Jai Alai

La pinza ultra

Por Iñaki González - Miércoles, 3 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:02h

EL populismo de extrema derecha y el de extrema izquierda ya no solo se dan alimento por oposición: también por transfusión. Que a Le Pen la consideren una opción más deseable que cualquier candidato del establishment un significativo número de votantes de izquierda es un indicio. Que los seguidores de Francia Insumisa -Mélenchon- decidan no votar contra el discurso xenófobo y parafascista es el síntoma de una enfermedad. De tan líquidos que están llegando a ser los discursos y los eslóganes, llevan camino de arrastrarlo todo por un sumidero. Empezando por la democracia representativa.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120