El sacacorchos

Incómoda realidad

Por Jon Mujika - Sábado, 6 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:03h

NI al más intrépido de los guionistas de la vida se le hubiese ocurrido la realidad quie nos rodea: un mar de incomodidades. Basta con leer las informaciones que rodean esta columna para comprenderlo. A fulanito de tal le molestan los ruidos nocturnos y a menganita de cual que no haya un rockódromo;a Don Zutano le duelen los perros sueltos y a Doña Merengana el volumen de la música en las fiestas populares al aire libre. A según qué comerciantes les contraría que les quiten, qué sé yo, los carteles que colocan en la calzada como reclamo para llamar la atención y a según qué consumidores que los comercios cierren cuando ellos pueden acceder a las compras. Todo es un no (a lo sumo, un “sí, pero...”), hay gente incapaz de vivir en el civismo y queman contenedores... ¡Joder! El mundo es de los avinagrados.

¿En verdad es una ciudad donde pintan bastos, una ciudad tan incómoda como se dice...? De acuerdo que no es una nube de algodón -ninguna lo es, salvo, que yo recuerde ahora, Seahaven, aquel decorado construido bajo una cúpula tan grande que incluye un sol, firmamento y mar artificiales donde todo era plácido...-, pero tampoco el infierno de Dante. Vemos la realidad con las borrosas gafas de nuestras conveniencias (cada cual, las suyas...) y corremos el riesgo de caer en la paranoia de pensar que, ya que nos graban, que nos lo pongan a huevo.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120