ganador del cinturón estatal del superligero

El despertador de Natxo Mendoza

El boxeador gasteiztarra, ganador del cinturón estatal del superligero, aspira a volver a verse en la lona continental

Un reportaje de I. G. Vico - Jueves, 4 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:04h

Natxo Mendoza posa con el cinturón del Campeonato de España del peso superligero.

Natxo Mendoza posa con el cinturón del Campeonato de España del peso superligero. (Foto: Josu Chávarri)

Galería Noticia

Natxo Mendoza posa con el cinturón del Campeonato de España del peso superligero.

NATXO Mendoza (San Antero, Colombia, 1983) se proclamó campeón de España de los superligeros la noche del 21 de abril, viernes, y el lunes no hubo tregua para él. El sonido del despertador, como un potro de tortura, le chilló al oído que era el momento de levantarse. Eran las 5.30 de la madrugada. Natxo se desperezaba entonces y reponía fuerzas para irse a trabajar. El poseedor del cinturón estatal se encaminó a su cita diaria, que “es lo que da de comer”. No hay piedad para los currantes. “Llevo ya catorce años compaginando trabajo y deporte”, anuncia. “Soy campeón de España, pero tengo que trabajar. Los compañeros que vienen a verme me preguntan que qué hago ahí. Lo que tengo claro es que hay que responder en el trabajo, que vivimos de ello. Gracias a Dios, puedo unir trabajo y deporte, pero es difícil”, dice.

Natxo recuerda que la pelea contra Rubén Rodríguez, cuya esquina decidió que el castigo ya era suficiente en el octavo asalto, “fue dura, pero estoy contento porque nos llevamos el cinturón a casa”. “Rubén aguantó mucho y fue una gran contienda para el público”, espeta el de San Antero. Desgrana el boxeador una pose diésel y analiza que “me suele pasar que empiezo lento y voy aumentando el ritmo según va subiendo la pelea”. El estatal superligero se une a una vida clavada a las doce cuerdas, donde posee el cinturón de campeón de España, el Internacional de la IBF, el Fedelatin de la WBA y el de la TWBA, entre otros.

“El boxeo me viene de familia. Mi padre y mi tío fueron boxeadores en Colombia -una de las potencias mundiales junto a Francia, Inglaterra, Estados Unidos, Rusia, Cuba, Argentina y Venezuela- y me metieron el gusanillo”, relata Mendoza, quien cuenta que “tengo dos hermanos pequeños, uno de 18 años y otro de 21, a los que les va bien en este deporte. El mayor de los dos ha sido campeón colombiano en cuatro ocasiones seguidas. Son amateurs todavía y les queda un año o dos hasta dar el salto a profesionales. Vienen con fuerza. El pequeño estuvo representando a Colombia en los Mundiales de Rusia y tuvo una gran actuación”. El debut de Natxo fue en su país en 2002 después de una gran carrera amateur. Tras tres peleas, tres K.O., cruzó el charco. “Buscaba un futuro mejor y al final he hecho toda mi carrera a nivel europeo”, revela y agrega que “primero estuve en Madrid con Quique Soria, pero decidí cambiar de rumbo. Celaya me ofreció un contrato con mejores condiciones. En 2005 vine a Gasteiz y quise trabajar con él”. Salvo en ese primer tramo, Natxo ha desarrollado toda su carrera deportiva junto a su otra faceta laboral. “Hace ya doce años que me vine aquí. Estoy contento por el cambio. Con EuskoBox he estado muy a gusto y he conseguido grandes cosas. Celaya es muy exigente. Todo lo conseguido es por la exigencia que hemos tenido”, dice Mendoza.

Ocurre que el gasteiztarra puede considerarse el boxeador vasco más prolífico de la actualidad. Destacan las peleas contra el gran Viktor Postol (24-0) en una eliminatoria por el mundial que perdió a los puntos en 2013;contra el campeón mundial, Khabib Allakhverdiev (15-0);contra los varias veces dominadores continentales Levan Kirakosyan (11-2) y John Murray (15-0), contra el quince veces campeón Intercontinental Kevin Mitchell (30-0), contra el excelente campeón de Italia e internacional de la IBF, Ivan Fiorletta (15-2-2), o contra Volodymyr Kravets (24-0), al que arrebató en su casa el Fedelatin de la WBA en 2011. “Estoy contento con mi carrera. He disfrutado de una carrera internacional, peleando contra gente de mucho prestigio. Eso me llena de orgullo. Si te llaman para salir, es porque das espectáculo. Cada boxeador lo que quiere es ir a más. Eso da ganas de seguir hacia adelante. He tenido victorias y derrotas poco agradables, pero he seguido hacia adelante, he pisado firme y he avanzado. En este mundo se gana y se pierde. Cuando trabajas, llegan los resultados”, manifiesta Mendoza, quien recuerda especialmente la pugna contra los ucranianos. Cuenta que, para enfrentarse a Kravets tuvo que solicitar un mes de vacaciones. Después, cuando ya había consumido sus cuatro semanas, le salió la oportunidad de hacer campeonato del mundo contra Marcos René, Chino, Maidana y tuvo que decir que no. “He peleado contra gente top y quiero regresar a ese nivel. La vista la tenemos puesta en una defensa del campeonato de España y me interesaría mucho ir al campeonato de Europa. Quiero seguir ascendiendo y volver al nivel que estuvimos. Creo que podemos hacerlo”, admite Mendoza, quien finaliza que ”estoy entusiasmado al ganar el estatal, pero hay que seguir dando pasitos”. Mañana, el despertador sonará a las 5.30.

El personaje

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Deportes

ir a Deportes »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120