El bombín roto

Ya está hecha la maleta...

Por Jon Mujika - Jueves, 4 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 09:20h

Jon Mujika ::VER GALERÍA

Jon Mujika

Galería Noticia

  • Columnista Jon Mujika

Aveces se gana y otras se aprende predican los coach del siglo XXI que lo mismo te espantan un estrés del pecho que te sacuden las migas de la depresión a golpe de palabras rimbombantes. De la misma fuente (Confucio, Sherezade en Las mil y una noches, el Nuevo Testamento o cualquier otro libro espiritual que se tercie...) han bebido los apóstoles del fútbol moderno, aquellos que abogan por la belleza del juego antes que por la emoción de los tuyos, sin detenerse a pensar qué nos mueve el corazón, si un hermoso partido en las playas de Copacabana, sembrado de gambetas, colas de vaca, bicicletas, lambrettas, caños y filigranas, o el Alavés-Athletic, puro pedernal se supone, de este domingo a la hora del Angelus. “Destruiré la sabiduría de los sabios y rechazaré la ciencia de los inteligentes”, reza la primera carta a los Corintios, como si la hubiese escrito alguien que lee la trepidante novela del fútbol, con su clásico trama, nudo y desenlace, antes que quienes ojean este deporte como mira una hermosa postal.

Se acercan las últimas horas de la competición y ya hay quien hace, quienes hacemos, las maletas. Somos, ya lo sé, unos ilusos pero viajamos al país de las esperanzas. Es uno de los grandes logros de fútbol: hacednos creer que es posible lo imposible. ¿Podrá jugar el Athletic el año que viene en la Champion’s?, se preguntan los incrédulos;¿dónde se juega la final este año?, preguntamos los forofogoitias. Para ir reservando hotel. Es curioso;unas ciencias exactas como las matemáticas han despertado la imaginación de miles. Que si la Real Sociedad gana en el Pizjuan;que si el Villarreal en el Camp Nou, que si los tres nuestros son pan comido porque somos inmortales. Ya sé que es una fantasía pero entre los secretos del fútbol también habita ese: el de la última gota de esperanza. Incluso tú, a quien, gustándole el fútbol como deporte, nos tachas de locos y arrebatados mirarás de reojo en Internet, curiosearán con la boca pequeña: qué hizo el Sevilla, qué el Villarreal. Mirarás el reloj y si por un golpe de azar o por esa ley de la improbabilidad que rige el fútbol, se alineasen los astros este domingo, dirás: dentro de siete días todo se habrá esfumado. Pero volverás al transistor, a la página web, a los domingos de fútbol por la tarde. Y si al final de todo nos ves maldecir por lo bajo aquel balón torcido te preguntarás: ¿para qué tanto sufrir, si ya lo sabías tú?

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120