DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
acuerdo euskadi-madrid

La factura eléctrica bajará para las empresas

En 2018 desaparecerá la tarifa que discriminaba a las compañías vascas conectadas a las redes de alta tensión

Xabier Aja - Jueves, 4 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:03h

Imagen de varias empresas en el territorio vasco.

(Foto: Oskar Martínez)

Galería Noticia

Imagen de varias empresas en el territorio vasco.

BILBAO- Uno de los objetivos centrales que ha perseguido el PNV en esta negociación con el partido político que lidera el Gobierno español en Madrid ha sido siempre el conseguir poner fin a la discriminación en costes energéticos que sufren las grandes empresas vascas, en relación a competidoras situadas en otras comunidades autónomas, por el mero hecho de estar conectadas por razones históricas a las redes de alta tensión de 30.000 voltios.

En el acuerdo se establece una tarifa “justa y competitiva” para las compañías vascas en base a suprimir la tarifa eléctrica que afectaba a las compañías grandes consumidoras de energía de modo que las empresas que estén conectadas a la red en tensiones de 30.000 a 36.000 voltios pasen a abonar el coste de la luz con una tarifa más barata a partir del próximo ejercicio 2018.

Con esta medida, las compañías del País Vasco afectadas podrán ahorrar cerca de 50 millones de euros en su conjunto, según una estimación del sector, lo que les ayudará a mejorar su competitividad.

El acuerdo entre el PNV y el PP sobre la tarifa eléctrica para las empresas no supone ninguna ventaja adicional para las mismas, ya que solo supone poner fin a una discriminación por razones históricas. Como se recordará, el tema deriva del hecho de que en los albores del siglo XX, hace cien años, las primeras conexiones de alta tensión se instalaron en Euskadi y las mismas eran de 30.000 voltios. En los años cuarenta del siglo pasado, la entonces Iberduero siguió instalando estas líneas en los territorios donde operaba mientras que en otros lugares del Estado, de industrialización más tardía, se realizaron conexiones con mayor tensión -en los territorios vecinos de la CAV entre 44.000 y 66.000 voltios-, que con el tiempo se beneficiarían de tarifas más bajas. Así, compañías que hacían lo mismo en un territorio u otro podían tener, y de hecho, tienen conexiones en alta tensión diferente. Algo que se convirtió en problema hace cincuenta años cuando se estableció un sistema de tarifas eléctricas con diferentes precios en función de la conexión en alta tensión. Así, otros cinco territorios, Asturias, Andalucía, Nafarroa, Cantabria y Castilla y León se encuentran en una situación similar, con la diferencia de que en los tres últimos se puede optar fácilmente por conexiones alternativas más baratas y en la CAV no. El sobrecoste energético que han abonado las empresas vascas estos años, en especial desde 2010, cuando el Gobierno español ratificó el mayor coste derivado de conectarse a una red de 30.000 voltios, ha estado siempre encima de la mesa.

De hecho en noviembre de 2013 una negociación política entre el PP y el PNV permitió pactar una moción para instar al Gobierno español de entonces, con José Manuel Soria al frente del Ministerio de Industria, a promover el establecimiento de peajes específicos en las tarifas de acceso para tensiones superiores o iguales a 30 kw, de tal manera que se redujesen los costes industriales y se mejorase la competitividad del sector. El problema es que el acuerdo no terminó de materializarse totalmente.

Como se ve, el sobrecoste energético que lastra a la industria vasca, normalmente intensiva en consumo de energía, es una vieja reclamación del PNV al Gobierno español para así acabar con la discriminación tarifaria que castiga a las compañías de la CAV conectadas a la red de 30.000 voltios. De hecho, se calcula que cerca del 85% de las mayores 200 empresas industriales vascas están afectadas por esta tarifa lo que les ocasiona unos costes superiores a los de la competencia en otros territorios del Estado, lastrando su capacidad de competir pues no hay que olvidar que buena parte de la gran industria vasca trabaja en sectores productivos donde los márgenes son estrechos y los sobrecostes en los inputs locales, como es el precio de la electricidad que es distinto en países y territorios, les afecta en su competitividad global.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Euskadi

ir a Euskadi »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120