DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
Madrilgo Gortetik

Asoma Pedro Sánchez

El inesperado estrecho margen entre los dos favoritos para liderar el PSOE contiene el aliento en un ambiente político que augura inestabilidad

Juan Mari Gastaca - Sábado, 6 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:03h

columnista juan mari gastaca

Galería Noticia

columnista juan mari gastaca

LAS semanas de pasión no se acaban para Mariano Rajoy. Cuando el presidente acariciaba el sosiego por la vía de ese Cupo que no acaba de entender Ciudadanos ni la mayoría del Estado español, asoma Pedro Sánchez y le mete el miedo en el cuerpo. El inesperado estrecho margen de avales que separa a los dos grandes favoritos para liderar (?) el futuro del PSOE recorre como un sudor frío la médula espinal del establishment que se precia.

Una victoria del candidato más díscolo, camaleónico y heterodoxo del socialismo español agravaría la incertidumbre sobre la suerte de la legislatura. De un plumazo, pulverizaría la unidad de acción de su propio grupo en el Congreso, alentaría las incitaciones de Podemos y debilitaría las utópicas ilusiones del PP de salvar siquiera su acción de gobierno sin doblar la rodilla cada dos días. Un escenario endiablado, siempre la base de un PSOE oficialmente partido en dos bloques, que comprometería la paciencia de Rajoy hasta límites imaginables.

Precisamente ahora que ha abandonado su debilidad por los puros habanos, el presidente no gana para sustos. Le ha bastado arremangarse en medio del fango pestilente de la operación Lezo para liquidar en 48 intensas horas un acuerdo imprescindible con el nacionalismo vasco en materia presupuestaria, que ya lo quisiera el empresariado catalán y así acabar con referéndums de cartón piedra y recortes sociales interminables. Incluso en previsión de la inevitable apelación reivindicativa del resto de autonomías al privilegio del Cupo vasco sería recomendable que se habilitase un roadshow de Pedro Luis Uriarte por cada capital de provincia española para que desplegara su mensaje tan pedagógico como imprescindible en favor de la evangelización de este derecho nuclear del autogobierno.

Pero Rajoy, silente sobre la corrupción porque quizá para él todo se reduce a meter en la cárcel a los presuntos delincuentes, no podía imaginarse que la alegría le duraría tan poco. Justo el tiempo para conocer que Sánchez acaba de abofetear ya con datos en la mano al agazapado aparato de Ferraz y sus sumisas sucursales, que ha apagado los humos presuntuosos de Susana Díaz, y que alienta vivamente la rebelde ilusión de decenas miles de afiliados mientras ridiculiza a los medios de comunicación más implicados en esta pelea.

Con el termómetro político en la mano, es mucho más fácil asegurar ahora mismo el signo favorable del disputado voto del canario Pedro Quevedo a los Presupuestos que la suerte final de las primarias socialistas. Es inimaginable suponer que Quevedo desprecie la pedrea presupuestaria precisamente ahora que tiene en su mano la ocasión histórica de resolver el fatídico empate a 175 votos a sabiendas de que su directo rival, Coalición Canaria, ha vuelto a llenar la cesta con el pragmatismo propio de quien se sabe necesario. Otra cosa bien distinta es acertar la suerte final en medio del carajal socialista. Llega el tiempo de las hipótesis más interesadas, aunque el apretado resultado de los avales, tan decepcionante sobre todo para el oficialismo y sus validos, despeja buena parte del bosque a favor de los intereses sanchistas. Así las cosas, posiblemente acompaña la razón a quienes aseguran que la victoria será más fácil para Sánchez con el voto secreto en la urna del 21 de mayo si ya han sido capaces de alcanzar al empate técnico en una recogida de avales a cara descubierta donde siempre hay alguien con poder en las listas que toma nota. Y en esta tesitura es cuando Rajoy tuerce el morro.

Un triunfo de Sánchez dinamitaría la vida política y económica porque en este empeño los empresarios han puesto todos sus denarios en favor de Susana Díaz. El cataclismo alcanzaría tal magnitud que en semejante coyuntura quizá solo Iñigo Errejón tendrá ganas de reírse. Este cerebro sensato ahora silenciado en Podemos y por el que tantos socialistas suspiran para propiciar la auténtica unidad de la izquierda vería mucho más cerca el objetivo de alcanzar la Comunidad de Madrid. Y en el resto del campamento, aliento contenido porque saben que este desenlace en el liderazgo del PSOE distorsionaría el entendimiento parlamentario del día a día hasta aproximarlo a la confrontación sistemática, tal vez a su paralización. O, peor aún, a la amenaza constante de otras elecciones cada vez que el PP no salga con la suya. Pura inestabilidad para unos y otros.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Política

ir a Política »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120