastante peor regusto dejó el derbi en sí mismo. Fue un partido ciertamente frustrante porque el Athletic lo manejó a su antojo, lo tuvo a placer para haberlo liquidado como si de un trámite se tratase y falló en los últimos metros lo que no está en los escritos.

Nadie más tiene la culpa de que los jugadores no acertaran a plasmar la neta superioridad exhibida en una primera mitad donde arrasaron sin contemplaciones, merodeando el gol con una frecuencia y una claridad que puede catalogarse hasta de inesperada. Tuvo al Alavés plegado, expuesto a recibir una paliza, y sin embargo fue desaprovechando cada aproximación de modo lastimoso. La penitencia a tanta generosidad se materializó en un espectacular zurdazo de Theo cerca de la hora de juego que alteró por completo el pulso de la contienda y significó la sentencia para un Athletic que no se recuperaría del golpe. Previamente, solo hubo un equipo y salvo un par de veces en que la pelota anduvo por los dominios de Arrizabalaga, que quedó inédito, todo apuntó a una victoria cómoda. Hasta media docena de ocasiones se le escurrieron entre los dedos en medio de un concierto de fútbol acorde a lo apuntado en jornadas precedentes.

Fue un período de absoluto dominio aderezado por incursiones profundas ante las que el Alavés no acertaba a maniobrar. Monopolizó el Athletic la posesión y sin prisas, aunque con una dinámica ágil, fabricó jugadas como seguramente no había imaginado, dada la acreditada fama de enemigo áspero e impenetrable que se ha labrado el grupo de Mauricio Pellegrino. El alarde de autoridad quedó en nada y a la postre se convirtió en una losa en el ánimo del Athletic, sumido en un sentimiento de culpabilidad por el catálogo de concesiones en cuanto el voleón de Theo se incrustó en su red. En ese preciso instante, el derbi adquirió un tono radicalmente distinto: el anfitrión se lo creyó, se quitó de encima los complejos, mientras enfrente surgieron las dudas, así como las urgencias. Lógicamente, el Alavés adoptó una postura táctica a tono con el marcador, no le importó replegarse a fin de explotar unos espacios que antes ni cató y el Athletic se fue apagando, dejó de visitar a Pacheco y se vio expuesto a recibir un castigo aún mayor.

APLASTANTELos cambios de Valverde nada alteraron, algo que no constituye una novedad, en una fase donde el equipo dio síntomas de pesadez y escasa inspiración. Muniain trató de reactivar lo que cobró trazas de misión imposible y el Alavés se mostró entonces pétreo, en la versión opuesta al tramo anterior al intermedio. Porque lo más sorprendente del derbi fue que la acreditada solvencia defensiva del Alavés no asomó por ningún lado en una primera mitad de neto control visitante. Desde un inicio quiso el Athletic tomar el mando y no le costó mucho hacerlo, la verdad. Ni siquiera necesitó apretar el paso, se fue adueñando del juego por pura inercia, bien colocado, seguro, ganando metros hasta situar a sus centrales sobre la línea divisoria. Esa calma a la hora de marcar la pauta fue probablemente lo que impidió la creación de peligro, pero en cuanto se sintió cómodo pisó el acelerador y empezaron a caer las acciones profundas una detrás de otra sin que el cuadro local hallase la fórmula para impedirlo. Beñat asumió la responsabilidad de la distribución con ingenio y prestancia, en torno a él se gestaron una serie de combinaciones, casi todas orientadas a buscar una salida a banda y el posterior centro. También algunos avances se orientaron por dentro, cualquier vía fue válida para profundizar y poner en apuros a Pacheco.

La serie de llegadas nítidas se abrió por el costado derecho, con diferencia el más activo en la ofensiva. De Marcos centró, Williams desvió ligeramente y Ely se anticipó a Raúl García para evitar que fusilase. Un minuto después, Yeray servía para el cabezazo de Aduriz, sacado a córner por el portero. Siguió una fase de auténtico agobio para Pacheco, con rivales penetrando en ventaja en su área. Primero Aduriz, que cruzó en exceso, luego Beñat disparando a placer en la misma frontal, intento que terminó en la madera, y de nuevo Aduriz, que tras controlar con el pecho sacó un tirito sin gracia a tres metros de la portería. El capítulo de oportunidades concluyó con una contra conducida por Beñat, quien cedió sobre la carrera de Williams para que se colase hasta la cocina, donde careció de tino en el pase final.

El descanso le tuvo que saber a gloria al Alavés, había alcanzado intacto la caseta tras sufrir como nunca en casa y, por supuesto, feliz porque seguía en el partido. La lectura del primer acto desde el otro lado desembocaba en una conclusión bastante menos gratificante. Y los peores augurios se confirmaron sobradamente. Ya nada fue igual, Williams malgastó una oportunidad más, vino a continuación la ocurrencia de Theo y fin de la historia. El Athletic regresó a Bilbao aturdido, dejó escapar un partido crucial pese a haber puesto en evidencia a su oponente.

estadísticas

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120