Jornadas de Deia sobre el Puerto de Bilbao

Madre de la mar hermosa

El oleaje que provocó la luna llena de DEIA en su 40 aniversario trajo una semblanza del Puerto de Bilbao de ayer, una crónica del ritmo trepidante al que se trabaja hoy y los primeros renglones de un futuro que ya se perfila

Un reportaje de Jon Mujika - Viernes, 5 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:04h

Manuel Núñez, Ricardo Barkala, Ion Ruigómez, Iñaki González y Asier Atutxa, sentados en primera fila del encuentro.

Manuel Núñez, Ricardo Barkala, Ion Ruigómez, Iñaki González y Asier Atutxa, sentados en primera fila del encuentro. (José Mari Martínez)

Galería Noticia

Manuel Núñez, Ricardo Barkala, Ion Ruigómez, Iñaki González y Asier Atutxa, sentados en primera fila del encuentro.

CUARENTA años es un sistema métrico sentimental, la larga navegación de toda una vida. En ellos hay tiempo para mirar al cielo y orientar el rumbo, con la estrella polar como guía, en las noches negras de tempestad, Hay también, cómo no, momentos para mecerse en vaivén de las olas, para dejarse llevar por el viento de cola que te empuja hacia el destino y hacer frente al viento de cara que te azota el rostro. Cualquier hombre de mar te lo dice: cuarenta años a bordo te curten la piel y el espíritu como pocas cosas en este mundo. Saben de qué hablan.También lo sabían ayer los llamados a tomar la palabra en la jornadas, organizada por DEIA en el marco de la celebración del 40 aniversario del periódico, bajo el título La transformación del Puerto de Bilbao: Pasado, presente y futuro. Lo demostró, por ejemplo, el presidente de la Autoridad Portuaria, Asier Atutxa,quien propuso como arranque un juego de espejos: DEIA frente al Puerto de Bilbao. También allí, en la costa y en aquel lejano 1977 de la fundación de DEIA, sonaron las campanas de aleluya: se dio forma al Puerto Autónomo de Bilbao. Ya ven, eran aquellos días de esperanza e ilusiones nuevas.

Han envejecido, cómo no. Y ya se habla desde la experiencia, lo que no significa que se haya dejado de soñar, de pensar en grande. Así lo confirmaron el propio Asier y el director en funciones de DEIA, Iñaki González,quien recordó el espíritu de Simbadal recordar que el Cantábrico es una puerta a Europa para una sinfín de empresas vascas. Le escuchaban, en la cercanía, el director general de Editorial Iparraguirre, Javier Andrés;el director comercial de DEIA, Kike Hermosilla,y gente de su equipo como Josu Molinosy Fernando Pedrosa. Junto a ellos, tomaron la palabra José Barreira,responsable de desarrollo de proyectos de Haizea Wind;el director de Bergé Marítima de Bilbao, Gorka Ormaza;José Ángel Corres, consejero de la terminal de contenedores Noatum, y Manuel Núñez,director de Ingeniería y Desarrollo de Petronor. Voces, todas ellas, capaces de dibujar una marina propia de Joseph Mallord William Turner;de llevar el timón como se supone que hicieron Magallaneso aquel pirata célebre, Francis Drake;de levantar templos sobre las aguas con la determinación de armadores célebres como Aristóteles Onassiso, por qué no decirlo, Ramón de la Sota.A todos ellos capitaneó, con son de mujer bragada (¡uy, perdón! No sé si el adjetivo cuadra, pero ya está puesto...), Joana Pérez.

Entre los presentes como oyentes hubo, cómo no, momentos para la nostalgia. Así, a Isaias Calonge,por ejemplo, se le oyó evocar sus viejos tiempos de capitán de la Marina Mercante y cómo allí mismo, muy cerquita de donde hoy se asienta el Museo Marítimo de Bilbao, escenario de la cita, él vio “no menos de 25 botaduras”. Las historias de la mar también traen viejos recuerdos de viejos naufragios. Se lo contaba a Juanjo Loroñoy Xabier Amezagapoco antes de fotografiarse junto a ellos. No fueron los únicos testigos de la jornada. Por la misma desfilaron, asimismo, Ricardo Barkala, Asier Abaunza, Pedro Mari Sainz,de Viuda de Sainz,José Manuel Casal, Daniel Navalón, Manuel Clausen, Diego Ruigómez, Camilo Álvarez, Gerardo Tiedemann, Juan Correa, Juan Miguel Gondra,acompañado por Iñigo Aspiunza,de DEIA,Llaber Bringas, Asier Barena, Inmaculada Ugartetxe y Gerardo Toroentre otros. Les pudo la curiosidad por conocer el mañana y el sentimiento por evocar el ayer.

El mismo timón o semejante guió a Luis Gaviola, Alberto Marín, Gabriel del Toro, Carlos Rodríguez, Juanjo Pérez, Daniel Garma, José Cirión, Iñaki Real, José Ramón Lertxundi, Jon Anasagasti,senior harbour master del Puerto de Bilbao;Javier Olabarrieta, Nora Martín, Sabin Anuzita, Iñigo Lasueny una larga tripulaciónde hombres y mujeres que embarcaron en esta singladura de DEIA, rumbo al Puerto de Bilbao y todas sus aventuras.

Porque sí, hubo más aún. A la mar bella de la cita se sumaron Joseba Alkorta, Ramón Bilbao, Iñigo Lasuen, Igor Llodio, Jon Latapia, José Castellanos, Manu Ardanza, Javier Agirre, José Luis Hernández, Juan Carlos Garcíay mucha gente curiosa, ya digo, que oyeron hablar del Puerto 4.0, del ecosistema tecnológico e industrial que abriga al Puerto de Bilbao;de dársenas e inversiones millonarias para llevar a buen puerto este proyecto para el siglo XXI;de líneas navieras que exigen para mirarnos con buenos ojos;de sueños y realidades, en suma, que permitieron exclamar a los presentes ese madre de la mar hermosa al fijar su mirada en el Puerto de Bilbao, cuya fundación se remonta a más de 700 años atrás, antes incluso de que la ciudad que le da nombre viese la luz.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Economía

ir a Economía »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120