Rojo sobre blanco

Espera tranquila

Por José L. Artetxe - Viernes, 5 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:04h

Cuco Ziganda celebra uno de los dos tantos de ayer del Bilbao Athletic en el duelo ante el Castilla.

Cuco Ziganda celebra uno de los dos tantos de ayer del Bilbao Athletic en el duelo ante el Castilla. (Foto: Juan Lazkano)

Galería Noticia

Cuco Ziganda celebra uno de los dos tantos de ayer del Bilbao Athletic en el duelo ante el Castilla.

COHERENCIA y experiencia fueron los argumentos que esgrimió Josu Urrutia para mostrar y tratar de transmitir tranquilidad en un asunto que además, como señaló, está teniendo un desarrollo muy similar al de años anteriores. Es así. Hace dos años por estas fechas aún no había renovado el entrenador y hace cinco, tampoco. En ambas ocasiones continuaron, Valverde y Bielsa. Es verdad que el año pasado ya se sabía para ahora que el entrenador había renovado y quizá este dato, unido a la avidez de los medios, sea lo que ha alimentado la teoría de que habrá cambio en el banquillo.

Según Urrutia, dicha conclusión puede ser precipitada. Aún lo tiene que hablar con Valverde, a quien con razón hoy considera el mejor candidato al puesto. Es una cuestión de principios, al fin y al cabo es quien ostenta la responsabilidad. Por otra parte, quien más fuerte ha apostado por Valverde siempre ha sido el presidente, y es de justicia alabarle el gusto.

Una vez que se reúnan y escuchen lo que han de decirse, bien pudiera ocurrir que el criterio de Urrutia fuese otro. O porque no le ve con energías de prolongar su etapa o porque el propio Valverde valora que es el momento de dejarlo. Y esta hipótesis, tal como expresó ayer, tampoco genera una preocupación en Urrutia. Si deciden separar sus caminos será porque es lo mejor para los intereses del club y punto.

La noticia, sea cual sea, encajará como un guante en una gestión avalada por la imagen y los resultados

En fin, que la experiencia y la coherencia mantienen su vigencia independientemente del desenlace que se produzca. Asimismo, si se ha de proceder al relevo, el Athletic cuenta con una solución a mano. No hace falta hurgar demasiado en las decisiones que en el área deportiva ha adoptado la directiva a lo largo de seis años para entender que contempla todo tipo de escenarios, ha puesto los medios necesarios y se encuentra preparada para que el proyecto siga su curso.

La primera elección, Bielsa, era sin duda la más arriesgada y se tomó conscientemente por tratarse de un hombre capacitado para voltear la tendencia anterior. El riesgo estribaba en la personalidad del argentino, que a la larga efectivamente se reveló conflictiva, no en su ideario o dedicación. El segundo paso fue Valverde, quien sobre el papel ofrecía más garantías que su antecesor por múltiples motivos, aunque se encontró con un problema de inicio, pues debía apechugar (al igual que Urrutia) con la convulsión que rodeó el adiós de Bielsa. Valverde salvó limpiamente el obstáculo, acreditó su valía y ha marcado un registro impresionante. Sus cuatro años, sumados al primero de Bielsa, constituyen el período más fructífero del Athletic desde la década de los ochenta.

Bielsa y Valverde fueron escogidos y promocionados por un Urrutia que si algo tenía claro era la conveniencia de recuperar las esencias del fútbol del Athletic, lógicamente apoyándose en conceptos actualizados, y un nivel competitivo que se ha materializado en logros continuos. Y durante este período hay un tercer elemento, llamado Ziganda, que se ha mantenido ahí, en un segundo plano si se quiere, pero recibiendo un trato exquisito por parte del presidente, que no se ha cansado de equiparar su valía a la de quienes han ocupado el banquillo del primer equipo. Ayer volvió a incidir en ello y habló de “perfiles parecidos”.

El día en que se comunique en qué queda el asunto del entrenador, sea Valverde o sea Ziganda, la noticia encajará como un guante en una gestión suficientemente avalada por la imagen y los resultados. Luego, la siguiente campaña será mejor o peor, con el uno o con el otro, porque esto es fútbol y no matemáticas, pero nadie podrá afirmar que no se ha seguido una línea concreta que hasta la fecha se ha revelado acertada, amén de coherente, como ayer repitió Urrutia unas cuantas veces en su intento por explicar lo que todavía no es posible explicitar porque el equipo sigue compitiendo por volver a Europa y esto es lo prioritario. Ya lo apuntó Valverde, ¿no?

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120