Desconozco que desconozco

¿Somos adictos a Internet?

Por Juan de la Herrán - Lunes, 1 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:03h

el sábado en la radio tuvimos una entretenida conversación con el primo Luis, que es nuestro psicólogo de referencia, sobre si existe la adición a Internet, si es solo un medio en el que se soportan otras adiciones, si el smartphone es bueno o malo y todas esas preguntas que se hacen miles de padres. La conclusión que saqué es que no hay una adicción al móvil, a Internet o a las tecnologías más allá del mal uso que puede hacer cualquiera, como se hace mal uso del coche, de la comida o del juego. Si una persona hace compras compulsivas, ahora con Internet no tendrá que esperar a que sea lunes para salir a comprar sino que lo puede hacer un domingo o a media noche. Seguramente encontraremos un incremento en el número de ludópatas en los próximos años, pero es por las facilidades que Internet puede darles. Es una adición al juego, no a Internet.

Nuestros hijos se han encontrado con Internet y el SmartPhone como la herramienta natural para leer un libro, escuchar música, hacer un proyecto del colegio o de la universidad, sacar dinero de un cajero sin tarjeta, comprar unas zapatillas de deporte, acceder al polideportivo, consultar el reloj, ver a qué hora han quedado, mirar el mapa para saber cómo llegar antes caminando, controlar los kilómetros que han hecho esta semana con la bicicleta y todas las cosas que se te ocurran. Ahora no me digas que tu hijo es adicto al móvil porque se pasa el día mirándolo porque esto es la vida real y así tiene que ser.

Nosotros como padres tenemos que seguir enseñando a nuestros hijos como vivir con los valores que son propios de la sociedad en la que vivimos. Los padres han encontrado un nuevo chupete para que los niños adolescentes dejen de molestar cuando estamos en el restaurante. Los enchufan a la tableta y ya no molestan, ya no están allí. Luego irán diciendo que sus hijos son adictos a Internet, cuando en realidad es un simple problema de mala educación. Sigo sin entender para que necesita un adolescente un terminal de 600 euros y que tenga una contraseña para poder acceder al mismo. El teléfono no es de vuestros hijos, es de vosotros y tenéis que aprender a usar las mismas aplicaciones y programas que utilizan ellos. No comprendo a los que dicen, yo de eso no entiendo.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120