ahora en vietnam

Sisniega, el mochilero del fútbol sala

Ante la falta de oportunidades en casa, el preparador se enrola en la selección de Vietnam tras pasar por Uzbekistán

Un reportaje de Nagore Marcos - Miércoles, 3 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:03h

El preparador Arkaitz Sisniega, a la derecha, emigró para tratar de vivir del fútbol sala;ahora trabaja con la selección de Vietnam.

El preparador Arkaitz Sisniega, a la derecha, emigró para tratar de vivir del fútbol sala;ahora trabaja con la selección de Vietnam. (Foto: A. S.)

Galería Noticia

El preparador Arkaitz Sisniega, a la derecha, emigró para tratar de vivir del fútbol sala;ahora trabaja con la selección de Vietnam.

EN Vietnam la dedicación es única y exclusivamente para el fútbol sala, en cambio, en Zierbena, al igual que el 99% de las personas en este deporte, lo compaginas con tu trabajo”. Es la sencilla explicación que da Arkaitz Sisniega, más conocido en este mundo como Txubas, cuando se le cuestiona por su marcha al país asiático. El preparador físico siempre se recuerda sobre el parqué, unido al balón. Como jugador y como técnico. Toda una vida dedicada a un deporte del que no se puede vivir en Bizkaia. Así que cuando le llegó la oferta internacional, Txubas no lo dudó un segundo. Hizo la mochila y se ató las zapatillas. Dejó el Zierbena juvenil de División de Honor para comenzar una nueva etapa profesional. Para enrolarse en la selección de Vietnam durante los próximos tres años. “Estar dentro del cuerpo técnico de una selección es algo inimaginable y cuando te dan la oportunidad de que tu pasión se convierta a la vez en tu trabajo, ni te lo piensas”, reconoce. Y es que el preparador físico recibió la llamada de la selección vietnamita a principios del pasado abril y el 27 de ese mismo mes ya estaba aterrizando en Ho Chi Minh, una ciudad situada al sur del país.

En un abrir y cerrar de ojos, Txubas se vio cumpliendo el sueño de dedicarse “en exclusiva al fútbol sala y encima a este nivel”, preparando competiciones internacionales con un combinado en continuo ascenso. “Esta selección viene de conseguir el mayor hito deportivo de su historia: clasificarse para el pasado Mundial de Colombia. Ahora el objetivo es que el país se siga desarrollando y se vuelva a clasificar para el siguiente mundial, en Japón en 2020”, explica. Sin embargo, antes de eso, el preparado físico podrá probarse en torneos de menor importancia como el AFC (Campeonato Asiático de Selecciones), donde Vietnam quiere mejorar la cuarta plaza de la anterior edición, los Indoor Games (los Juegos Olímpicos Asiáticos) y Sea Games (los Juegos del Sudeste Asiático). Por todo ello, Txubas se encuentra “muy motivado”, porque reconoce que formar parte de esta selección para él es “todo un privilegio”: “Si además del deporte, te gusta viajar, esta es una combinación perfecta”, concluye.

periplo por uzbekistánNo es la primera vez que Arkaitz Sisniega hace las maletas y se marcha hacia donde le manda el fútbol sala, ya que a principios de enero del año pasado probó suerte con una experiencia similar en la selección de Uzbekistán. Txubas voló hasta la lejana Tashkent, capital uzbeka, para la puesta apunto de los jugadores internacionales. “El objetivo en ese primer viaje era quedar entre los cinco primeros en el Campeonato Asiático de Selecciones. Mi labor fue la misma que estoy desempeñando en Vietnam, fui como preparador físico. Finalmente quedamos subcampeones de Asia y logramos clasificarnos por primera vez en la historia para un Mundial”, recuerda. Fue una experiencia muy enriquecedora para él, pero solo duró seis semanas. Sin embargo, su buen hacer fue recompensado y, de nuevo, el pasado julio recibió otra llamada del mismo emisor. Uzbekistán quería de nuevo sus servicios, “así que volví para preparar el Mundial”: “En este caso el objetivo era muy diferente, teníamos que ir minuto a minuto, sin un objetivo clasificatorio concreto;y que los jugadores y la selección adquirieran experiencia para eventos próximos”.

A pesar de todo, ese seguro periplo por Uzbekistán también finalizó porque “la continuidad y la estabilidad allí no eran una opción”. Así que sin una oferta encima de la mesa, Txubas regresó a Zierbena hasta que el teléfono le volvió a sonar. Era Vietnam y, esta vez, sí fue para asentarse de forma fija.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Otros deportes

ir a Otros deportes »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120