El duque se jubila, la reina Isabel II sigue

El esposo de la reina de Inglaterra dejará de asistir a actos oficiales a partir de septiembre, tras cumplir 96 años

Un reportaje de Paula Baena Velasco - Viernes, 5 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:03h

La reina Isabel II y su esposo, el duque de Edimburgo, durante un desfile militar celebrado el 11 de junio de 2016.

La reina Isabel II y su esposo, el duque de Edimburgo, durante un desfile militar celebrado el 11 de junio de 2016. (Foto: Efe)

Galería Noticia

La reina Isabel II y su esposo, el duque de Edimburgo, durante un desfile militar celebrado el 11 de junio de 2016.

El duque de Edimburgo, esposo de la reina Isabel II de Inglaterra, dejará de asistir a actos oficiales a partir de septiembre, una especie de jubilación comunicada ayer por el Palacio de Buckingham, ante la que la sociedad británica respondió con su agradecimiento al consorte de la soberana.

El Palacio de Buckingham anunció ayer -tras horas de especulaciones después de que la Casa Real convocara una reunión de emergencia sin especificar el motivo- la retirada del príncipe Felipe de la vida pública. El duque de Edimburgo, que el próximo 10 de junio cumplirá 96 años, goza de relativamente buena salud y ayer mismo, apenas una hora después del anuncio, acudía junto a la reina a un servicio religioso y un almuerzo organizado por la Orden del Mérito en la Capilla Real del Palacio de San Jaime.

Durante la jornada se pudo ver al duque en actitud distendida, riendo y bromeando con miembros de la orden, entre ellos el divulgador científico David Attenborough, el dramaturgo Tom Stoppard o el artista David Hockney. A lo largo del pasado año el esposo de Isabel II acudió a 110 actos oficiales y desde 1952 ha asistido a un total de 22.191, algo que continuará haciendo hasta finales del mes de agosto, tras lo cual ya no aceptará invitaciones, aunque “puede ser” que en el futuro asista a eventos públicos de su elección.

El duque de Edimburgo ha asistido a un total de 22.191 actos oficiales desde 1952;el año pasado tomó parte en 110 actos

El príncipe tiene fama de malhablado y, sobre todo, de meter la pata, pero él lo achaca a que la prensa no entiende su humo

El duque de Edimburgo es patrón, presidente o miembro de más de 780 organizaciones, con las cuales “seguirá estando asociado”, aunque no desempeñará “un papel activo”. La nota señalaba que ha sido él mismo quien ha tomado esta decisión, con el pleno apoyo de la reina, que en abril cumplió 91 años. Por su parte, Isabel II “seguirá llevando a cabo un programa completo de actos oficiales con el apoyo de los miembros de la Familia Real”.

La noticia provocó la reacción de todos los políticos británicos, inmersos en la campaña electoral para las elecciones generales del próximo 8 de junio. Tanto la primera ministra británica, Theresa May, como el líder laborista, Jeremy Corbyn, el liberaldemócrata, Tim Farron, y el del Partido para la Independencia del Reino Unido (UKIP), Paul Nuttall, -los cuatro principales grupos que concurren a los comicios- coincidieron en elogiar la labor desempeñada por el duque.

May destacó el apoyo “constante” que el príncipe Felipe ha brindado a su esposa, con la que el próximo 20 de noviembre cumplirá 70 años de matrimonio, y su “servicio al país” durante toda su vida. En la misma línea se pronunciaron el resto de políticos, incluida la ministra principal escocesa, la nacionalista Nicola Sturgeon, y todos ellos expresaron sus “mejores deseos” para el duque de Edimburgo en su nueva etapa.

MalhabladoFelipe de Mountbatten, duque de Edimburgo, conde de Merioneth y barón de Greenwich es el consorte más longevo en la historia de la monarquía británica, a tono con la vitalidad de la reina Isabel, que ya ha cumplido 65 años en el trono. Junto a su esposa, jefa de Estado de 17 países de la Commonwealth, asistió a la coronación en Londres en 1953, los divorcios de sus hijos en el annus horribilis de 1992 y la muerte en 1997 de Diana de Gales -exesposa de su primogénito y heredero del trono, Carlos-, que tuvo un impacto demoledor sobre la rígida familia real británica. Espontáneo y a menudo políticamente incorrecto, el duque de Edimburgo tiene fama de malhablado y, sobre todo, de meter la pata, situación que él ha achacado a que a veces la prensa no entiende su humor. Nacido en 1921 en la isla griega de Corfú, el príncipe Felipe está emparentado con varias casas reales europeas, entre ellas la danesa, la griega, la noruega, los Romanov en Rusia y los propios Windsor de Inglaterra, pues es primo lejano de su esposa, a la que conoció con 18 años.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Qué mundo

ir a Qué mundo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120